Juan Carlos Díaz Lorenzo

El contralmirante José Enrique Delgado Roig tomó posesión ayer del mando de la Agrupación Permanente de la OTAN Nº1 (SNMG1), en el transcurso de una ceremonia naval celebrada en el puerto de Cartagena, presidida por el vicealmirante francés Bruno Paulmier, comandante del Mando Marítimo Aliado de la OTAN, informa la Armada española.

El almirante Delgado Roig recibió el mando del contraalmirante portugués Alberto Manuel Silvestre Correia. El nuevo buque insignia, la fragata “´Álvaro de Bazán” recibió la entrega operacional del anterior buque insignia, la fragata “Francisco de Almeida”, perteneciente a la Armada portuguesa.

Durante el período de mando portugués, la SNMG-1 ha participado en ejercicios como el Contex-Phibex, Breeze, Northern Coasts, Joint Warrior y Trident Juncture-15 y ha contribuido a la Operación Active Endeavour, la operación antiterrorista de la OTAN en el Mediterráneo, visitando diecinueve puertos en diez países diferentes.

La ceremonia naval de cambio de mando se celebró en Cartagena

“La Agrupación mantendrá su alto grado de preparación y la capacidad para llevar a cabo todo tipo de misiones marítimas convencionales, a través de la continua inversión en la formación y los ejercicios con otros países de la OTAN y sus aliados”, precisa la Armada española.

La SNMG-1 es uno de los cuatro grupos marítimos permanentes navales, fuerzas multinacionales integradas de la OTAN que proyectan una presencia constante y visible de la solidaridad de la Alianza y la cohesión en vías marítimas del mundo.

Esta fuerza de la OTAN proporciona una capacidad marítima continua para operaciones y otras actividades en tiempos de paz y de los períodos de crisis y conflictos. La Fuerza Naval Permanente (SNF) tiene capacidad para proporcionar una respuesta marítima inmediata a una crisis emergente o requisito operacional marítimo bajo el Mando Marítimo Aliado, con sede en Northwood, Reino Unido.

Foto: Armada española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de seis años en el cargo, Adolfo Utor ha entregado la presidencia de ANAVE a Alejandro Aznar, presidente del Grupo Ibaizábal, que desempeñará el cargo durante los próximos tres años. La novedad más significativa es que se ha conseguido el retorno de Trasmediterránea a la patronal naviera, lo cual permite “volver a representar a la generalidad del sector naviero español, algo especialmente importante en la situación actual, en la que conviene que el sector esté lo más unido posible”.

Utor hizo un breve balance de su presidencia, que ha venido marcada por la crisis económica mundial y que ha afectado especialmente al sector naviero. Apuntó que el pasado año el mercado de fletes de petroleros se empezó a recuperar, pero no así el de los graneles sólidos cuyo indicador más importante el BDI marcó el valor mínimo histórico de los últimos 30 años en febrero de este año, informa la patronal naviera española.

El presidente saliente habló con amplitud de los efectos del marco regulatorio en el sector, “especialmente en el terreno medioambiental, que cada año nos trae nuevas normas, con nuevos requisitos, que suponen más y más costes”. Lo peor es que, además, en muchas ocasiones estas normas no están claras y sitúan a los armadores en clara inseguridad jurídica, poniendo como ejemplo las normas sobre el límite de azufre en los combustibles o el Convenio de gestión de las aguas de lastre.

Alejandro Aznar, nuevo presidente de ANAVE

Razón por la cual colaboración a la Administración a la hora de elaborar dichas normas: “Las empresas navieras españolas pedimos de la Administración la máxima colaboración, consulta y transparencia a la hora de adoptar nuevas normas que nos afecten”. Concretamente, propuso que no se publicase ninguna norma sin dar un plazo razonable para que los armadores puedan prepararse para la misma y sin que se haya instruido previamente a las Capitanías Marítimas para su aplicación uniforme.

Utor ofreció la plena colaboración de los servicios técnicos de ANAVE en este proceso de consulta previa y repasó los cambios que se han producido en el sector los últimos años, entre los que destacó la aprobación de la nueva Ley 14/2014 de la Navegación Marítima, la imposición por la Comisión Europea a España de revisar en profundidad el régimen de tasas portuarias, lo que se hizo mediante la ley 33/2010; la declaración de incompatibilidad del Tax Lease español con la normativa europea; o la reciente sentencia contra la legislación sobre el régimen de la estiba en los puertos españoles.

Sobre este último asunto, pidió que al definir el nuevo marco legal, “además de la opinión de las empresas y trabajadores del propio sector estibador, se tengan en cuenta debidamente los intereses de los usuarios de los mismos, es decir, de los cargadores y navieros, y que se establezca como objetivo prioritario conseguir la mayor eficiencia posible de los puertos españoles”.

Felicitó a Puertos del Estado por el Observatorio de los Servicios Portuarios “que nos está aportando datos muy interesantes precisamente sobre la eficiencia de los puertos españoles y claras pistas sobre cómo mejorarla”. Utor instó a la Administración a tomar la iniciativa en dos asuntos de gran trascendencia para el sector: poner los medios para convertir a España en líder europeo en suministro de GNL como combustible marino y ratificar lo antes posible del Convenio de Hong Kong sobre reciclaje de buques.

El presidente saliente de ANAVE concluyó su discurso con “dos malas noticias” relativas al pabellón español: por una parte, el descenso de la flota mercante española que “en sólo dos años y medio, ha perdido el 13% de sus unidades y nada menos que el 27% de su capacidad de transporte”, y por otra, la salida, después de 10 años, de la Lista Blanca del MoU de París. “Ésta última es una noticia muy negativa para los armadores de los buques de bandera española, porque traerá como consecuencia un endurecimiento de las inspecciones a los mismos en los puertos europeos”.

Para conseguir volver cuanto antes a la Lista Blanca, Utor propuso “aumentar las posibilidades de la Administración marítima para delegar sus inspecciones en organizaciones reconocidas, sobre todo en Sociedades de Clasificación, que son entidades de enorme capacidad técnica y prestigio internacional”.

ANAVE ha presentado al Ministerio de Fomento un informe que analiza la falta de competitividad del Registro Especial de Canarias (REC), e identificó las razones causantes de este hecho, proponiendo  un conjunto de medidas en el ámbito técnico y laboral para invertir la tendencia negativa de los últimos años, “algunas de las cuáles podrían aplicarse de forma inmediata si hubiese voluntad política para ello”, precisó.

Foto: ANAVE

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El capitán de navío José Ramón Fernández de Mesa Temboury (Madrid, 1958) tomó posesión ayer de su nuevo destino como comandante naval de Sevilla, en el transcurso de una ceremonia presidida por el almirante-jefe del Estado Mayor de la Flota, contralmirante Marcial Gamboa Pérez-Pardo, y a la que asistieron diversas autoridades civiles y militares. Se trata de un relevante oficial de la Armada, con una extraordinaria hoja de servicios y persona de una singular cultura.

Desde 2012 y hasta la actualidad, con el mismo empleo ha desempeñado el cargo de comandante-director del Instituto Hidrográfico de la Marina y de la Escuela de Hidrografía “Alejandro Malaspina”, con sede en Cádiz, ocasión en la que tuvimos la oportunidad de conocerle. El 13 de noviembre de 2014 disertó sobre “La Cartografía Náutica como responsabilidad de Estado de la Armada: El Instituto Hidrográfico de La Marina”, en el transcurso de las IV Jornadas Culturales del 429 aniversario de la victoria sobre Drake, celebradas en Santa Cruz de La Palma.

El CN Fernández de Mesa Temboury, nuevo comandante naval de Sevilla

En su vida profesional ha estado destinado en buques de superficie durante algo más de 13 años, efectuando numerosas campañas hidrográficas por toda la costa española y norte de África. Ha sido jefe de Operaciones y oficial de Derrota en la Campaña Antártica 1994-1995 en el BIO “Hespérides” y comandante de los buques hidrográficos “Rigel” (1992-1994) y “Tofiño” (1999-2001). Es especialista en Hidrografía y diplomado en Alta Gestión de Recursos Humanos.

Foto: Fernando Coimbra / RAECY

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El contralmirante Alfonso Gómez Fernández de Córdoba asumió el pasado miércoles el mando de la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR, en sus siglas inglesas), que tiene a su cargo la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el Océano Indico. La ceremonia, celebrada en Yibuti a bordo del buque holandés “Johan Dewitt”, estuvo presidida por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, acompañado por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante general Fernando García Sánchez, informa la Armada española.

Esta es la quinta vez que España asume el mandato de la operación “Atalanta” desde entró en vigor en diciembre de 2008. Su propósito consiste en garantizar la seguridad de las rutas comerciales y proteger a los buques del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, así como contribuir a la lucha antipiratería en aguas del Golfo de Adén y la cuenca de Somalia. La fuerza naval está formada por dos buques y un avión españoles, una fragata y un avión alemanes y una fragata italiana. El contralmirante Gómez Fernández de Córdoba ejerce el mando junto a su Estado Mayor multinacional a bordo del buque de asalto anfibio “Galicia”, relevando al buque de acción marítima “Rayo”.

Ceremonia naval de toma de posesión del mando de la EUNAVFOR

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Recientemente se celebró la toma de posesión del nuevo jefe de Estado Mayor del Mando Naval de Canarias y comandante naval de Las Palmas, capitán de navío Juan Carlos Soler García, quien ha relevado al capitán de fragata  Pedro Vázquez Pérez-Gorostiaga. El acto, presidido por el comandante del Mando Naval de Canarias, contralmirante Manuel de la Puente Mora-Figueroa, se celebró en el Cuartel General del Mando Naval de Canarias. 

El capitán de navío Soler nació en Cartagena en 1957 e ingresó en la Escuela Naval Militar en 1977. Es especialista en submarinos y en sus destinos a flote ha estado embarcado en el destructor “Lángara”, buque de desembarco “Conde de Venadito”, dragaminas “Duero”, submarinos “Siroco”, “Narval” y “Delfín” y la corbeta ‘Descubierta’, con la que participó en las operaciones de embargo en el Mar Rojo, decretado por las Naciones Unidas contra Irak. 

La ceremonia de relevo estuvo presidida por el almirante comandante naval de Canarias

El comandante naval saliente entrega el bastón de mando al entrante

Entre los destinos en tierra figuran el Centro de Valoración y Apoyo a la Calificación Operativa para el Combate (CEVACO) de la Flota y las secciones de Doctrina y de Comunicación Interna de la Jefatura de Personal. Ha estado destinado en los siguientes Estados Mayores: Estado Mayor del Mando Naval de Canarias (Sección de Logística), Estado Mayor de la Flota (Sección de Operaciones) y Estado Mayor de la Armada (Jefe de la Sección de Submarinos). 

El capitán de navío Juan Carlos Soler ha sido segundo comandante del submarino “Galerna” y del buque de desembarco “Pizarro” y comandante del patrullero “Ízaro” (teniente de navío), del submarino “Tonina” (capitán de corbeta9 y comandante naval de San Sebastián y del Bidasoa (capitán de fragata). Su último destino antes de ocupar el actual, ha sido el de jefe del Arsenal Militar de Las Palmas, con el empleo de capitán de navío. 

La ceremonia se celebró en la sede del cuartel general del Mando Naval de Canarias

Fotos: Mando Naval de Canarias

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Razones de índole familiar han motivado la dimisión del consejero delegado y director general de Fred. Olsen, Sebastián Cerezo Montañez. La noticia se conoció el pasado lunes. El consejo de administración de la empresa naviera ha entendido y aceptado su decisión y, al mismo tiempo, ha decidido que sea una dirección colegiada formada por tres personas la que, a partir de ahora, asuma el mando y la gestión de la compañía.

El comité ejecutivo está formado por Richard Golding, presidente del consejo de administración; Andrés Marín Fernández de la Puente, coordinador general y Juan Ignacio Liaño, director de Flota. Todos ellos conocen bien la empresa y son personas de confianza de la familia Olsen, propietarios de la empresa naviera que este año celebra el 40º aniversario de Ferry Gomera y el establecimiento de la línea La Gomera-Los Cristianos a cargo del primer ferry “Benchijigua”.

Sebastián Cerezo, consejero delegado y director general de Fred. Olsen

Sebastián Cerezo ha permanecido cuatro años al frente de Fred. Olsen Express

Sebastián Cerezo (Granada, 1976) ha recibido el reconocimiento del consejo de administración de Fred. Olsen por su trabajo y compromiso y permanecerá en su puesto hasta el próximo 31 de agosto. Es licenciado en Derecho y ADE por el ICADE y hasta su llegada había trabajado en Arthur Andersen, Citigroup y la entidad financiera 360 Corporate. Siendo como es financiero en estado puro, su desembarco en Fred. Olsen ha sido su primer contacto con el mundo de la mar y los barcos, donde ha adquirido una experiencia enriquecedora.

Llegó a la compañía en febrero de 2010, en un momento complicado: la crisis estaba en su punto álgido y golpeaba con dureza al transporte marítimo, con una caída considerable en los coeficientes de ocupación en pasajeros y carga rodada y, en consecuencia, de los ingresos. El encarecimiento del combustible condicionaba la eficacia del modelo de flota, formado en su totalidad por buques de alta velocidad. El Gobierno de Canarias adeudaba cantidades significativas en concepto de liquidaciones pendientes del descuento de residente canario, lo que motivó serios avisos de recorte de servicios.

Sebastián Cerezo agarró al toro por los cuernos y en unión de su equipo comenzó una labor que ha requerido de un gran esfuerzo. Entre otras acciones recordamos el cierre definitivo, en febrero de 2012, de la línea interior gomera que atendía el catamarán “Benchi Express”. Unos meses antes, en septiembre de 2011, había sido reinaugurada la línea Las Palmas-Fuerteventura-Lanzarote con el ferry “Betancuria”, que se demostró ineficaz y fue sustituido en agosto de 2012 por el catamarán “Bonanza Express”. Duplicados los servicios en esta línea desde octubre pasado, la campaña de verano está siendo un éxito rotundo.

Desde este verano, La Palma tiene, por fin, dos servicios diurnos y aunque la programación está condicionada a los intereses de La Gomera, el viaje dominical de regreso –a una hora demasiado temprana– tiene el aliciente de que es directo al puerto de Los Cristianos. Atrás quedaron los viajes a El Hierro, que acumularon pérdidas en unos momentos en los que hay que mirar el gasto con lupa. La adjudicación a la competencia de un concurso generoso en términos económicos (18 millones de euros en cuatro años) ha clarificado el panorama y parece que ha calmado los ánimos de los políticos herreños. A ver por cuánto tiempo.

El trimarán “Benchijigua Express”, icono de venguardia de Fred. Olsen Express

Al presidente del consejo de administración, Richard Golding, no le conocemos personalmente. Tuvimos ocasión de conversar en varias ocasiones con su predecesor, Marten Lunde. En todo caso, sabemos que es persona de confianza de Fred. Olsen sr., el octogenario naviero noruego que sigue en primera línea el curso de los acontecimientos y de Fred Olsen jr., que es miembro activo del consejo de administración. Es de destacar que la familia Olsen, que tiene negocios muy importantes en el norte de Europa y en otras partes del mundo, mantiene una clara apuesta por Canarias.

A Andrés Marín Fernández de la Puente le conocemos desde hace tiempo y es persona seria, formal y competente. Tiene juventud y experiencia. Tiene, además, la capacidad y el sentido común necesario para desempeñar puestos de tan elevada responsabilidad en los tiempos que nos ha tocado vivir, en los que también hay que lidiar con elementos externos potencialmente peligrosos. Conoce muy bien la compañía –a la que está vinculado como letrado asesor jurídico– y conoce también la idiosincrasia y el pensamiento de la familia Olsen, lo cual es fundamental.

Juan Ignacio Liaño sigue al frente de la dirección de la Flota. Es capitán de la Marina Mercante y ha vivido etapas importantes en la compañía, como el tránsito de los barcos convencionales a las embarcaciones de alta velocidad. Su capacidad y fiabilidad profesional están fuera de toda duda. Tiene bajo su mando a un equipo extraordinario de profesionales, formado por capitanes, jefes de máquinas, oficiales y personal subalterno y fonda de acreditada competencia. Gente comprometida consigo misma y con la empresa a la que tienen el orgullo de pertenecer. Todos ellos, junto al equipo técnico y comercial, el personal de administración y cada una de las delegaciones hacen posible la realidad que conocemos en la actualidad.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Cinco años después de la puesta en servicio del ferry “Benchijigua”, el crecimiento de la línea La Gomera-Los Cristianos había aumentado de tal modo que el barco se había quedado pequeño. La oferta resultaba insuficiente, pese al incremento del número de frecuencias en fechas determinadas. La Gomera se había puesto de moda y cada vez era mayor el número de turistas que llegaban a la isla desde el sur de Tenerife para hacer una excursión de unas horas, con ida y vuelta en el día. La frase de Fred. Olsen sr. y de Cándido Luis García-San Juan, se había hecho realidad: el ferry era la prolongación de la autopista del sur, uno de los grandes aciertos del inolvidable presidente del Cabildo Insular de Tenerife, José Miguel Galván Bello. 

En agosto de 1980, el consejo de administración de Ferry Gomera cerró el acuerdo con su matriz Fred. Olsen & Co. para la adquisición del buque “Bonanza” y se fijó un precio de 300 millones de pesetas. De nuevo Fred. Olsen Sr. revalidó su apuesta por la isla y para ello autorizó la incorporación de un barco mayor. Para su importación y abanderamiento fue precisa la autorización expresa del Consejo de Ministros, pues excedía los límites del REF de 1971, que con tanta habilidad y visión de futuro había trazado el abogado tinerfeño Antonio Carballo Cotanda.

El Grupo Gomero, muy activo, formado por el “almirante” Adolfo Trujillo, Lorenzo Cabeza, Domingo León y José Manuel Noda, hizo una campaña admirable con el apoyo del gobernador civil de la provincia, Jesús Javier Rebollo y Álvarez-Amandi, y de su hermano Javier, que era entonces subsecretario de Transportes. El presidente del Gobierno, Adolfo Suárez González, recibió sacas de telegramas procedentes de La Gomera y de otros sitios apoyando la iniciativa y justificando la necesidad del cambio.

El ferry “Bonanza”, gemelo del “Buenavista”, cruzando el canal de la Mancha

Recordamos bien este episodio pues fuimos testigos presenciales. Vimos la llegada del segundo “Benchijigua” al puerto de Santa Cruz de Tenerife, el primero de octubre de 1980, al mando del capitán Servando Peraza García –le acompañaba el capitán Johansen, que había sido su último titular cuando tenía bandera noruega– y el jefe de máquinas José García OIiva. De la oficialidad formaban parte, además, Francisco Rodríguez Aguiar y José Jiménez Gutiérrez, Manuel Méndez García y Juan Imeldo Gómez e Isidro Padrón, que era el radiotelegrafista. Y, por cierto, Pedro García San Juan Ruiz vino en ese viaje como pasajero.

El 4 de octubre de 1980 se produjo el relevo en la línea La Gomera-Los Cristianos en el puerto de San Sebastián, en medio de una gran expectación y ambiente festivo y a primera hora del día siguiente quedó incorporado al servicio. El primer “Benchijigua” había sido rebautizado “Betancuria” e iniciaría poco después una nueva línea entre Corralejo y Playa Blanca. A partir de entonces se abrió una nueva etapa que tendría una duración de 14 años.

Este buque, llamado en origen “Bonanza” y su gemelo “Buenavista”[1] fueron construidos por encargo de Fred. Olsen & Co. en los astilleros de Ulsteinvik (Noruega) con una doble finalidad: reforzar la línea frutera Canarias-Continente y Canarias-Inglaterra en los meses de la zafra, como apoyo de los ferries “Black Watch”, “Black Prince” y “Blenheim” y como ferry de pasaje, en verano, en las líneas del Norte de Europa, continuando así con la larga tradición de líneas regulares que Fred. Olsen & Co. tenía desde los años treinta del siglo XX.

El segundo “Benchijigua” afirmó sin fisuras el protagonismo de Ferry Gomera

Construcción número 64 del astillero de Ulsteinvik (Noruega), fue entregado el 12 de mayo de 1972 e inscrito en la matrícula naval de Kristiansand. De 2.719 toneladas brutas, 1.471 toneladas netas y 725 toneladas de peso muerto, medía 96 m de eslora total, 16,21 m de manga y 4,50 m de calado. Estaba propulsado por dos motores Werkspoor 8TM410, con una potencia de 8.800 caballos, acoplados a dos ejes y hélices de paso variable sistema kamewa, que le permitía alcanzar una velocidad de 19 nudos. Disponía de una cámara para 750 pasajeros en clase única repartidos en dos salones yun garaje con capacidad para 200 vehículos y, asimismo, estaba preparado para el transporte de 12 vagones de ferrocarril. Código IMO 7206392.

Su vida marinera comenzó fletado por la compañía finlandesa Silja Lines para atender la línea Marienham-Norrtälje, en la que permaneció hasta finales de agosto del citado año. Es de señalar el dato curioso de que se pintó a media eslora y en grandes caracteres el nombre de la línea y, además, el precio del viaje: 7 coronas. Después, y al igual que ocurriera con su gemelo “Buenavista”, pasó a cubrir la línea frutera de Canarias y a partir del verano de 1973, la línea Kristiansand-Hirtshals, ampliada, al año siguiente, hasta el puerto de Arendal.

En el verano de 1976 estuvo fletado por Brittany Ferries y navegó en las líneas Plymouth-Roscoff y Plymouth-St. Malo, acabando la campaña en la línea Kristiansand-Hirtshals. Esta primera etapa de la historia del buque se cerró en el verano de 1980, cubriendo las líneas  Kristiansand- Hanstholm y Arendal-Hanstholm, respectivamente. Unos meses después, en octubre, comenzó su etapa española convertido en el segundo “Benchijigua”.

Esta fue la librea del ferry “Benchijigua” a partir de 1994

Por lo que se refiere a su gemelo “Buenavista”, desde su puesta en servicio y hasta 1984, en la temporada de zafra frutera y hortalizas frescas (septiembre a mayo) el buque “Buenavista” navegó en la línea de Canarias cumpliendo con los contratos de exportación. A partir del verano de 1971 cubrió la línea Kristiansand-Hirtshals, en la que permanecería cada campaña hasta 1984.

En marzo de 1974 se procedió al alargamiento del casco, añadiéndole una nueva sección de 11,43 metros, efectuándose los trabajos en los astilleros Nylands, en Oslo. A partir de entonces fue un buque de 106,43 m de eslora total y 6,16 m de calado, con un registro de 5.123 toneladas brutas, 1.594 toneladas netas y 3.180 toneladas de peso muerto, disponiendo de capacidad para 900 pasajeros y 240 automóviles. Código IMO 7104984.

En diciembre de 1975 el buque fue vendido a la sociedad holandesa Amsterdam Maritiem Transport Maatschappij (AMTM), en realidad una filial de Fred. Olsen & Co., en 32,8 millones de coronas noruegas. El barco siguió atendiendo las mismas líneas en invierno y verano, excepto en la campaña de 1982, en que fue fletado a la compañía finlandesa SF Lines, navegando en la línea Kapellskar-Mariehamm y pintado el casco, en grandes caracteres en color rojo, con el nombre de Viking Line.

En abril de 1984 el buque fue vendido a la compañía marroquí COMARIT, también participada por Fred. Olsen & Co., siendo abanderado y matriculado en Tánger con el nuevo nombre de “Bismillah”. Esta nueva etapa tuvo un desarrollo parecido a la anterior, pues en invierno realizó el transporte de hortalizas de Marruecos a los mercados europeos y en verano cubrió la línea Tánger-Algeciras. Al menos en dos ocasiones fue relevado por el ferry marroquí “Bismillah” –que no era otro que el antiguo “Buenavista”–, con motivo de las varadas anuales reglamentarias.

En diciembre de 1994, junto al “Bañaderos”, abrió la línea Tenerife-Agaete

Volvamos al segundo “Benchijigua”. Convertido en protagonista indiscutible del progreso de La Gomera, a bordo se vivieron muchos momentos felices y también algunos muy tristes. El más penoso de todos ellos fue con motivo del grave incendio forestal que afectó a los montes de la isla en septiembre de 1984 y en el que perdieron la vida una veintena de personas, entre ellas quien entonces era gobernador civil de la provincia, Francisco Afonso Carrillo. Y entre los momentos agradables recordamos la salida de la Gran Regata Colón 92, el 13 de mayo del citado año.

A finales de octubre de 1994 el buque fue rebautizado “Bajamar”, mientras que dicho nombre pasó a otro ferry de mayor dimensiones adquirido en Dinamarca, ex “Djursland”, incorporándose en diciembre de ese mismo año, en unión del ferry “Bañaderos” –ex “Pride of Cherbourg”, ex “Viking Voyager”– a la nueva línea entre Santa Cruz de Tenerife y Agaete (Gran Canaria).

El contralmirante Leopoldo Boado y Endeiza y su equipo habían cedido sus responsabilidades a una nueva dirección, de la que formaron parte Fred. Olsen jr., Guillermo van de Waal, Juan Ramsden Iraurgi e Ivar Olson Lunde. En el plazo de cinco años, la compañía dio un giro radical y los ferries convencionales –incluidos los buques “Betancuria” (2º) y “Buganvilla”, adscritos a la línea Corralejo-Playa Blanca– dejaron paso gradualmente a las embarcaciones de alta velocidad. Ferry Gomera, S.A. evolucionó a Fred. Olsen, S.A., con la apertura de nuevas líneas, incremento de personal de flota y tierra y estreno de nueva sede.

En su última etapa y hasta su trágico final, navegó con el nombre de “Bahuga Jaya”

En el verano de 1999, cuando ya se había incorporado el primer “fast ferry” de Fred. Olsen Express, el buque “Bajamar” fue fletado a la compañía portuguesa Açor Lines y pintó en el costado, en grandes caracteres, el nombre de “Cachalote”. Luego vino una larga etapa de amarre en el puerto tinerfeño –el de su matrícula naval– y en junio de 2001 fue vendido a la compañía filipina SAM Inc., con sede en Manila, siendo abanderado en St. Vincent & Grenadines con el nuevo nombre de “Blessed Mother”.

Transcurrieron nueve años en los que el buque estuvo navegando por el archipiélago de Filipinas y en 2009 fue vendido a la sociedad indonesia Atosim PT Pelayaran Lampung, siendo rebautizado con el nuevo nombre de “Bahuga Jaya”. Tuvo un trágico final. A las 05.40 hora local del 26 de septiembre de 2012 se hundió después de chocar con el buque gasero “Norgas Cathinka”. La tragedia ocurrió a unas cuatro millas de Bakauheni Port, en el estrecho de Sunda. A bordo viajaban 213 pasajeros y tripulantes y según las noticias del momento, hubo ocho muertos. Su gemelo “Buenavista”[2] también tuvo un triste final.

Notas

[1] El proyecto de los nuevos buques estaba definido a finales de 1969 y el contrato para la construcción del primero de ellos se firmó el 30 de abril de 1970. El 27 de febrero de 1971 se procedió a su botadura con el nombre de “Buenavista” y el 1 de junio del citado año se entregó a Fred. Olsen & Co., siendo matriculado en el puerto de Kristiansand. El coste final ascendió a la cantidad de 32,5 millones de coronas noruegas.

[2] Después de 22 años al servicio de COMARIT y cuando el buque contaba casi 34 años de vida marinera, en abril de 2006 fue vendido a la compañía mexicana Naviera San Miguel, siendo rebautizado con el nuevo nombre de “El Arcángel”. El comienzo de esta nueva etapa estuvo plagado de notables incidencias de diversa naturaleza y acabó como era previsible. El 12 de noviembre de 2007, con el barco averiado y soplando muy mal tiempo en Puerto Morelos, rompió amarras y encalló sobre un arrecife, en un espacio natural protegido, reavivándose una agria polémica local sobre la presencia de barcos viejos en la zona y el tráfico de influencias para otorgar la licencia de navegación. Transcurrieron ocho meses hasta que pudo ser reflotado y, finalmente, en octubre de 2008 fue desguazado, acabando así la vida marinera del antiguo “Buenavista”.  

Fotos: FotoFlite, Fred. Olsen, Juan Carlos Díaz Lorenzo, Francisco Noguerol Cajén y Best Photo (flickr) 

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El catamarán “Alborán” ya está camino del puerto de Santa Cruz de Tenerife, a donde llegará mañana. En el momento de escribir esta información, el buque navega al rumbo 234º a una velocidad de 35 nudos. Viene fletado por Naviera Armas y primero relevará durante unos días al ferry “Volcán de Taburiente”, que entrará en ASTICAN para pasar la revisión anual reglamentaria. Razón por la cual veremos a este buque en la línea Los Cristianos-La Gomera-La Palma.

Después, cuando el mencionado “Volcán de Tabriente” se reincorpore al servicio, se producirá el relevo con el catamarán “Alcántara Dos” en la línea Los Cristianos-El Hierro. Este buque pertenece a la misma serie que los catamaranes de Fred. Olsen, “Bencomo Express” y “Bentago Express”. Construido en el astillero Incat (Australia), entró en servicio en 1999 bautizado con el nombre de “Avemar” (Buquebús) y desde julio de 2001 es propiedad de Trasmediterránea. Ha operado en el Estrecho de Gibraltar y en la línea Málaga-Melilla.

Será la primera vez que este buque preste servicio en Canarias

Foto: Manuel Hernández Lafuente

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El almirante de la Flota, Santiago Bolíbar Piñeiro (Pontevedra, 1950), asumió ayer el mando de la Fuerza Marítima Europea (EUROMARFOR), relevando en el cargo al vicealmirante francés Philippe Coindreau, informa la Armada española. La ceremonia naval estuvo presidida por el almirante jefe Estado Mayor de la Armada, Jaime Muñoz-Delgado y Díaz del Río y se celebró a bordo del buque “Juan Carlos I”, atracado en la Base Naval de Rota. 

EUROMARFOR es una fuerza no permanente que, en función de sus necesidades, configura su organización, tipo de fuerza a emplear y apoyos logísticos. Tiene capacidad para operar de forma independiente o integrada con otras fuerzas y está formada por España, Francia, Portugal e Italia. Desde su creación en 1995 ha participado en numerosas operaciones internacionales y ejercicios, destacando la operación de mantenimiento de la paz de Naciones Unidas en Líbano (UNIFIL) y la operación Atalanta contra la piratería en el Océano Índico.

El almirante Santiago Bolibar (segundo por la izq.) junto al AJEMA y los almirantes representantes de Francia, Italia y Portugal

Foto: Armada española

 

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El contralmirante Manuel de la Puente Mora-Figueroa ha tomado posesión esta mañana de su nuevo cargo como almirante comandante del Mando Naval de Canarias (ALCANAR), en una ceremonia que se ha celebrado en el patio de armas del Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria. Releva al contralmirante Gregorio Bueno Murga, que ha sido destinado como alto representante nacional ante el Mando de Operaciones Conjunto de la OTAN en Mons (Bélgica) y presidió la toma de posesión el almirante de Acción Marítima, vicealmirante Salvador Delgado Moreno, quien también desempeñó la jefatura del Mando Naval de Canarias.

El nuevo ALCANAR recibe el bastón de mando del almirante de Acción Marítima

El acto de toma de posesión se celebró en el patio de armas del Arsenal Militar

El Mando Naval de Canarias, como elemento fundamental de la Fuerza de Acción Marítima, materializa la presencia permanente de la Armada en el archipiélago canario y en las aguas más occidentales y más meridionales que bañan el territorio nacional. Desde esta estratégica posición contribuye de forma decisiva a la acción del Estado en la mar mediante la protección de los intereses marítimos nacionales, el control de los espacios marítimos sobre los que España ejerce algún tipo de soberanía, las operaciones de conocimiento del entorno marítimo, las operaciones de seguridad marítima y las misiones de seguridad cooperativa con los países de África occidental.

Intervención del almirante de Acción Marítima

En su intervención, el almirante de Acción Marítima, Salvador Delgado Moreno,  que destiló palabras de gran cariño hacia “esta tierra maravillosa”, manifestó que “no les oculto que hoy me siento especialmente contento; por una parte por la alegría de volver a la tierra que me acogió hasta hace poco, y lo hago con el sentimiento propio de quien regresa a casa tras una larga ausencia y, por otra, por el honor que supone presidir el acto de toma de posesión de un Almirante de la Armada, más si cabe, al haber tenido el privilegio de ostentar el mismo cargo con anterioridad”.

Del nuevo almirante comandante del Mando Naval de Canarias, del que describió los principales destinos y mandos en la flota y en tierra, dijo que “arriba al archipiélago avalado por una meritoria hoja de servicios de la que se desprende una trayectoria profesional en la que la mar ha sido siempre el centro de su actividad”.

El almirante de Acción Marítima, Salvador Delgado Moreno, en su intervención

“Almirante, llegas a una tierra que ocupa un lugar privilegiado en las rutas marítimas del Atlántico; esta posición de centinela avanzado de España en medio del Océano, como la definió Pérez Galdós, le otorga muchos beneficios  pero también la sitúa en primera línea de los riesgos derivados del mal uso de la libertad de los mares. Ese es el reto al que tendrás que hacer frente. Para ello dispones de un equipo humano reducido pero preparado y comprometido, al que conozco bien y del que estoy seguro obtendrás todo el apoyo que necesites en la toma de decisiones; también cuentas con los más modernos barcos de la Armada, especialmente concebidos para afrontar las misiones de seguridad marítima y que están demostrando, en sus largos despliegues en misiones internacionales, lo acertado de su diseño, totalmente nacional, y el potencial de sus muchas y modernas capacidades”, dijo.

El almirante Delgado Moreno añadió que tendrá siempre a su disposición al Estado Mayor de la Fuerza de Acción Marítima y desde Cartagena, a través de su centro de Operaciones y Vigilancia de Acción Marítima (COVAM), recibirá cuanta información y apoyo sean necesarios y agregó que “ostentarás también la representación institucional de la Armada en el Archipiélago, coordinando las actividades de todas sus unidades de forma trabajen en perfecta armonía de cara al mejor entendimiento con la sociedad canaria y de todas las instituciones públicas y privadas que la representan”. 

En otro momento de su intervención, Salvador Delgado Moreno resaltó que “llegas a una tierra espectacular y variada donde encontrarás un pueblo abierto y acogedor; donde los problemas de la mar se sienten muy cerca y donde se aprecia y valora de verdad a sus Fuerzas Armadas. Acércate a sus gentes y disfrutarás de su hospitalidad y sincera amistad; pronto te sentirás como uno más y te darás cuenta que ellos, ‘los más distantes’, son ‘los más próximos al corazón de la patria” y le sugirió que aproveche “el excelente espíritu de colaboración que existe entre las diferentes instituciones del estado, autonómicas, insulares y locales y, muy en particular entre nuestros compañeros de los Ejércitos de Tierra y Aire y también de la Guardia Civil y Policía Nacional”.

El almirante de Acción Marítima concluyó diciendo que “asumes hoy un reto apasionante. Soy consciente de que lo haces en  tiempos difíciles en los que no siempre dispondrás de los medios necesarios para solucionar los problemas que se presenten. Pero también sé que lo haces con ilusión y el firme compromiso de dar lo mejor de ti mismo; esto, unido al buen hacer que has demostrado siempre, son la mejor garantía de éxito. Te deseo toda la suerte del mundo y cuenta con mi apoyo permanente” e invocó a la Virgen del Carmen, para que “sea el faro que guíe tu derrota en esta navegación que ahora emprendes”.

Palabras del nuevo almirante comandante del Mando Naval de Canarias

Después de jurar su cargo, ell nuevo almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Manuel de la Puente Mora-Figueroa, dijo que apostará por aplicar una gestión eficiente de sus recursos como su principal reto en el contexto de la “difícil coyuntura económica” actual, aunque sin abandonar ninguno de sus cometidos. Para ello expresó su determinación de promover esa eficiencia como “el primer desafío a enfrentar” en las actuales circunstancias y se mostró consciente de la incidencia que tendrán en su labor las restricciones derivadas de la situación económica.

Manuel de la Puente, nuevo ALCANAR, en el momento de la jura su cargo

El comandante del Mando Naval de Canarias, en su alocución

Ello no ha impedido, como subrayó el almirante De la Puente, que la Armada Española haya efectuado las inversiones necesarias para garantizar los medios suficientes con los que afrontar su cometido y citó el caso concreto de los cuatro Buques de Acción Marítima (BAM), plenamente operativos, dos de los cuales ya han participado en la Operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el Indico. Dichas unidades, versátiles y muy eficientes en diversos escenarios, han relevado a otros buques más antiguos que en su momento cumplieron con eficacia su cometido.

El nuevo comandante del Mando Naval de Canarias reconoció que la “privilegiada plataforma” que es el archipiélago en el escenario geoestratégico corresponde a una zona singular de las aguas españolas, lo cual constituye “un honor y una gran responsabilidad, puesto que Canarias es frontera meridional, tanto de la OTAN como de la Unión Europea”, circunstancia que otorga a sus aguas un elevado valor estratégico para el país, tanto en materia de defensa como de control de tráficos marítimos y de cooperación internacional.

Trayectoria profesional

El contralmirante Manuel de la Puente Mora-Figueroa nació el 19 de mayo de 1958 en Cádiz e ingresó en 1977 en la Armada como alumno aspirante de la Escuela Naval Militar de Marín (Pontevedra). Recibió su despacho de alférez de navío en 1982, se especializó en Artillería y Tiro Naval y en 1996 se graduó en la Escuela de Guerra Naval.

Durante su trayectoria profesional en la Armada, Manuel de la Puente ha estado destinado en las fragatas “Baleares”, “Asturias” y “Numancia” y el destructor “Churruca”. Ha sido comandante del patrullero “Laya” (teniente de navío), cazaminas “Sella” (capitán de corbeta), fragata “Blas de Lezo” (capitán de fragata) y buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” (capitán de navío). De los buques “Sella” y “Blas de Lezo” fue, además, su primer comandante.

En sus destinos en tierra figura el Centro de Instrucción y Adiestramiento de la Armada y del Centro de Valoración y Calificación Operativa para el Combate de la Flota. Estuvo destinado en la Sección de Programas de la División Logística del Estado Mayor de la Armada y, posteriormente, fue jefe de la Sección de Operaciones de la División de Operaciones del citado Estado Mayor. En enero de 2012 ascendió al empleo de contralmirante y hasta su reciente nombramiento desempeñaba la jefatura del Estado Mayor de la Flota. 

Designado en septiembre de 2009 comandante del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”, en enero de 2010 emprendió su 81º crucero de instrucción, que le llevó en un viaje por varios países latinoamericanos (Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Perú y Ecuador) y Estados Unidos. Otros familiares del nuevo ALCANAR también fueron comandantes del emblemático embajador flotante de España: Manuel de la Puente y Magallanes (1946-1948) y Manuel de la Puente y Sicre (1983-1984). 

Fotos: Mando Naval de Canarias y Juan Carlos Díaz Lorenzo