Juan Carlos Díaz Lorenzo

Mañana se sabrá la decisión final de la línea Canarias-Madeira-Portimao de Naviera Armas. En Funchal se encuentra desde esta mañana el delegado de la compañía en Tenerife y gestor de la citada conexión, Javier Jalvo, quien ha mantenido diversos encuentros cuyo contenido no ha trascendido.

Por lo que publica la prensa digital madeirense, el representante de Naviera Armas no ha querido desvelar detalles de las gestiones en curso, y tampoco ha confirmado la posible implicación del Gobierno autónomo y de los empresarios del sector del transporte de Madeira, muy preocupados ante el previsible final de la línea el próximo fin de semana, salvo que la situación se pueda reconducir.

En todo caso, por lo publicado, la continuidad de la línea estaría inicialmente condicionada a un aumento de las tarifas debido a que el precio del combustible se encarece cada vez más y se convierte en un auténtica espada de Damocles que soportan las compañías navieras. La duración del viaje entre Funchal y Portimao es de casi un día a una velocidad sostenida de 23 nudos, lo cual tiene obviamente una repercusión en el consumo y en la factura de fuel-oil. Y en los tiempos en que vivimos, ese aspecto es de vital importancia.

El ferry "Volcán de Tijarafe" es el encargado de mantener la línea de Madeira

La necesidad de esta línea para el pueblo de Madeira está fuera de toda duda. Desde su inicio, en junio de 2008, la cesta de la compra ha conocido una rebaja sustancial, además de disponer de productos frescos y otro tipo de mercancías con mayor regularidad. Al mismo tiempo, se ha abierto una nueva línea de comunicación que gana el favor de la sociedad madeirense.

Sucede que el transporte de mercancías entre Portugal y Madeira era exclusivamente mediante contenedores, y desde que Naviera Armas irrumpió en la escena –con indudable recelo en algunos sectores- se posibilita el transporte de carga rodada, del que la isla había carecido hasta entonces y, al mismo tiempo, ha recuperado el tráfico de pasajeros extinguido desde hacía 25 años.

Como hemos dicho –y lo hacemos con total contundencia- se trata de una línea muy importante para Canarias, Madeira y Portugal. Si finalmente llega a desaparecer, será una mala noticia y, como tal, no podemos menos que lamentar que ello sucediera así. En todo caso, por el camino queda una auténtica carrera de obstáculos, pues su mantenimiento ha sido complicado para Naviera Armas.

Foto: Esteban González Mendoza

Anuncios