Juan Carlos Díaz Lorenzo

Como adelantamos en su momento en esta misma sección, el domingo 6 de marzo arribó al puerto de Santa Cruz de Tenerife, en escala técnica, el patrullero venezolano Naiguatá (GC-23), en viaje de entrega desde el astillero de Navantia, en San Fernando (Cádiz) a La Guaira, para su incorporación a la Armada de la República Bolivariana de Venezuela. En la mañana del día siguiente, lunes de Carnaval, siguió su camino.

Es el tercero de los cuatro buques de vigilancia de litoral contratados por el Gobierno venezolano, a los que se han bautizado con nombres de caciques de la historia de Venezuela. Los tres primeros han sido construidos en el astillero gaditano, mientras que el cuarto, que llevará el nombre de Tamanaco (GC-24), está previsto en la factoría DIANCA, en Puerto Cabello (Venezuela) y parece que no tiene fecha concreta.

Más información y reportaje en nuestra sección “De la mar y los barcos“.

El patrullero venezolano "Naiguatá", a su llegada a Santa Cruz de Tenerife

Foto: Antonio Sáez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Carnaval de Tenerife, considerado entre los mejores del mundo por su colorido, belleza y tranquilidad, suscita también el atractivo de las compañías navieras dedicadas a los cruceros de turismo, que programan escalas para estas fechas en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Por ello, el Martes de Carnaval coincidieron dos megacruceros que ya son habituales: MSC Fantasía e Independence of the Seas.  Muy cerca del atraque de estos buques, en la Avenida de Anaga, se celebraba el Coso, en el que desfilan todas las murgas, comparsas, agrupaciones líricas y coreográficas y los diversos grupos que participan en el Carnaval, así como la reina y sus damas de honor y una legión de ciudadanos disfrazados que contribuyen con su esfuerzo al realce de la gran fiesta de don Carnal.

A media tarde, el megacrucero MSC Fantasía continuó su viaje, sin ver la totalidad del desfile, mientras que el megacrucero Independence of the Seas permaneció hasta medianoche. La lluvia deslució el desfile, con su aparición intermitente e impertinente, pero así es la naturaleza en invierno, aunque no por ello perdió su impactante ritmo y armonía.

Amanece y el crucero "MSC Fantasía" maniobra entre puntas

El megacrucero "Independence of the Seas" enfila la bahía

El megacrucero de MSC continuó viaje a media tarde

El día no acompañó mucho, con chubascos intermitentes

Fotos: Antonio Sáez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde el pasado sábado se encuentra en aguas de Santa Cruz de Tenerife el buque cablero francés Ile de Batz, para cargar el cable de fibra óptica de alta capacidad e iniciar su tendido, a lo largo de 1.400 kilómetros, hasta enlazar con la Península Ibérica.

 Dicho buque, operado habitualmente por Alcatel-Lucent, tiene capacidad para 5.500 toneladas de cable. Mide 140 metros de eslora y 23 de manga y tiene la superestructura a proa, bastante maciza, rematada por el frontal del puente, que llama la atención. Construido en 2001, tiene un peso muerto de 10.000 toneladas y su puerto base es Calais. Código IMO 9247041.

El buque cablero "Ile de Batz", frente a Santa Cruz de Tenerife

A su llegada coincidió con el crucero italiano "Aidablu"

Estampa porturia con el buque cablero francés al fondo

Fotos: Antonio Sáez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por sexta vez desde 2007, el pasado martes,  primero de marzo, hizo escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, con su actual nombre, el crucero Spirit of Adventure, el menor de los buques que tiene en servicio la compañía británica Saga Holidays.  Recordamos, también, su primera etapa, cuando ostentaba el nombre de Berlín y estaba al servicio del turismo alemán, operado por Peter Deilmann.

Es un barco bien proporcionado, construido en 1980, de 7,813 toneladas brutas y un casco de 139,30 metros de eslora, con capacidad para 330 pasajeros. En esta oportunidad arribó procedente de Las Palmas y zarpó casi a medianoche en viaje a Funchal.

El crucero "Spirit of Adventure" maniobra para atracar

Es el antiguo "Berlín", en servicio desde 1980

Momento en el que maniobra el ferry "Volcán del Teide"

Fotos: Antonio Sáez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El crucero italiano Costa Marina despidió el mes de febrero en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, al que llegó procedente de Arrecife de Lanzarote en viaje largo, pues había bordeado la costa sur de Gran Canaria y continuó hacia Santa Cruz de La Palma y Madeira, donde ha estado hoy y continúa su viaje en demanda de Málaga.

Como bien dice nuestro estimado amigo y colaborador Antonio Sáez, “la mañana, que empezó gris, se despejó posteriormente para recibir uno de los buques de turismo que más me atraen por su peculiar historia y silueta nada frecuente”.

Y es que el citado buque y su casi gemelo Costa Allegra, fueron en origen dos barcos portacontenedores de la compañía sueca Johnson Line, construidos en 1969 en astilleros finlandeses y transformados entre 1988 y 1990 en los astilleros Mariotti en cruceros de turismo.

El crucero "Costa Marina" maniobra en la Dársena de Anaga

Visto de popa con su llamativa cristalera

El casco corresponde, en origen, a un buque portacontenedores

Maniobrando entre puntas y dejando buen penacho de humo

Fotos: Antonio Sáez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Casi acabando el mes de febrero, el día 26 se presentó en el puerto de Santa Cruz de Tenerife el buque portacontenedores malayo Bunga Seroja Dua, que fondeó en el antepuerto para suministrarse 600 toneladas de fuel. El citado barco, con capacidad para 7.900 TEUS, está al servicio de MSC y es del tipo “post-panamax”, que es como se conoce en el argot marítimo a los buques que por su tamaño no pueden pasar por el canal de Panamá. El límite está establecido en buques de 294 metros de eslora.

Tal capacidad de carga va repartida en 13 hileras de contenedores equivalentes (TEU, unidad de 20 pies), en un casco de 317,87 metros de eslora total y 44 de manga y 89.766 toneladas de registro bruto (GRT), en servicio desde 2007. Su velocidad de crucero es de 22,8 nudos.

Según los datos facilitados por la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, en 2010 el suministro de combustible en zona de fondeo representó el 66 % del total de “bunkering”, es decir, 884.184 toneladas, lo que representa un 16 % más en relación al año anterior. El número de buques suministrado fue de 1.105 frente a los 874 buques de 2009, es decir, un 26,5 % más.

Buen negocio para CEPSA, para Boluda con las dos barcazas que tiene en explotación al servicio de la primera, para las consignatarias y para la Autoridad Portuaria, que incrementó los ingresos por las correspondientes tarifas.

En dicha jornada, además, también hicieron escala en el puerto tinerfeño el “car-carrier” panameño Martorell -bautizado así en honor a la factoría de SEAT en dicha localidad-, con capacidad para 5.200 vehículos y el crucero italiano Costa Concordia, lo cual, unido al resto de los barcos que hicieron operaciones en dicho día, animaron bastante el ambiente portuario.

La silueta del buque "Bunja Seroja Dua" se dibuja en el horizonte

El "car carrier" "Martorell" y su popa el petrolero "Faycán"

El panorama del antepuerto aparece bastante animado

Vista de popa del portacontenedores malayo, y al fondo el crucero "Costa Concordia"

Fotos: Antonio Sáez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En estos días se encuentra en el puerto de Funchal la fragata Danmark, que arribó el pasado lunes procedente de Lisboa, después de doce días de mar. En esta oportunidad, el velero danés realiza un viaje de instrucción contratado por la compañía Svitzer, con un grupo de marinos angoleños que en el futuro habrán de tripular los barcos que la citada empresa dedicada a remolque, salvamento y actividades off-shore pretende posicionar en el país africano.

Con una capacidad para 80 cadetes, el viaje de instrucción tiene una duración de ocho meses. En las últimas semanas, el velero ha realizado escalas en varios puertos del archipiélago de Azores y Portugal continente y ahora en Funchal, donde permanecerá hasta el próximo día 24.

Desde su construcción y puesta en servicio, en 1933, la fragata Danmark mantuvo unos estrechos vínculos con el puerto de Santa Cruz de Tenerife, hasta que, hace algunos años, alegando problemas económicos de la sociedad civil propietaria, dejó de venir por el puerto tinerfeño. Nos apena que tras su reactivación se hayan olvidado de tan buenas relaciones, llevadas a su máximo honor cuando se rotuló una calle de la ciudad con el nombre de Fragata Danmark.

La fragata "Danmark", a su llegada al puerto de Funchal

Foto: Sergio@cruises

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de Tenerife recibió hoy la escala del megacrucero de turismo italiano Costa Concordia, que arribó procedente de Casablanca en viaje a Funchal, en uno de sus cruceros de temporada, en los que el puerto tinerfeño siempre es un referente.

Los pasajeros disfrutaron de un día magnífico, soleado y buena temperatura, tanto los que pasearon por el centro de la ciudad como aquellos que eligieron las excursiones programadas.

Por la proa del megacrucero italiano se encuentra el crucero de turismo Island Escape, que se encuentra de parada obligada por avería en sus motores, previéndose que el próximo viernes recupere la normalidad.

Maniobra de salida del crucero italiano "Costa Concordia"

Foto: Antonio Sáez

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Debido a los problemas técnicos que siguen aquejando al crucero Island Escape, que se encuentra atracado en el extremo del muelle sur y cada noche sale a realizar pruebas de sus motores, el touroperador responsable, Thompson, ha programado al menos un viaje especial con el buque Thompson Spirit, logrando así salvar una situación que, en caso contrario, hubiera sido bastante complicada.

El crucero Island Escape arribó a Tenerife con problemas en los motores principales y parece que aún no se han resuelto adecuadamente. Estaba todo previsto para que el pasado viernes relevara al crucero Thompson Spirit, pero no pudo ser, pese a que se trabaja contrarreloj para dejar el barco en condiciones, ya que su sustituto tiene también su programación.

El crucero "Thompson Spirit", en su última escala en Tenerife

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Una avería, cuya naturaleza y alcance se desconoce, provocó un retraso de unos 40 minutos en el desembarque del pasaje del ferry Volcán de Tamadaba después de que el barco hubiera atracado ayer en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, procedente de Las Palmas, a donde llegó con un retraso acumulado de una hora y veinte minutos sobre el horario previsto.

Según testigos presenciales, después de que se dieran las voces autorizando que el pasaje podía bajar al garaje para acceder a sus vehículos, por megafonía se les informó de un retraso de unos 20 minutos, estimación que acabó duplicándose y provocó un serio malestar entre los pasajeros, sobre todo en aquellos que venían a disfrutar del día en Tenerife.

Al parecer, la maniobra de atraque sufrió dificultades y alguno de los pasajeros en facebook habla de “15 intentos”. El barco estaba atracado a las 11,50 horas, según informa la Autoridad Portuaria. La hora oficial de llegada era a las 10,30 horas, según dice Naviera Armas en su página web.

Según informa la compañía a través de su portavoz, Manuel Vidal, “todo se debió a una avería menor, que quedó solucionada para la siguiente salida del ferry, que partió con total normalidad de Santa Cruz de Tenerife”.

Estampa marinera del ferry "Volcán de Tamadaba"

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo