Juan Carlos Díaz Lorenzo

Una avería en el sistema hidráulico del yelmo de proa del ferry “Volcán de Taburiente” mantiene al buque amarrado en el puerto de Los Cristianos desde esta tarde, en que llegó procedente de San Sebastián de La Gomera. A la hora de escribir esta crónica (23 h) poco se ha avanzado, pues el pasaje, vehículos y la carga rodada con destino a La Gomera y La Palma siguen sobre el muelle y los vehículos del viaje anterior en el interior del garaje del barco, a la espera de que se solucione el problema.

Más allá de esta incidencia puntual, como conocen nuestros lectores el ferry “Volcán de Taburiente” es uno de los barcos de mayor movilidad y rendimiento de la flota de Naviera Armas. El barco se pasa casi todo el día y la noche navegando entre las islas de La Gomera, La Palma y el sur de Tenerife, además de dos viajes semanales a El Hierro, con intervalos muy cortos de descanso, pero así es la ruta que la compañía le tiene asignado. 

El ferry “Volcán de Taburiente”, hace unos instantes, en el puerto de Los Cristianos

Foto: Toni Herrera

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Parece que el catamarán “Alborán” tiene problemas para operar con normalidad en la rampa que habitualmente utiliza Naviera Armas en el puerto de Los Cristianos. Lo pudieron comprobar esta mañana. El barco tiene más manga (26 m) que el ferry “Volcán de Taburiente” (21,60 m), de modo que la rampa móvil con que está dotado no coincide con la rampa del muelle. De las ocho pestañas que posee, sobran dos. Por lo visto se baraja la opción de retirar una defensa a popa y suplementar con otras a proa para que con el barco en posición oblicua finalmente pueda encajar una rampa dentro de la otra. Veremos en qué queda este asunto. 

En La Gomera también existe un problema, que no tiene que ver con el atraque. Allí va a operar en la tercera alineación, sobre una escotadura de cemento, ya que por las mismas razones expuestas no puede operar en la rampa que tiene asignado el ferry “Volcán de Taburiente”. El inconveniente viene dado porque ese atraque que es el que habitualmente utilizan los cruceros de turismo y estamos en plena campaña. Mañana está prevista la escala del buque “Thomson Celebration” y el viernes lo hará el buque “Mein Schiff 1”. La próxima semana hay otras escalas previstas. 

A simple vista se puede observar que no coinciden ambas rampas

De las ocho pestañas de la rampa del “Alborán”, al menos sobran dos

¿Son las prisas malas consejeras? Confiamos en una solución rápida y eficaz

Fotos: Pedro de la Fuente

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El yate “Sea Cloud”, sinónimo de lujo y estricta privacidad, estuvo ayer en el puerto de Los Cristianos, iniciando así una nueva etapa de presencia de este tipo de buques en la zona, aunque, a decir verdad, la novedad no es tal, toda vez que con anterioridad han fondeado otros buques de turismo de mayor porte en aguas de la bahía. A bordo 80 pasajeros y 70 tripulantes.

Arribó procedente de San Sebastián de La Gomera a las 13 h y a las 16 h se hizo de nuevo a la mar, pues ocupaba el atraque que habitualmente utiliza el ferry “Volcán de Taburiente”. Hubo folclore de la tierra y flores para recibir a los turistas. La presencia del llamativo buque atrajo la atención de viandantes y residentes, que se acercaron hasta el muelle para contemplarlo de cerca.

El yate “Sea Cloud”, atracado en el puerto de Los Cristianos

A bordo viajan personalidades cuya identidad, salvo en contadas ocasiones, no trasciende a la opinión pública, precisamente por el carácter de privacidad que ofrece la compañía armadora, pero que suelen ser, en su mayoría, poderosos empresarios, hombres de negocios y altos directivos de multinacionales, industrias… que llegan a nuestra isla en el anonimato y en su inmensa mayoría suelen llevarse una buena impresión, convirtiéndose de ese modo, en su círculo de influencia, en una de las mejores tarjetas de presentación de Tenerife.

Envuelto en la leyenda desde que comenzó a surcar los mares hace 80 años, el primer “Sea Cloud” está considerado uno de los barcos más lujosos del mundo. De línea marinera muy elegante, arbola cuatro palos aparejado de bricbarca y su interior se asemejaba a la magnificencia de los grandes palacios franceses, decorado con refinadas porcelanas y tapices, baños en mármol y las llaves de los mismos en oro. Esta cargado de multitud de historias y anécdotas, proporcionadas por los muchos años de vida marinera que encierran sus cuadernas y los personajes que han viajado a bordo a lo largo de tan dilatada vida marinera.

Diseñado por los ingenieros navales Gibbs & Cox y con la colaboración de Phil Rhodes, la construcción de este buque comenzó en 1929 en los astilleros Fried. Krupp, en Kiel (Alemania), en una grada contigua donde había sido construido el “liner” español “Villa de Madrid”. Botado en abril de 1931 y entregado en junio de 1932 con el nombre de “Hussar V”, se trataba, entonces, del yate más grande del mundo.

Detalle del mascarón de proa, bajo el bauprés

Sus primeros propietarios fueron los millonarios norteamericanos Edward F. Hutton y Marjorie M. Post. Entre las novedades tecnológicas que incorporaba entonces figuraba un equipo telegráfico transcontinental instalado por la compañía Western Union, así como una línea telefónica privada que permitía mantener comunicación simultánea con las oficinas de Hutton y Post en Nueva York, San Francisco y Oakland. Otra novedad destacada fue la instalación de una gran cámara de congelación y refrigeración para alimentos, ubicada debajo de la cubierta principal, exponente el nuevo concepto de alimentación que promocionaba la Birdseye Division, una de las empresas de Marjorie’s General Foods. Ello hacía posible que el buque permaneciera durante largos períodos en la mar -unas 10.000 millas- sin necesidad de aprovisionamiento.

Otra novedad técnica se refería al equipo propulsor, formado por un sistema diesel-eléctrico, que fue el primero del mundo que se instaló a bordo de un buque de este tipo. Estaba formado por cuatro motores Krupp y con una potencia de 3.200 caballos, acoplados a dos generadores AEG, de 1.350 kilowatios, que le permitió alcanzar en las pruebas de mar una velocidad de 14 nudos. Por entonces, el yate “Hussar V” era un buque de 2.492 toneladas de registro bruto, siendo sus principales dimensiones 109,50 m de eslora total -incluido el bauprés-, 14,94 m de manga, 8,53 m de puntal y 5,13 m de calado máximo.

Tiempo después Marjorie se divorció de su esposo y en el reparto de bienes a su favor figuró el famoso barco, que cambió su nombre por el de “Sea Cloud”. A partir de entonces, el barco fue puesto a disposición del servicio diplomático de EE.UU. En su viaje de luna de miel, el presidente Franklin D. Roosevelt viajó a bordo y visitó la República Dominicana, invitado por el dictador Rafael Leónidas Trujillo.

“Sea Cloud” es un referente muy conocido a nivel mundial

Durante 1934 realizó un largo crucero de seis meses de duración, teniendo como únicos pasajeros a Marjorie y la hija de ésta, Nedina Hutton -más tarde convertida en la actriz Dina Merrill- y otros seis amigos y una dotación de 72 tripulantes, viajando desde Galápagos a Alaska y Montecarlo, sin que por ello, gracias a las innovaciones técnicas de que disponía, la señora Post dejara de controlar su imperio económico.

En 1935 Marjorie Post contrajo segundas nupcias con el diplomático norteamericano Joseph Edward Davis. En julio de 1937, Davis fue nombrado embajador de EE.UU. en la Unión Soviética. A su llegada a Moscú, y mientras la residencia oficial de la embajada era convenientemente barrida y equipada con los sistemas de la época para evitar las escuchas de los rusos, la esposa del flamante embajador sugirió que el yate “Sea Cloud” se convirtiera en la embajada flotante de EE.UU.

Entonces el casco se pintó de blanco -hasta entonces había sido negro- y Davis atracó el famoso yate en el puerto de Leningrado, en el que hizo varios viajes por el Báltico, Mar del Norte y Mediterráneo. El propio Stalin prohibió a los ciudadanos soviéticos, bajo severa advertencia, de que siquiera mirasen aquel “decadente producto del capitalismo”. En 1938 realizó su último crucero antes de la Segunda Guerra Mundial, zarpando de Odessa en un viaje por el Mar Negro que finalizó en Estambul.

En 1942, a petición del presidente Roosevelt, el velero fue cedido por Marjorie Post al U.S. Coast Guard por el precio simbólico de un dólar anual y prestó servicios como guardacostas en el Atlántico Norte con el nombre de “USS Sea Cloud” y el numeral IX-99. En los primeros meses de la contienda fue utilizado como estación meteorológica y también intervino en el hundimiento de un submarino alemán, por lo que fue recompensado.

Sus líneas marineras son las características del primer tercio del siglo XX

En noviembre de 1944 fue retirado del servicio militar activo y devuelto a su propietaria. Por espacio de dos años permaneció amarrado realizando obras de gran carena, que se prolongaron por las dificultades que entonces existían para rehabilitar el aparejo. En 1947 volvió de nuevo a navegar, inaugurando esta nueva etapa de su vida marinera con un viaje a La Habana.

En 1955 lo adquirió el dictador Rafael Leónidas Trujillo, en medio millón de dólares. En los astilleros de Alabama fue reformado -se le instalaron cuatro nuevos motores diesel Enterprise, con una potencia de 6.000 caballos y 12 nudos de velocidad-, siendo clasificado como yate presidencial y rebautizado “Angelita”, en honor de la hija menor del presidente dominicano, haciéndose cargo del mismo la Marina de Guerra del citado país. Utilizado con frecuencia por el hijo de éste, Rafael “Ramfis” Trujillo, durante varios meses navegó con el nombre de Angelita y alcanzó holgada fama por sus excesos entre las estrellas de cine de la época en Hollywood, en sus célebres cruceros por el Caribe y el cruce del canal de Panamá.

Sin embargo, la ironía de un miembro de la Cámara de Representantes de EE.UU. cuando solicitó al Congreso que la mitad de la ayuda económica que su país prestaba a la República Dominicana fuera directamente entregada a “Ramfis” Trujillo para mantener sus derroches, provocó un escándalo en el que el dictador dominicano se vio obligado a intervenir y el yate recuperó el nombre de Patria. El 30 de mayo de 1961, un atentado acabó con la vida de Trujillo y su cadáver fue evacuado a bordo de este buque en la huida de su hijo Ramfis y de sus colaboradores más inmediatos.

Un tripulante se afana en que el escobén esté impecable

Cuando el Gobierno dominicano de Balaguer recuperó el buque en Francia, regresó de nuevo al país y fue rebautizado Patria. En 1963, un empresario llamado John Blue compró el buque en 725.000 dólares. En 1968 fue vendido en dos millones de dólares a Cliff Barbour, un poderoso hombre de negocios de Tennessee, que invirtió otros dos millones de dólares en devolverle su antiguo esplendor.

Dos años después largó de nuevo el aparejo con el nuevo nombre de “Antarna”. Con base operativa en Nueva York comenzó una nueva etapa como buque-escuela de la Oceanic School para el aprendizaje de la navegación a vela. Sin embargo, tiempo después surgieron problemas con la citada Oceanic School y la situación se complicó a raíz de una denuncia sobre tráfico de drogas en el Caribe.

Perseguidos por la justicia federal, Stephanie Gallagher, directora de la Oceanic School y su marido huyeron de EE.UU. a bordo del yate “Antarna” en un viaje a Vera Cruz y más tarde a Panamá, donde fueron detenidos por una denuncia de Cliff Barbour por piratería y mandamiento de captura de las autoridades norteamericanas. El yate “Antarna” quedó intervenido e inmovilizado en el puerto de Colón, donde pasó seis largos años.

Repetidor de la rueda del timón en la toldilla del buque

En 1978, el capitán Hartmunt Parschburg -en representación de un grupo de inversores europeos- entró en contacto con el propietario del yate y lo compró en 800.000 dólares -frente a los 17 millones que su propietario pedía cuatro años antes- y con una dotación compuesta por 40 jóvenes alemanes y después de un intenso trabajo, el 7 de octubre del citado año se hizo a la mar rumbo a Hamburgo.

Cuando la señora Gallagher superó sus problemas con la justicia de EE.UU., interpuso una demanda judicial contra los nuevos propietarios del buque, exigiéndoles 1.400.000 dólares en concepto de daños y perjuicios. Los alemanes no hicieron caso. Según sus asesores jurídicos, las reclamaciones de la antigua propietaria afectaban a Cliff Barbour y no a su nuevo propietario. Sin embargo, cuando el yate Sea Cloud se disponía a recalar en Horta (Azores), la autoridad marítima comunicó que el barco estaba arrestado, pese a lo cual continuó su viaje perseguido tras su estela por un patrullero portugués.

Nueva etapa

En 1979, cuando el barco contaba 47 años de vida marinera, el legendario “Sea Cloud” fuesometido a obras de gran carena y reformas en los astilleros de Hamburgo, que le devolvieron su antiguo esplendor. Dotado de 34 cabinas repartidas en la cubierta principal y en la cubierta superior, en diferentes niveles de lujo, dotado de los últimos adelantos técnicos de la navegación y las comunicaciones, y enarbolando en el tope la contraseña de la compañía alemana Hansa Cruise Co., el histórico yate inició el primer viaje de su nueva etapa al mando del capitán Parschburg.

La oficialidad estaba formada por veteranos de la Marina Mercante alemana y el resto de la tripulación la componían unas sesenta personas de diferentes nacionalidades muy cualificadas en cada una de sus funciones, tanto desde el manejo del aparejo y cubierta, como en máquinas y, sobre todo, en el servicio a bordo, destacando especialmente la galería de cocineros y camareros con un reconocido chef al frente.

Sin embargo, el capitán Parschburg, quizás pensando en que los portugueses se habían olvidado del incidente registrado en 1978, cometió un grave error cuando arribó al puerto de Oporto, siendo detenido y embargado por las autoridades del país lusitano durante casi tres meses. Cada día de inmovilización costaba a sus armadores 17.000 marcos. Al final, la situación se resolvió con el ingreso en un banco de aquella ciudad de la módica cantidad de 1.400.000 dólares reclamados por la emprendedora dama norteamericana, quedando de ese modo zanjado el asunto.

Tiene ochenta años de vida marinera y sigue tan campante

Durante años, el yate “Sea Cloud” ha estado dedicado, casi en exclusividad, al selecto mercado alemán y centroeuropeo. Sin embargo, en los últimos tiempos, la compañía armadora Sea Cloud Cruises abrió también las puertas al no menos selecto mercado de EE.UU. En la actualidad tiene capacidad máxima para 69 pasajeros y 60 tripulantes y en su programación anual figuras sugerentes itinerarios por el Caribe, las pequeñas Antillas -Virgin Gorda, Jost van Dyke, Anguila, St. Barts, St. Kitts, St. Thomas, St. Marteen, Antigua… – cruzando después el Atlántico para hacer un recorrido por las Islas Canarias y Madeira y, a continuación, emprender la ruta del Norte de Europa y el Mediterráneo, convirtiéndose siempre en llamativo objeto de distinción.

Desde febrero de 2001, el veterano “Sea Cloud” tiene un compañero de singladuras llamado “Sea Cloud II”. Es un buque de factura netamente española, proyectado por la empresa SENER, fundada a finales de la década de los años cincuenta por el ingeniero naval Enrique de Sendagorta Aramburu y construido en Astilleros Gondán (Asturias).

La silueta del buque queda recortada con el contraluz de la imagen

Se trata de un buque de 3.849 toneladas de registro bruto y mide 117 metros de eslora total incluído el bauprés -81,50 entre perpendiculares-, 16 de manga, 9,5 de puntal y 5,70 de calado máximo. Aparejado de barca de tres palos, despliega 24 velas con una superficie de 3.400 metros cuadrados. Además del casco, los mástiles de este velero están fabricados en acero naval de gran resistencia. La guinda -o altura total del palo mayor- mide 61 metros.

Con el aparejo desplegado alcanza una velocidad normal de siete nudos, aunque con vientos constantes y en determinadas condiciones de mar puede alcanzar 16 nudos. Cuando los vientos no son propicios, dispone de dos motores Mak, con una potencia de 3.372 caballos, que le permite alcanzar una velocidad máxima de 14,7 nudos.

Tiene capacidad para 96 pasajeros en diferentes categorías de camarotes, aunque todos ellos de muy alto nivel y una tripulación de 63 personas. En su concepción y diseño, los armadores siguieron la línea del histórico “Sea Cloud” y en su construcción invirtieron 40 millones de dólares. En su viaje inaugural, en la fecha indicada, zarpó desde el puerto de Las Palmas en un crucero de una semana de duración.

Fotos: La farola del mar (facebook)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

¿Amenaza o rabieta? Conocemos las reacciones de Naviera Armas, a la que no culpamos de todo lo que ocurre, pero no por ello la eximimos de su responsabilidad. En el bien entendido de que, en primera persona, es más culpable el Gobierno de Canarias, que es mal pagador de sus compromisos contractuales (reconocido por Alpidio Armas y Domingo Berriel), alegando recortes, la crisis y unas cuantas boberías por el estilo. Y las navieras -no lo olviden los señores políticos- son empresas privadas, que tienen un límite en su capacidad y en su resistencia financiera.

No le falta razón a Naviera Armas cuando dice que la línea no es rentable. En realidad, nunca lo ha sido. Eso lo sabe muy bien cualquiera que entienda un poco de este negocio. Ahora bien, ¿ha dado Naviera Armas el servicio que merece El Hierro? ¿Son las frecuencias, los horarios y las tarifas las adecuadas? ¿se ha ganado Naviera Armas el afecto y el reconocimiento de los herreños?. Porque si tiene intenciones de abandonar la isla, que lo haga. Está en su derecho, pero que no amenace con irse para luego quedarse. Que dé muestras, en todo caso, de altura de miras y de tratar de encontrar soluciones antes que echarse a la marea.

Mal día hoy para las comunicaciones marítimas con El Hierro

Cierto que los barcos no se pueden pasear vacíos. Bajo ningún concepto. El combustible está muy caro, los coeficientes de ocupación son insuficientes, los costes de explotación van en aumento, las tarifas han subido y los números no cuadran. La crisis nos condiciona en exceso. De acuerdo. Pero no por ello los herreños tienen que quedar aislados. Eso es manifiestamente injusto. Son igual de canarios que los demás y merecen un trato equitativo.

Lo de hoy no es sino la advertencia clara de que las cosas no pueden seguir así. Hay que reorganizar el servicio de forma que se puedan conjugar los intereses de los herreños y de las navieras. Dice el Gobierno de Canarias que su intención es la de garantizar seis frecuencias semanales y para ello pretende sacar un concurso público de tres años de contrato a razón de 13 millones de euros anuales, que podría ser algo más barato si se incluye una escala en La Gomera.

Resulta que quien mañana va a resolver el problema creado hoy por Naviera Armas, será Fred. Olsen Express. El Gobierno de Canarias negocia un viaje a las 09 horas para que lleve diez planchas –ocho de materiales y dos de productos perecederos- a El Hierro. Por lo menos se conseguirá que baje la tensión, porque hoy el órdago ha sido de campeonato. Ni Tomás Padrón lo hubiera hecho mejor, y eso que en estos asuntos era un auténtico maestro.

Alpidio Armas estaba buscando una oportunidad de oro y la ha encontrado. Y se la ha brindado Naviera Armas. El político herreño estaba mal puesto desde hacía tiempo con la situación del transporte marítimo y aéreo con la isla, y las secuelas de la erupción volcánica. Hoy saltó la tapa de la olla a presión.  Sucede que las cosas se complicaron, y mucho, a la llegada del ferry “Volcán de Taburiente” a El Hierro, después de que el ambiente se hubiera caldeado lo suficiente en el puerto de Los Cristianos, cuando quedó sobre el muelle bastante carga que no tuvo hueco en el garaje del barco.

Un grupo de unas trece personas –entre ellos los principales políticos herreños, así como varios empresarios, transportistas y algún camaleón oportunista- subieron a bordo sin estar autorizados e impidieron durante dos horas la descarga y el desembarque en el puerto de La Estaca. Al final los pasajeros bajaron, pero la carga no, en medio de airadas protestas de los afectados.

Luego comenzó la espiral de Naviera Armas y de su capitán, a quien sin discutirle la legalidad o no de sus aseveraciones –por lo que leemos en la prensa-, considera “polizones” a los políticos herreños que embarcaron sin billete y amenaza con denunciarlos. Eso son ganas de complicar las cosas. La Guardia Civil, que es más sensata, sugiere a éstos que compren un billete en la escala en el puerto de La Gomera para evitar males mayores. Cuando se disponen a hacerlo, les dicen en Naviera Armas que no les venden los billetes. ¿En qué quedamos? ¿Sigue la rabieta?

El caso es que los “polizones” institucionales siguen su histórico viaje –suponemos que nadie de la tripulación se lo impidió- y cuando el barco llega a Los Cristianos, los ánimos de los herreños estaban muy excitados, pues muchos de ellos habían sido convocados por el presidente del Cabildo a través de las redes sociales. Publicidad gratuita para el sagaz político herreño e imagen deplorable para Naviera Armas.

Por el medio, unas declaraciones del portavoz del Gobierno de Canarias, Martín Marrero, que cumple con su papel y pide “calma y serenidad”. Dice que la naviera ha tenido una “incidencia técnica”. Y entonces le preguntamos, ¿cuál, Martín?. Pues somos mayorcitos desde hace tiempo para saber si es una incidencia, un error de cálculo o es otra cosa.

A todas estas, el barco bloqueado en el puerto de Los Cristianos y el viaje a La Palma retrasado. Surrealista.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Redacción

Los puertos dependientes de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife registraron hasta el pasado mes de agosto un movimiento de 236.220 TEUS, 11.200 unidades más que en el mismo periodo de 2009, con un tonelaje de mercancía contenerizada asociado de 1.887.364 toneladas, lo que supone una diferencia al alza de 62.319 toneladas, informa la citada entidad en una nota de prensa.

Dichas cifras se traducen en sendos positivos en el acumulado anual del 5 % y 3,4 % , respectivamente, pese a la caída que ambos ítems registraron en el octavo mes del año y al estancamiento del tráfico total, que sí mejoró de manera sustancial en agosto en un 8,2 por ciento.

Repercute en la mejora del movimiento de mercancía contenerizada el incremento experimentado también por la mercancía general, superior al uno por ciento y con un total de 3.849.620 toneladas, lo que a su vez pone de manifiesto una leve recuperación del consumo respecto a los ocho primeros meses del año pasado.

Junto a la mercancía general sólo el avituallamiento se apunta al positivo en lo que a ítems integrantes del tráfico total se refiere, siendo especialmente destacado al rozar una mejora del 15% con 755.158 toneladas suministradas, 667.097 toneladas de combustible y el resto en forma de agua y hielo.

Igualmente llamativo es el aumento en casi un 16% del total de buques que arribaron a nuestras instalaciones en el periodo objeto de análisis, alcanzándose las 12.439 unidades, 1.710 más que de enero a agosto de 2009.

En el mes vacacional por excelencia, 514.661 pasajeros transitaron por nuestros puertos, un 2,6 % más que en agosto de 2009, con una cifra asociada de 108.315 vehículos de pasaje, lo que supuso un positivo del 2,3 %. En lo que va de año, dichas cifras ascienden hasta los 3.124.345 pasajeros y 535.437 vehículos, un 7,6 % y 11,6 %  ciento más que el año pasado.

En la senda alcista se sitúa nuevamente el tráfico de cruceros, con 197 unidades y 367.148 pasajeros, y positivos del 11,3 % y 34 %, respectivamente. Sólo en el mes de agosto, mes en el que tradicionalmente no arriban buques crucero a nuestros puertos, nos visitaron 13 embarcaciones y 19.735 turistas, superándose así en ambos casos un 100% de mejora.

Gracias al interés de las navieras, los cruceros siguen siendo los protagonistas destacados del tráfico portuario

Foto: Antonio Sáez

Redacción

La zona de atraque de Naviera Armas en el puerto de Los Cristianos se encuentra ya operativa después de que, a primera hora de esta mañana, los buzos contratados por la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife confirmaran que la seguridad en la operativa está garantizada.

En tal sentido, informa la citada entidad oficial, se ha comprobado que la pieza de hormigón desplazada a causa del temporal no afecta al atraque de los buques de la citada compañía –Volcán de Taburiente y Volcán de Tauce-, del mismo modo que los bloques de escollera que protegen el morro del dique se encuentran todos en su lugar correspondiente, no habiéndose movido ninguno de ellos.

El ferry Volcán de Taburiente atracó en el puerto de Los Cristianos en la rotación correspondiente a las 11,30 horas de hoy, continuando después viaje a San Sebastián de La Gomera, con lo cual la normalidad retorna a esta línea y a la zona supuestamente afectada en el puerto de Los Cristianos. Naviera Armas opera en el puerto de Los Cristianos tres líneas, con destino a La Gomera, La Palma y El Hierro, respectivamente.

Maniobra del ferry "Volcán de Tauce" en el puerto de Los Cristianos

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Redacción

Fred.Olsen Express informa que desde el pasado 15 de enero ya es posible la compra de billetes para acudir a “Los Indianos” evento por excelencia del Carnaval de Santa Cruz de La Palma. Las conexiones con la Isla Bonita se reforzarán, quedando un programa de horarios que facilita la estancia y el disfrute de las fiestas a los clientes. En total, Fred.Olsen Express ha puesto a la venta casi seis mil plazas en buque “fast ferry” para esta ocasión singular.  

Los interesados ya pueden adquirir sus billetes a través de la web http://www.fredolsen.es, llamando al teléfono de información y reservas de Fred.Olsen Express (902 100 107), o acudiendo a su agencia de viajes habitual.

Fred.Olsen Express ha decidido reforzar sus conexiones con La Palma y ofrecer los billetes con un mes de antelación debido a la gran demanda creciente en estos últimos días y multitud de solicitudes recibidas al respecto. Por tanto, los clientes dispondrán de una salida directa a las 20:30 horas desde Los Cristianos a La Palma el viernes 12 de febrero, y de otra conexión similar a la misma hora, pero con escala en La Gomera el domingo 14 de febrero. También se podrá ir el día 15 de febrero desde Los Cristianos a La Palma a las 19,30 horas con escala técnica en La Gomera. Los regresos desde Santa Cruz de la Palma a Los Cristianos serán el lunes, 15; martes, 16; y miércoles, 17 de febrero a las 06 horas, con escala técnica en La Gomera.

Fred. Olsen Express facilita el traslado a la gran fiesta de "Los Indianos", máxima expresión del Carnaval de La Palma

Foto: Fred. Olsen Express