Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de La Luz y Las Palmas recibió hoy una nueva escala del megacrucero de turismo “Queen Mary 2”, que arribó a primera hora de la mañana procedente de Santa Cruz de Tenerife y Funchal, como vemos en la foto del capitán Manuel Figueroa. Presencia que hace historia en el puerto de la capital grancanaria, único de Canarias en el que hizo escala su predecesor “Queen Mary”, de tres chimeneas, que existe felizmente convertido en hotel en la bahía de San Francisco.

Como siempre sucede cada vez que este buque hace escala en cualquier puerto, el espectáculo está servido. Los hay más grandes, pero no tan mediáticos como éste, que es el buque insignia de Cunard Line. Mucha animación hoy en el centro de la ciudad de Las Palmas con cientos de turistas apostados en las cafeterías del Parque Santa Catalina y el paseo de la playa de Las Canteras. Otros, de excursión por el interior de la isla, en una jornada de temperatura muy agradable.

Ha sido el gran protagonista de la jornada en el puerto de La Luz y Las Palmas

Foto: Manuel Figueroa

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El tiempo feliz, medido en años, en el que tuvimos la satisfacción de conocer y tener entre nuestros amigos entrañables al capitán Juan Garrido López, no se puede resumir con facilidad en estas líneas apresuradas. En la madrugada del pasado 14 de febrero ordenó su última maniobra y largó cabos hacia la singladura eterna, en la que desde entonces navega pleno del afecto de sus muchos amigos, fieles y leales en todo tiempo y circunstancia, entre los que tenemos el honor de encontrarnos.

Juan Garrido López (Las Palmas de Gran Canaria, 1931-2015) sintió de joven la llamada del mar y después de hacer sus estudios de bachillerato en el Colegio Claret, en la capital grancanaria, en 1949 ingresó en la Escuela Oficial de Náutica de Santa Cruz de Tenerife, de la que salió alumno en mayo de 1953. Embarcó como agregado en el buque “Costa Americana” y después continuó en otros buques de Hijos de Ángel Ojeda, hasta que en noviembre de 1955 obtuvo el título de piloto de la Marina Mercante.

El capitán Juan Garrido López y quien suscribe, en un encuentro del año 2014

Después navegó como oficial en el petrolero “Aníbal”, uno de los barcos del armador valenciano Ramón Marí Pino y en la motonave “Isla de Columbretes”. En enero de 1958 ingresó en CEPSA, compañía en la que navegó en varios petroleros, entre ellos el histórico “San Marcial”, en el que permaneció varias campañas. Este buque y su gemelo “Talavera” eran entonces los mayores de la flota de la Compañía Española de Petróleos. En agosto de 1962 obtuvo el título de capitán de la Marina Mercante y su primer mando fue la barcaza de desembarco “CEPSA Tercero”, en la que realizó 25 viajes entre Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife y El Aaiún, llevando material para las prospecciones petrolíferas de las cuadrículas del desierto.

Después se abrió una larga etapa de 27 años estrechamente vinculada con el puerto de La Luz, en la que Juan Garrido López ejerció primero como capitán inspector de la compañía de remolcadores Cory (Miller y Cía.) y asumió el mando del legendario remolcador “Tamarán”, con el que participó en 14 rescates en aguas de Canarias y de la vecina costa africana y, después, desde diciembre de 1983 y por espacio de una década, como práctico titular del puerto de la capital grancanaria.

“Este es el bagaje profesional –escribe el entrañable amigo y colega Juan Francisco Fonte– de un gran marino, un enamorado del Puerto de La Luz al que sirvió con total entrega y con la mejor ilusión (…). Era Juan Garrido todo un prototipo de hombre de mar, entregado en cuerpo y alma a su profesión en quien confiaban los comandantes de Marina y la Autoridad Portuaria. Pero también destacaba su gran amor al puerto de La Luz plasmando ideas y dando sugerencias sobre nuevos proyectos como recogieron en muchas ocasiones las páginas de La Provincia, siendo un directo asesor desde el año 1967 de cualquier acontecimiento o detalle relacionado con la vida diaria de nuestro puerto que reflejaba en este rotativo”.

Juan Garrido tenía un carácter abierto y sincero, una amabilidad proverbial y un humor socarrón. Durante casi cuarenta años fue promotor de una comida mensual en forma de paella entre las gentes de la mar relacionadas con el puerto de La Luz. La tradición se remonta, como explica el amigo Fonte, cuando se encontraba en el puerto de Vigo para recibir en enero de 1983 el remolcador “Bandama”, construido en el astillero Enrique Lorenzo y Cía. y allí coincidió con Marcial Hernández Alayón, inspector de flota de Antonio Armas Curbelo, que también recibía del mismo astillero otro barco llamado “Volcán de Tamia”.

Con Juan Garrido y su adorable esposa Carmen mantuvimos entrañables encuentros en su casa de la calle Obispo Rabadán, en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Siempre nos recibieron con una gran amabilidad y compartimos muchas horas de amena charla y algún almuerzo, como paréntesis necesario de nuestra estancia en el camarote del capitán del remolcador “Fortunate”, conservado en la azotea de su domicilio. Descanse en paz el admirado y muy apreciado amigo, que siempre vivirá en el recuerdo de nuestra memoria fértil.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Redacción

La división encargada de la gestión de Terminales Portuarias de Boluda Corporación Marítima ha ampliado recientemente en 45.000 metros su concesión en la Terminal de La Luz, informa la compañía en un comunicado. Esta ampliación le ha permitido alcanzar 165.000 metros de superficie y los 300 metros lineales más de atraque, con lo que la compañía aumentará también su volumen de negocio. Con esta adquisición, La Luz pasará de poder manipular de 300.000 a 450.000 TEUS.

Esta expansión se produce tras el acuerdo alcanzado entre Boluda, la Autoridad Portuaria de Las Palmas y Contenemar, propietaria de la Terminal LMC, contigua a La Luz, y de la que la naviera valenciana ha tomado la superficie para su expansión. Boluda Corporación Marítima sigue así expandiendo su modelo de negocio y se consolida como referente en la gestión de terminales portuarias.

Terminal de contenedores del puerto de La Luz y Las Palmas

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Auténtica sensación causó la presencia en el puerto de La Luz y Las Palmas del megacrucero Carnival Dream, abanderado en Panamá, el más grande y moderno de la flota de Carnival Cruises Lines, que arribó el pasado 4 de noviembre y marcó un hito en la historia del puerto y de la ciudad, que en los últimos años está adquiriendo un notable protagonismo como escala del turismo marítimo. El buque atracó por la banda de estribor al muelle de Santa Catalina, y su avanzada estampa marinera con su típica chimenea alada se convirtió en el indiscutible protagonista de la jornada.

La escala del megacrucero Carnival Dream formaba parte de su viaje inaugural de cruce del Atlántico, camino de King’s Wharf (Bermudas) y Nueva York, donde el pasado día 12 de noviembre se realizó la ceremonia oficial de inauguración, con la participación como madrina de la actriz Marcia Gay Harden. El nuevo buque está considerado el “fun ship” (barco de diversión) más grande de la compañía y, sin duda, el más espectacular de su flota, al que seguirá un gemelo llamado Carnival Magic, cuya entrega está prevista para junio de 2011. El coste de su construcción asciende a la respetable cifra de 740 millones de dólares. La base de operaciones está en Port Cañaveral, desde donde realizará cruceros de una semana en los itinerarios clásicos de la zona a partir del próximo 3 de diciembre.

Construcción número 6.151 de los astilleros Fincantieri, en Monfalcone (Italia), el contrato entró en vigor en 2007 y finalizó con su entrega oficial, el pasado 21 de septiembre. Es un buque de 128.251 toneladas brutas (GT) y son sus principales dimensiones 305 metros de eslora total, 37 de manga y 8,20 de calado. Está propulsado por seis motores Wärtsila acoplados a dos líneas de ejes, capaces de desarrollar una potencia de 75.600 kw y una velocidad de 22,5 nudos. Tiene capacidad para 3.652 pasajeros y 1.369 tripulantes. Dispone de 14 cubiertas, de las que ocho son para alojamiento de los pasajeros y algunas de ellas combinan servicios, mientras que el resto son de uso común. Código IMO 9378474.

A bordo del Carnival Dream, además de un amplio abanico de servicios de ocio y relax,  se propone un nuevo concepto de animaciones bajo el nombre The Piazza, una cafetería interior y exterior con música en vivo, así como muchos espacios dedicados a familias y niños, con áreas de juego desde baloncesto hasta minigolf, y un extraordinario parque acuático denominado Carnival WaterWorks, con el tobogán de agua más grande que existe a bordo de un barco y el spa más grande de toda la flota de Carnival Cruise Lines, conocido como Cloud 9 Spa. Dispone de 14 cubiertas, de las que ocho son para alojamiento de los pasajeros y algunas de ellas combinan servicios, mientras que el resto son de uso común.

Ocean Plaza es un nuevo concepto de club de baile. Se trata de un café bar que integra una discoteca con pistas de bailes espectaculares, con un escenario donde se ofrece música en vivo, cómodos lugares para sentarse y siempre con una vista privilegiada al mar. Serenity, por su parte, es una zona exclusiva para adultos con jacuzzis y zona para relax bajo una sombrilla.

El buque también dispone de piscinas escénicas que se “cuelgan” sobre el mar, generando una increíble sensación. Seaside Theatre consiste en una pantalla gigante (12 × 22 metros) junto a la piscina, donde se puede ver películas, conciertos, noticias, deportes. Existen camarotes exclusivos integrados al spa y una pasarela con tiendas, zona de ocio y descanso, para ir de compras y pasear por esta “calle comercial”. Todo ello muy al estilo americano.

Espectacular perspectiva del megacrucero "Carnival Dream"

Foto: Carnival Cruises Line