Juan Carlos Díaz Lorenzo

Mañana, lunes 25 de junio, darán comienzo las pruebas de  mar oficiales de la fragata “Cristóbal Colón” (F-105), que se prolongarán durante toda la semana, informa Navantia. Unas trescientas personas, entre personal del astillero Fene-Ferrol, Armada española, industria auxiliar y otros técnicos embarcarán para comprobar la integración del sistema de combate en la plataforma del buque, realizando pruebas de todos los sensores y armas del buque, con ejercicios de guerra antiaérea, superficie, antisubmarina, guerra electrónica y comunicaciones.

Para la ejecución de los diversos escenarios de combate, se contará con la colaboración de aeronaves y diversas unidades de superficie que incluye el apoyo a las pruebas de otra fragata de la clase F-100, además de estaciones radio en tierra,  satélites de comunicaciones y reserva de espacio aéreo para lanzamiento de globos.

La fragata “Cristóbal Colón”, en una de sus salidas de la ría de Ferrol

La fragata “Cristóbal Colón” tiene instalada la versión  SPY-1D (V) del sistema de combate, que es la más avanzada de todas las fragatas F-100. Incorpora el mayor grado de nacionalización de sensores y armas de toda la serie, lo que ha supuesto un reto durante todo el proceso de pruebas de integración en puerto, que culminará con estas pruebas de mar.

También está prevista la asistencia de personal australiano, como parte del adiestramiento que proporciona Navantia en el programa de los destructores AWD, cuyo proyecto está basado en la F-105. Para la construcción de tres destructores AWD en Australia, Navantia tiene un contrato para el diseño del buque, transferencia de tecnología y asistencia técnica. El astillero Fene-Ferrol está construyendo varios bloques de estos tres destructores, los cuales, una vez finalizados, serán enviados para su ensamblaje final.

Después de estas pruebas, la fragata “Cristóbal Colón” entrará en el dique nº 2 para la varada final, donde se procederá a aplicar el esquema final del pintado exterior del buque, antes de su entrega oficial a la Armada.

Foto: Navantia

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde el pasado 12 de marzo y por espacio de cinco días se encuentra la fragata “Cristóbal Colón” (F-105) realizando el calendario de sus primeras pruebas de mar, en las que, según informa Navantia, “se comprobará el correcto funcionamiento de la plataforma del buque, que incluye elementos de maniobra, propulsión y navegación: anclas, embarcaciones de salvamento, empujador de proa, generación de agua potable, turbinas de gas, motores propulsores, diesel generadores eléctricos, engranajes reductores”, así como timones, aletas estabilizadoras, correderas, giroscópicas, radares y comunicaciones, además de “la verificación de los requisitos asignados en velocidad, maniobrabilidad y consumos”.

La fragata "Cristóbal Colón" se dirige a mar abierta para sus pruebas

Esta fase de pruebas se completará con una segunda prevista para el mes de junio, en la que se efectuarán las comprobaciones de funcionamiento del sistema de combate Aegis “y la integración con los diversos subsistemas nacionales en situación real de navegación: radares, comunicaciones, cañones, dirección de tiro, mando y control”.

A bordo se encuentran más de 250 personas, entre ingenieros, técnicos de equipamiento y trabajadores de Navantia, Armada española e industria auxiliar. También hay personal australiano, que forma parte del programa de adiestramiento que proporciona el astillero en el desarrollo del programa de tres destructores AWD, cuyo proyecto está basado en la fragata F-105.

Foto: Navantia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, presidió el pasado 6 de febrero la entrega oficial del BAM “Relámpago” (P-43) a la Armada Española, en el transcurso de un acto celebrado en la base naval de Rota. La ceremonia contó con la presencia, asimismo, del almirante-jefe de la Armada Española, Manuel Rebollo y otros altos mandos militares y autoridades civiles, consejeros de Defensa de Sudáfrica, Turquía y Australia y directivos de Navantia.

De acuerdo con las ordenanzas, tras la firma de la documentación a pie de muelle y el embarque de la tripulación, el ministro entregó la bandera al comandante del buque, capitán de corbeta Antonio González-Tánago y, a continuación,  Pedro Morenés subió a bordo para saludar a la dotación y realizar un breve recorrido.

El BAM "Relámpago", en sus pruebas de mar en la bahía de Cádiz

El buque Relámpago” es el tercero de una serie de cuatro Buques de Acción Marítima (BAM) contratados por la Armada Española a Navantia. El primero, bautizado “Meteoro” (P-41) fue entregado el 28 de julio de 2011 y el segundo, con el  nombre de  “Rayo” (P-42) el  26 de octubre del mismo año. Al igual que sus predecesores más el cuarto buque en fase de armamento a flote, que lleva el nombre de “Tornado” (P-44), tendrá su base en el Arsenal Naval de Las Palmas y dependerá del Mando Naval de Canarias.

Como ya se ha informado, el BAM es un buque de tamaño medio, altas prestaciones, gran versatilidad en cuanto a misiones y un alto nivel de comunalidad con otros buques de la flota. El proyecto y desarrollo es íntegramente español, fruto de la estrecha colaboración entre Navantia y las propuestas y los requerimientos de la propia Armada, ante la necesidad de relevar a los veteranos patrulleros de altura y dotar a la flota de unidades de nueva generación.

Sus principales misiones consisten en la protección y escolta de otros buques, control del tráfico marítimo, control y neutralización de acciones terroristas y de piratería, operaciones contra el narcotráfico y el tráfico de personas, operaciones de rescate y salvamento marítimo, apoyo a situaciones de crisis y ayuda humanitaria, control de la legislación de pesca, así como control de la legislación medioambiental y anti-polución.

Foto: Orca (fotosdebarcos.org)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Para el próximo mes de marzo está previsto el calendario de pruebas de mar de los sistemas de plataforma de la fragata “Cristóbal Colón” (F-105), actualmente en fase de armamento a flote en las instalaciones de Navantia, en Ferrol. A lo largo del presente mes de febrero se está procediendo a las pruebas funcionales de los subsistemas del sistema de combate y para el mes de mayo están previstas las pruebas de mar oficiales. De cumplirse el calendario previsto, la entrega a la Armada Española se realizará en el mes de julio siguiente.

Aunque la fragata “Cristóbal Colón” es continuación del programa de la serie F-100, el buque incorpora nuevas aplicaciones de soluciones y tecnologías militares, por lo que el resultado corresponde a un nuevo proyecto más avanzado y capaz de hacer frente a los retos más exigentes ante amenazas presentes y futuras.

La fragata "Cirstóbal Colón", en el dique del Arsenal de Ferrol

Destaca su condición de buque multipropósito de excelente comportamiento en todo tipo de estados de la mar; escolta oceánico de gran potencia optimizado para actuar como buque de mando y control en un escenario de conflicto, capacitado para operar integrado en una flota aliada y de proporcionar cobertura a fuerzas expedicionarias; preparado para actuar tanto en zonas costeras como en alta mar de una forma flexible, según las demandas de cada situación y dotado de una elevada capacidad antiaérea.

Respecto de sus predecesoras de la clase “Álvaro de Bazán”, la fragata “Cristóbal Colón” incorpora una serie de mejoras, entre las que se cita el sistema Aegis de Lockheed Martin asociado al radar SPY-1D (V), capaz de detectar aeronaves en un radio de 600 kilómetros; integración en el sistema Aegis de los nuevos sensores y armas nacionales a través de una última versión del CDS desarrollada por Sistemas Faba de Navantia; nuevo Sistema Integrado de Control de Plataforma también desarrollado por Sistemas Faba de Navantia, todo lo cual le permite actuar en igualdad de condiciones con las unidades militares más modernas existentes.

Todos las fragatas de la serie F-100 tiene capacidad para detectar y seguir hasta 90 blancos móviles y dirigir los proyectiles antiaéreos y de superficie. Están equipadas con sistemas de contramedidas y guerra electrónica Indra “Aldebarán”, de diseño y fabricación española, y un sistema acústico anti-torpedos AN/SLQ-25A “Nixie”. Puede operar con helicópteros  NH-90, para lo que dispone de hangar y cubierta de vuelo suficiente.

La fragata "Cristóbal Colón", el día de su botadura en el astillero ferrolano

Son los primeros buques españoles con casco de protección balística de acero de alta resistencia. También se ha actualizado el sistema de la Red de Distribución de Datos de Navegación, así como el sistema de “cáncamos deslizantes” para aprovisionamiento en la mar y hélice retráctil a proa de 8650 kw de potencia para maniobras y emergencias.

En cuanto a armamento dispone de dos lanzadores cuádruples de misiles anti-buque AGM-84 Harpoon; dos lanzadores dobles de torpedos Mk-46; un cañón tipo Mk-45 de cinco pulgadas con capacidad de disparo de 20 proyectiles por minuto y 23 kilómetros de alcance y un lanzador vertical Mk-41 con 48 celdas; cuatro “lanzachaff” que emiten señuelos para confundir a los misiles enemigos, y un helicóptero SH-60B Seahawk, preparado para la lucha antisubmarina y anti-superficie.

En el caso de la fragata “Cristóbal Colón”, además, en el armamento y sistemas de combate se ha instalado un cañón Mk-38 de 25 mm para defensa cercana, así como un nuevo sistema de control de guerra electrónica y submarina, un radar Aries de vigilancia de superficie y las mejoras ya comentadas en el radar SPY-1D y en los sistemas de comunicaciones y Mando y Control.

Caso de que en algún momento se decida, la capacidad de la fragata contempla  la instalación de un sonar remolcado TACTAS y la integración de los cohetes guiados ASROC en los VLS Mk 41 para completar sus capacidades en la lucha antisubmarina. Para ello, el buque posee la correspondiente reserva de peso y espacio.

El nivel tecnológico de las fragatas F-100 está al máximo nivel

La excelencia del proyecto ha encontrado su mejor refrendo en la elección de Navantia, por parte de la Armada de Australia, como diseñador de sus destructores AWD, actualmente en construcción, cuyo proyecto se basa en la F-105.

De 6.041 toneladas de desplazamiento a máxima carga, mide 133,20 m de eslora en flotación, 18,60 m de manga y 5 m de calado. El sistema de propulsión es CODOG, formado por un sistema combinado o independiente de turbinas de gas (46.648 caballos) y motores diesel Bravo 16V (12.000 caballos), acoplados a reductoras y dos ejes, que le permite una velocidad máxima es de 28,5 nudos y la velocidad de crucero de 18 nudos, régimen que le confiere una autonomía de 4.500 millas. Los motores están montados sobre piezas elásticas, que no transmiten ruido al casco, por lo que son más difícilmente detectables por submarinos.

La dotación está formada por 234 personas y disponen de un elevado nivel de acomodación y entretenimiento a bordo. Como datos relevantes de su construcción, el buque dispone de 573 compartimentos estancos; se han utilizado 2.450 toneladas de acero naval, 315.000 m de cable y 37.000 m de tuberías.

Ordenada su construcción el 20 de mayo de 2005, el 29 de junio de 2007 se puso en grada el primer bloque de su quilla y el 4 de noviembre de 2010 se procedió a su botadura, en la que actuó de madrina la infanta Margarita, acompañada por su esposo Carlos Zurita.

Fotos: Navantia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Durante todo el día de hoy, el ferry Volcán del Teide ha estado realizando pruebas de mar en la ría de Vigo, llegando hasta las proximidades de las Islas Cíes. La velocidad, sin necesidad de forzar la máquina, ha sido de 20 nudos, aunque está previsto que alcance y mantenga los 26 nudos.

El barco está a medio pintar –los trabajos completos se harán próximamente en dique seco en astilleros de Portugal, subcontratados por Barreras- y durante su salida a la mar realizó diversas maniobras a baja velocidad, informa nuestro estimado amigo y colaborador Antonio Sáez.

Detalle de la chimenea del ferry "Volcán del Teide"

En trazo amarillo, los movimientos del ferry en la ría de Vigo

Fotos: Alfredo Campos Brandón y localizatodo.com