Juan Carlos Díaz Lorenzo

Poco antes de las 07 hora local el buque “Artic Sunrise”, de Greenpeace, arrió tres embarcaciones que se dirigieron hacia el buque “Rowan Renaissance”, fletado por Repsol para efectuar unos sondeos petrolíferos, con la intención de abordarlo. Al mismo tiempo, dos embarcaciones neumáticas del  BAM “Relámpago”, presente en la zona, para garantizar la libertad de navegación, “se han interpuesto para impedir dicho abordaje.

En las maniobras subsiguientes una activista de la organización ecologista  ha caído al agua resultando herida de consideración al impactar con las hélices de una de las embarcaciones de Greenpeace”, informa la Armada española. La herida fue rescatada del agua por un miembro de la dotación del BAM “Relámpago”, siendo trasladada a bordo del patrullero de la Armada, donde ha sido estabilizada y a continuación se procedió a su evacuación a un centro hospitalario de la capital grancanaria, a bordo de  un helicóptero del SAR.

La activista fue atendida a bordo del BAM “Relámpago”

El buque “Rowan Renaissance”, destinado a realizar las prospecciones petrolíferas en la zona conocida como “Sandia”, llegó la noche pasada al punto de prospección autorizado por el Ministerio de Fomento. En este punto le esperaba el buque “Artic Sunrise”,  “que ha obstaculizado las labores de posicionamiento entrando en la zona de exclusión para la navegación  decretada por la Dirección General de la Marina Mercante al  efecto”, informa la Armada española

El BAM “Relámpago”, integrado en la estructura operativa de las Fuerzas Armadas, a las órdenes del Mando de Vigilancia y Seguridad Marítima, “está llevando a cabo actividades operativas en apoyo de la defensa de los intereses nacionales en aguas del Atlántico próximas a Canarias, para garantizar la libertad de navegación y el acceso a las zonas de prospección petrolífera, debidamente autorizadas por el Gobierno de la Nación”.

“La defensa de los intereses vitales y estratégicos de España es un objetivo primordial de la Seguridad Nacional, y la libertad de explotación de los recursos energéticos disponibles debe considerarse en ese ámbito. Las operaciones que se están llevando a cabo, dentro del marco legal que establece la normativa vigente, disponen de las necesarias Reglas de Enfrentamiento aprobadas oportunamente por la cadena de mando operativo, para regular el uso de la fuerza en caso necesario frente a posibles amenazas a la libre navegación y operaciones del “Rowan Renaissance” en las zonas autorizadas”, concluye el comunicado.

Foto: Mando Naval de Canarias

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Estamos acostumbrados a ver en el puerto de Las Palmas barcos espectaculares dedicado a la industria “off shore” y no por ello nos deja de llamar la atención, como sucede en este caso: “Stena Drill Max”, un buque dotado de una torre de perforación y un avanzado sistema de posicionamiento dinámico, que le permite operar en profundidades de tres mil metros de agua y 10.700 metros de profundidad máxima de perforación.

La industria “off shore” se ha desarrollado mucho en los últimos años. La plataforma en forma de buque que vemos en la foto de Manuel V. Samper Díaz es producto de la colaboración de las primeras firmas a nivel mundial, no en vano su cliente, el grupo Stena, también es un líder suficientemente reconocido. Está capacitado para operar en áreas consideradas difíciles como el Mar de Barents, a temperaturas de 20º grados bajo cero.

Se trata del primero de una serie de cuatro buques gemelos construidos en el astillero Samsung Heavy Industries en su factoría de Goeje. Desplaza 97.000 toneladas en un casco de 228 m de eslora y 42 m de manga y está propulsado por seis motores Wärtsila de 16 cilindros y 7.290 kw de potencia cada uno. A proa instala un helipuerto y en este caso está abanderado en el Reino Unido y clasificado por Det Norske Veritas (DNV). Puede alojar a una tripulación de 180 personas, con el confort y los estándares de la normativa “off shore” noruega. Código IMO 9364942.

El buque plataforma “Stena Drill Max”, atracado en el puerto de Las Palmas

Foto: Manuel V. Samper Díaz