Juan Carlos Díaz Lorenzo

Siempre hemos sentido un gran aprecio y respeto por los maquinistas navales, que son quienes hacen posible no sólo la propulsión de los buques, sino el funcionamiento de otros muchos equipos vitales para que la vida a bordo sea normal. Porque si necesarios son los oficiales de puente para la navegación, maniobra, estiba… y con ellos los contramaestres y marineros, no lo son menos los oficiales de máquinas y quienes forman parte de dicho departamento (engrasadores, calderetas, mecánicos…), que requiere de una gran especialización en motores, calderas, combustibles, acoples, reductoras, ejes de cola, aire acondicionado, talleres, repuestos y un largo etcétera.  

Siempre nos ha gustado, cada vez que ha sido posible, bajar a la sala de máquinas de un barco y conversar con su gente, de quienes hemos aprendido cosas interesantes. Es un mundo diferente, tan lejano y tan cercano al mismo tiempo. En cada arrancada de motores se hace de nuevo el “milagro” de la propulsión mecánica y aunque afuera veamos una densa humareda negra como la que acompaña, la profesionalidad hecha virtud de un grupo de hombres y mujeres que aman a su profesión hace posible cada día, entre unos y otros, todos en definitiva a bordo, que los barcos se muevan y nos hagan la vida más agradable.

Una densa humareda sale de la chimenea del ferry “Volcán de Tamadaba”

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

UECC ha contratado con el astillero Kawasaki Heavy Industries la construcción de dos buques para el transporte de vehículos propulsados por gas natural licuado, además de fuel-oil y gasoil marino, informa la compañía naviera formada por Nippon Yusen Kabushiki y Wallenius Line. Siguiendo la moda imperante, los nuevos buques serán construidos en el astillero NACKS, en Nangtong (China), en el que trabajan conjuntamente Kawasaki y China Ocean Shuipping Co.

Serán buques de 181 m de eslora total, 30 m de manga y 10 cubiertas con capacidad para 3.800 coches de tipo estándar. En realidad se trata de un modelo PCTC (pure car truck carrier), por lo que también podrá utilizarse para el transporte de camiones y carga pesada manejada con cabezas tractoras tipo mafi. Las entregas están previstas para mediados de 2016 y serán en su día los primeros del mundo con este tipo de propulsión.

Así será la estampa marinera de los nuevos “car carrier” de UECC

Foto: UECC

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La industria de los cruceros marítimos tiene un nuevo protagonista que pone en entredicho la plena fiabilidad de estos buques cuando ocurre una incidencia de importancia. Es el caso del megacrucero “Carnival Trimpuh”, en el que se declaró un incendio en la sala de máquinas y lo dejó a la deriva con 3.143 pasajeros a bordo y poco más de un millar de tripulantes –en total, 4.229 personas–, en un clásico crucero por aguas del Caribe.

La situación está controlada y el buque está próximo a llegar remolcado al puerto de Mobile (Alabama). El 10 de febrero, cuando navegaba por aguas del Golfo de México frente a la península de Yucatán, se produjo un incendio que afectó parcialmente al suministro de energía eléctrica. Los pasajeros han contado a sus familiares y amigos que los sanitarios están saturados, al aire acondicionado no funciona, escasea el agua potable y la comida y las aguas residuales han inundado pasillos y cabinas.

Esta vez la noticia tiene como protagonista al buque “Carnival Triumph”

La compañía Carnival, propietaria del buque y una de las más poderosas del sector, compensará a cada pasajero con 500 dólares, además de la devolución del importe del billete, la entrega de un bono para un crucero de precio similar y el pago de los gastos ocasionados a bordo, a excepción de las compras hechas en las tiendas de regalos y las apuestas en el casino. Los directivos han insistido en pedir disculpas a los afectados y tratan de agilizar los trámites al máximo para que los pasajeros regresen a sus domicilios sin mayor novedad, que no ha sido poca.

El remolque del buque se vio retrasado por el mal tiempo reinante en el golfo de México y la pérdida momentánea del remolque. Algunos medios de prestigio han publicado noticias sensacionalistas del siguiente tenor: “El crucero se quedó sin electricidad después de un incendio, con lo que más de 4.000 pasajeros y miembros de la tripulación quedaron bloqueados, sin apenas comida y obligados a hacer sus necesidades en bolsas de plástico (…). Gran parte de los pasajeros lanzan desde la cubierta mensajes en los que piden socorro”.

Foto: Scott L

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía naviera estadounidense Tote Maritime y General Dynamics Nassco han firmado un acuerdo por el que este astillero de San Diego (EE.UU.) construirá dos buques  portacontenedores de 3.100 TEU cada uno, que serán entregados a finales de 2015 y comienzos de  2016. Está previsto que operen entre Florida y Puerto Rico, al amparo de la legislación norteamericana de reserva del cabotaje (Jones Act).

Se trata del primer encargo de este tipo de buques propulsados por gas natural licuado (LNG) y marca un punto decisivo en el desarrollo del LNG como combustible marino. El interés por el empleo del LNG  está aumentando en Estados Unidos, tras la decisión de convertir las aguas territoriales de Norteamérica en una zona de control de emisiones (ECA) y el precio relativamente bajo del LNG, comparado con las alternativas tradicionales basadas en el crudo.

Los nuevos buques de Tote serán los primeros de su clase en usar LNG

Estos dos buques serán proyectados sobre la base de un acuerdo con Daewoo Ship Engineering Co., filial del astillero surcoreano Daewoo. Contarán con tanques de combustible del tipo C en la popa del buque, usarán el sistema de abastecimiento de combustible de Daewoo, y tendrán un único motor MAN diesel de inyección directa, fabricado bajo licencia en Corea del Sur. Los motores auxiliares también podrán utilizar LNG o gasoil. Tote también ha informado de que los buques contarán con un sistema de tratamiento de aguas de lastre, a pesar de la incertidumbre sobre la normativa que aprobará el servicio de guardacostas de EE.UU.

MAN Diesel ha afirmado que este encargo marca un punto decisivo en el mercado de buques mercantes propulsados por gas, y que será un catalizador para desbloquear la situación en la que se encuentran los puertos, incapaces de comprometerse a crear puntos de abastecimiento de gas para buques, y los armadores, reacios a encargar este tipo de buques sin contar con la infraestructura necesaria.

Foto: Tote Maritime