Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los medios marítimos portugueses se hacen eco de la noticia del arresto en los últimos días de tres buques de la compañía Classic International Cruises (CIC), debido a dificultades financieras. El cierre de la línea de crédito por parte del banco Montépido Geral ha precipitado los acontecimientos. De todos modos, los problemas económicos de la empresa no son nuevos.

Los buques “Princess Danae” y “Athena” están amarrados en Marsella y el buque “Arion” en Kotor (Montenegro). El buque “Princess Daphne” está fletado a una compañía alemana. El buque “Funchal” está inactivo en Lisboa desde hace varios meses, pendiente de una reforma de sus instalaciones. CIC está negociando un acuerdo con el banco para el pago de los salarios atrasados de sus tripulantes y su repatriación.

El buque “Princess Daphne” estuvo hace poco en Tenerife

Fundada por el armador George P. Potamianos, establecido en Portugal, el reciente fallecimiento de éste ha hecho que la gestión de Classic International Cruises pase a manos de sus hijos, en una época de dificultades económicas, que ahora se han agravado con la decisión del citado banco. La programación ha sido cancelada, los pasajeros devueltos a sus sitios de origen y los barcos amarrados.