Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con el solemne arriado de la Bandera y su entrega al almirante del Arsenal de Ferrol, vicealmirante Juan Garat Caramé, para su custodia, el pasado viernes se celebró la ceremonia naval de baja del portaaviones “Príncipe de Asturias” de la Lista Oficial de Buques de la Armada. Se ha puesto así punto y final a su destacada hoja de servicio, a la que llegado antes de tiempo debido a los efectos de la crisis, que está teniendo un considerable impacto en las disponibilidades de la Armada.

El acto estuvo presidido por el almirante jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA), almirante general Jaime Muñoz-Delgado, en presencia de otras relevantes autoridades de la Armada española –entre ellos varios de sus comandantes– e invitados civiles. No es una ceremonia alegre –nunca lo es la baja de un buque– y menos en este caso, dado que se trata de un barco emblemático, que ha llenado un capítulo muy relevante en la historia de la Armada española desde su puesta en servicio en 1988.

Autoridades e invitados desembarcan por última vez del emblemático buque

Costado de estribor del portaaviones “Príncipe de Asturias” (R-11)

El emblemático buque ha tenido casi 25 años de vida operativa

El buque se encuentra desde el pasado 8 de febrero atracado en Ferrol, donde se ha procedido al programa de desarme. El relevo lo ha tomado el buque LHD “Juan Carlos I” que, entre otras características, también tiene capacidades aeronavales. En casi 25 años de existencia, el portaaviones “Príncipe de Asturias” ha estado presente en diversos escenarios operativos internacionales y ha navegado unas 200.000 millas.

En los últimos días se ha conocido la noticia de que el buque puede tener un comprador: la Marina de Angola, en un lote en el que entrarían otros barcos que han causado baja en la Armada española. Se sabe que hay una consulta formal por parte del país africano, habida cuenta de su creciente importancia geoestratégica en la región como productor de petróleo en la frontera con el Congo. Un buque de este tipo sería un elemento disuasorio importante, pero tiene sus condicionantes.

Además de los plazos para la puesta a punto –de la que se ocuparía Navantia en Ferrol–, será preciso formar adecuadamente a los oficiales y clases angoleños para su adecuado manejo y eso lleva su tiempo. Y, además, el necesario apoyo logístico en tierra para garantizar la plena operatividad del singular buque, pues no es un buque cualquiera. Aspectos a los que se refirió el AJEMA en su intervención y cuya decisión final compete al Ministerio de Defensa. Si finalmente no hay acuerdo, le espera el desguace a precio de chatarra, que se ha fijado en un mínimo de medio millón de euros.

Fotos: vía almirante Gregorio Bueno Murga, ex comandante del portaaviones “Príncipe de Asturias”

 

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El periódico digital elconfidencialdigital.com informa que Angola compra el portaaviones “Príncipe de Asturias”, en lo que parece un acuerdo de última hora, cuando ya se había publicado la noticia del precio de la subasta del emblemático buque para desguace, cifrado en medio millón de euros. Angola es el último país que se ha interesado por el que fuera buque insignia de la Armada Española, después de que también lo hiciera Filipinas.

Oficialmente no hay confirmación, si bien el citado medio lo da por hecho de acuerdo a sus fuentes y en el acuerdo Navantia y el astillero de Ferrol será la encargada de reacondicionarlo para devolverlo al servicio activo. En el paquete, además, entrarían también los buques “Ízaro”, “Chilreu”, “Diana” y “Pizarro”. Los primeros contactos se establecieron en verano y parece que llegan a buen término. Angola, país productor de petróleo, no tiene problemas de financiación. 

Parece que el portaaviones “Príncipe de Asturias” tendrá una segunda vida

Foto: U.S. Navy

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En los medios internacionales especializados en Defensa ha trascendido la noticia del interés de la Marina de Guerra de Filipinas y de varios países árabes por el portaaviones español “Príncipe de Asturias”, que causó baja oficial en febrero pasado y se encuentra atracado en el arsenal de Ferrol, en expectativa de desguace.

Entre los interesados más recientes figura la Armada de Indonesia, que envió a una comisión técnica para inspeccionar el buque, aunque finalmente declinó su adquisición. Caso de llegar a un acuerdo, se ha planteado la posibilidad de que la puesta a punto del buque se haga en las instalaciones de Navantia.

El portaaviones español llama la atención de potenciales clientes internacionales

Foto: U.S. Army

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, acompañado por el ministro de Defensa, el jefe del Estado Mayor de la Armada y otras autoridades militares ha presidido hoy en la base naval de Rota la ceremonia oficial de despedida del portaaviones “Príncipe de Asturias”, después de 25 años de servicio, informa la Armada Española.

A su llegada, después de ser recibido por las autoridades, Felipe de Borbón asistió a una conferencia sobre la historia del portaaviones y desde el puente de mando presenció una demostración aeronaval, en la que cuatro aviones Harrier AV8 pertenecientes a la 9ª Escuadrilla de la Flotilla de Aeronaves de la Armada realizaron una pasada sobre el buque, finalizando con la toma y despegue en cubierta.

La parada naval finalizó con un desfile aéreo compuesto de tres helicópteros AB 212 de la 3ª Escuadrilla, tres helicópteros Seaking SH3D de la 5ª Escuadrilla, tres helicópteros ‘HUGES 500’ de la 3ª escuadrilla y tres aviones Harrier. Finalizada la demostración aeronaval, Felipe de Borbón cerró con su firma el Libro de Honor del buque, en el que embarcó por primera vez en 1989 siendo alférez de fragata. El Príncipe de Asturias desembarcó pilotando un helicóptero SH-60 de la 10ª Escuadrilla de Aeronaves, en la que ha sido la última operación de vuelo del portaaviones, que continuará su periplo hasta Ferrol, donde concluirá su vida operativa.

Felipe de Borbón, en el puente de mando del buque “Príncipe de Asturias”

Felipe de Borbón estampa su firma en el Libro de Honor que cierra la historia del buque

Fotos: Armada Española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Para el próximo miércoles, 6 de febrero, está prevista la ceremonia naval de despedida del portaaviones “Príncipe de Asturias” (R-11) en la Base Naval de Rota, en un acto que contará con la presencia de SAR Felipe de Borbón. Después, el buque hará viaje al Arsenal Militar de Ferrol, donde rendirá su última singladura después de 25 años de vida marinera para proceder a su desarme y posterior desguace.

La baja del que se ha sido buque insignia de la Armada española estaba anunciada desde mediados del año pasado, cuando los recortes presupuestarios del Ministerio de Defensa reflejaron su impacto en las cuentas del brazo naval. Una modernización prevista para 2005 se ha ido alargando en el tiempo y ello también se ha convertido en un inconveniente para mantenerlo plenamente operativo.

Estampa marinera del portaaviones “Príncipe de Asturias”

El desarme llevará un tiempo, antes de que salga a subasta para desguace. Parte del armamento ya ha sido desmontado y todo lo que existe a bordo está inventariado, susceptible de que hay elementos y piezas que pueden ser utilizados en otros buques de la Armada. Al capitán de navío Alfredo Rodríguez Fariñas le corresponde cerrar la lista de comandantes del singular buque, de los cuales varios de ellos son actuales almirantes.

El sustituto del “Dédalo” fue autorizado el 29 de junio de 1977 y su construcción comenzó el 8 de octubre de 1979 en el astillero de la Empresa Nacional Bazán, en Ferrol. El 22 de mayo de 1982 se procedió a su botadura y seis años después causó alta en la Lista Oficial de Buques de la Armada. Es un buque de 17.188 toneladas a plena carga en un casco de 195,90 m de eslora total, 24,30 m de manga y 9,40 m de calado, propulsado por un sistema COGAG que le permite una velocidad máxima de 26 nudos.

Foto: Armada Española