Juan Carlos Díaz Lorenzo

En plena crisis en el conflicto marítimo con Japón por la soberanía de las islas Diayou, el Ministerio de Defensa de la República Popular de China anunció ayer la puesta en servicio del primer portaaviones de su historia. Se llama “Liao Ning” y señala el comienzo de una nueva etapa en la composición de las fuerzas geoestratégicas de la zona, lo que inquieta a sus vecinos.

El nuevo buque no lo es tanto. Construido en astilleros de Ucrania tiempos de la URSS, es el tercero de la clase Kuznetsov y en 1985 estaba a flote con el nombre de “Varyag”, aunque originalmente iba a llamarse “Riga”. Tras el desplome de la Unión Soviética, el casco quedó en poder de Ucrania y se hicieron intentos sin éxito para venderlo a los gobiernos de Rusia e India, por lo que en 1998 se vendió a China en 20 millones de dólares para su empleo como supuesto casino flotante y espacio lúdico.

El casco inacabado del “Varyag” atraviesa el estrecho del Bósforo

En octubre de 2001 atravesó el estrecho del Bósforo, después de superar los impedimentos de las autoridades de Turquía y fue remolcado por el Mediterráneo hasta el estrecho de Gibraltar y después por el Atlántico e Indico hasta llegar en marzo de 2002 al puerto de Dalian, donde se han acometido los trabajos de puesta a punto.

En lo que se refiere a su estructura, el buque estaba casi completo, pero era solo un casco a flote. Los chinos vieron la oportunidad y lejos de dedicarlo a dicho fin, lo han equipado convenientemente –motorización, electrónica, sistemas de comunicaciones, alerta y defensa, pista de vuelo para aviones y helicópteros- y después de nueve años de trabajos, el 10 de agosto de 2011 zarpó en su primer viaje de pruebas desde el puerto de Dalian.

El primer portaaviones chino ya está operativo

China cumple así su viejo anhelo de disponer de un portaaviones, buque de carácter estratégico del que carecía el gigante asiático, único miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Está equipado con armamento para la lucha antiaérea y antibuque, aunque la prensa oficial dice que su principal uso será la investigación y el entrenamiento de sus efectivos.

Es un buque de 67.500 toneladas de desplazamiento máximo y mide 300 m de eslora total -270 m en línea de flotación-, 73 m de manga máxima y 11 m de calado. Se había especulado con su nombre, hasta que la incógnita ha quedado resuelta. “Mao Zedong”, “Pekin” o “Mar Amarillo” fueron algunos de los propuestos, pero se ha informado que, según las normas del Ejército chino, los grandes buques han de llevar nombres de provincias del país.

El portaaviones “Liao Ning” se suma a otros países de la zona que también disponen de este tipo de buques, aunque de menores prestaciones. India tiene el buque “Viraat”, comprado al Reino Unido y con más de medio siglo de vida y Tailandia tiene el buque “Chakri Naruebet”, construido por la Empresa Nacional Bazán, en Ferrol, a cuyo acto de botadura tuvimos el honor de asistir.

Fotos: U.S. Naval War College y Reuters

Anuncios