Juan Carlos Díaz Lorenzo

A media mañana de hoy la plataforma petrolífera “West Eminence” quedó atracada de nuevo en el dique del Este, en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, después de algo más de tres horas de maniobra. Cuatro remolcadores de Boluda –“VB Canarias”, “VB Tenerife, “VB Risban” y “Boluda Garbi”– aseguraron la operación del artefacto autopropulsado hasta su atraque, donde dispone de unas defensas construidas especialmente. Después de su primer atraque el pasado 12 de septiembre, tuvo que volver a fondeo para solucionar unos aspectos técnicos y ahora comienza un periodo de reparaciones y puesta a punto para su retorno a la actividad off-shore.

La plataforma petrolífera “West Eminence” arribó el 26 de agosto al antepuerto tinerfeño. Al igual que la plataforma “West Taurus”, que llegó un día después, es propiedad de la compañía Seadrill Ltd. Abanderada en Panamá, registra 35.412 toneladas brutas y mide 83 m de eslora, 72 m de manga y 10 m de calado. Ha sido construida en el astillero Samsung Heavy Industries Co. Ltd., factoría de Koje (Corea del Sur) y entró en servicio en 2009. Es un modelo Moss Maritime CS-50 MkII, semisumergible, de última generación y puede perforar a una profundidad máxima de 9.000 m. Código IMO 8768438.

El catamarán “Bentago Express” adelanta a la plataforma “West Eminence”

Foto: imaxfotocanarias.com (facebook)

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de poco más de un año de estancia en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, ayer zarpó la plataforma petrolífera “GSF Arctic I”, a remolque del remolcador “Salvanguard”, camino de Aliaga (Turquía), donde será desguazada. En la maniobra de salida de la Dársena de Los Llanos participaron cuatro prácticos y varios remolcadores del servicio portuario, así como el remolcador “VB Balear”, que vino desde Las Palmas. Está previsto que el remolque llegue a su destino el próximo 15 de julio.

La plataforma “GSF Arctic I” llegó al puerto tinerfeño el 25 de mayo de 2014, a remolque del remolcador “Sean Bear”, procedente de Las Palmas de Gran Canaria, en cuya bahía había permanecido fondeada por espacio de algo más de un año, cuando llegó procedente de Brasil después de haber concluido su trabajo. Permaneció varios días frente a Santa Cruz de Tenerife hasta que las condiciones de tiempo lo permitieron y el 3 de junio siguiente quedó atracada en la Dársena de Los Llanos. Durante este tiempo ha generado ingresos para la Autoridad Portuaria y poco más.

La plataforma “GSF Arctic”, a su llegada hace un año a Tenerife

Foto: Julio A. Rodríguez Hermosilla

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En estos días es noticia a nivel internacional la puesta a flote de una gigantesca estructura bautizada con el nombre de “Prelude”, que ha sido construida en el astillero Daewoo, en la factoría de Goeje (Corea de Sur) y ostenta del récord de ser la mayor del mundo en su clase. Se llama “Prelude” y se trata de una plataforma flotante que permitirá la extracción y tratamiento de gas natural licuado.

El proyecto ha sido desarrollado por Royal Dutch Shell y el propio astillero surcoreano, en una inversión astronómica: unos 12.000 millones de dólares. La plataforma mide 488 m de eslora y 74 m de manga y se le calcula un peso muerto de unas 600.000 toneladas. Cuando esté operativa, en 2017, permitirá la extracción equivalente a 110.000 barriles de gas diarios y a sus costados podrán abarloarse buques metaneros para la carga y transporte.

Este será el aspecto final de la plataforma “Prelude”, construida por encargo de Shell

La plataforma ha flotado por primera vez apenas un año después del corte de aceros. El proyecto es de una gran complejidad tanto por sus dimensiones críticas como por la cantidad de aspectos técnicos a tener en cuenta. Si la nueva “Prelude” tiene el éxito que se espera, ha nacido una nueva forma para explotar en mejores términos de costes operativos y condiciones técnicas los yacimientos de gas natural alejados de la costa.

Tras su puesta a flote, cuyas imágenes han dado la vuelta al mundo, se procederá a su remolque al astillero Samsung Heavy Industries, donde se procederá a la instalación de la torre perforadora y otros equipos. Está previsto que la plataforma comience su vida operativa a unos 475 kilómetros al noreste de Broome (Australia) y por espacio de 25 años. La ingeniería ha tenido en cuenta su plena operatividad incluso en condiciones meteorológicas adversas.

Foto: Royal Dutch Shell 

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Estamos acostumbrados a ver en el puerto de Las Palmas barcos espectaculares dedicado a la industria “off shore” y no por ello nos deja de llamar la atención, como sucede en este caso: “Stena Drill Max”, un buque dotado de una torre de perforación y un avanzado sistema de posicionamiento dinámico, que le permite operar en profundidades de tres mil metros de agua y 10.700 metros de profundidad máxima de perforación.

La industria “off shore” se ha desarrollado mucho en los últimos años. La plataforma en forma de buque que vemos en la foto de Manuel V. Samper Díaz es producto de la colaboración de las primeras firmas a nivel mundial, no en vano su cliente, el grupo Stena, también es un líder suficientemente reconocido. Está capacitado para operar en áreas consideradas difíciles como el Mar de Barents, a temperaturas de 20º grados bajo cero.

Se trata del primero de una serie de cuatro buques gemelos construidos en el astillero Samsung Heavy Industries en su factoría de Goeje. Desplaza 97.000 toneladas en un casco de 228 m de eslora y 42 m de manga y está propulsado por seis motores Wärtsila de 16 cilindros y 7.290 kw de potencia cada uno. A proa instala un helipuerto y en este caso está abanderado en el Reino Unido y clasificado por Det Norske Veritas (DNV). Puede alojar a una tripulación de 180 personas, con el confort y los estándares de la normativa “off shore” noruega. Código IMO 9364942.

El buque plataforma “Stena Drill Max”, atracado en el puerto de Las Palmas

Foto: Manuel V. Samper Díaz