Juan Carlos Díaz Lorenzo

Balearia opera desde el pasado 27 de diciembre en la línea entre Ibiza y Formentera con el ferry “Posidonia”, para el que ha programado ocho servicios diarios y unos precios un 25 % más económicos en relación a la política tarifaria anterior. De suerte que un billete ida y vuelta no residencia sale 35 euros; 17,5 euros para residentes y 3,85 euros para residentes en Formentera. La compañía tiene una oferta de lanzamiento para cuatro pasajeros y coche, ida y vuelta en el mismo día, en la que el vehículo paga cinco euros.

La razón de los precios más baratos reside en que este buque toma el relevo del fast-ferry “Nixe” -mayor consumo de combustible-  y del peculiar ferry “Arlequín Rojo”, de dos proas, ambos retirados del servicio. Los servicios están programados de modo que permitan el enlace con las salidas y llegadas de los ferries de la compañía que enlazan Ibiza con Mallorca y la Península.

Estampa marinera del ferry “Posidonia”, nueva adquisición de Balearia

El “nuevo” barco tiene 32 años de vida marinera y ha sido comprado a la compañía italiana TOREMAR, en la que navegaba con el nombre de “Planasia”. De 984 toneladas brutas, mide 71,13 m de eslora total y está propulsado por dos motores GMT y una velocidad de 16 nudos. Tiene capacidad para 728 pasajeros y 120 metros lineales para vehículos.

El nombre de “Posidonia” está relacionado con el compromiso de Balearia con el medio ambiente, la protección del mar y la biodiversidad, razón por la cual en su aspecto exterior ha sido pintado con colorines de motivos marinos. Lo más curioso es que la compañía dice que el barco se podrá utilizar como aula de formación en programas de educación ambiental, centro de difusión y “estación de investigación científica”.

Foto: Manuel Hernández Lafuente / MarineTraffic.com

Anuncios