Juan Carlos Díaz Lorenzo

El patrullero de altura “Infanta Cristina” (P-77) zarpó el pasado 18 de febrero de su base en el Arsenal militar de Cartagena, para incorporarse por tercera vez en su vida marinera a la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el océano Índico, integrado en la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR en sus siglas inglesas). El acto de despedida estuvo presidido por el Almirante de la Flota, Santiago Bolíbar, informa la Armada española. 

Su misión principal será la escolta y protección de los buques del Programa Mundial de Alimentos (World Food Program-WFP) y de los barcos de la misión de la ONU para Somalia, así como apoyar el mantenimiento de la seguridad marítima internacional y contribuir a la lucha contra la piratería en aguas del Índico próximas a Somalia y Golfo de Adén. 

El patrullero de altura “Infanta Cristina”, a su salida del puerto de Cartagena

El patrullero –comandante, capitán de corbeta David Durán–, tomará parte en la operación “Atalanta” para reforzar el dispositivo marítimo en el periodo entre monzones, que es el de mayor riesgo de ataques. A bordo viaja una dotación de 106 personas, así como once infantes de marina pertenecientes al Tercio de Levante, con sede en Cartagena, que se encargarán de reforzar la seguridad y participar activamente en las operaciones de interdicción marítima. 

El citado buque pertenece a la Fuerza de Acción Marítima, que dirige el vicealmirante Salvador Delgado Moreno. Además de sus tres participaciones en la operación “Atalanta”, ha formado parte de la fuerza multinacional en la Guerra del Golfo Pérsico y en el embargo en el Mar Rojo, así como en anteriores agrupaciones navales como la operación ‘Libre Hidalgo’ en aguas del Líbano. 

Sus principales misiones incluyen la vigilancia y protección de los intereses marítimos nacionales, el apoyo a nuestra flota pesquera, la lucha contra la contaminación marítima, la detección y seguimiento de posibles actividades de inmigración ilegal y la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.

Foto: Armada española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de cuatro meses fuera de su base, esta mañana atracó en el Arsenal Militar de Cartagena el patrullero de altura “Infanta Elena” (P-76), tras concluir su participación en la Operación “Atalanta” en aguas del océano Indico, donde ha intervenido en la lucha contra la piratería que se produce en aquella zona.

Durante 88 días el buque permaneció integrado en la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR), en los que realizó cinco escoltas a buques del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, 32 registros a buques y embarcaciones de distintos tipos y 46 inspecciones visuales a corta distancia, informa la Armada española.

La campaña del patrullero “Infanta Elena” ha durado cuatro meses

Su actuación más destacada fue la liberación del pesquero “Nimesha Duwa”, de Sri Lankza, con seis pescadores a bordo, que llevaba seis meses secuestrado y era utilizado como buque nodriza para ataques piratas en el canal de Mozambique. También ha prestado ayuda a un grupo de pescadores somalíes que se encontraban a la deriva, procediendo a su reparación y facilitándoles alimentos, agua y asistencia médica. En los puertos que ha visitado en las costas del Índico ha colaborado con las agencias gubernamentales locales en adiestramiento en tareas relativas a la seguridad marítima.

Esta es la segunda vez que el patrullero de altura “Infanta Elena” participa en la Operación Atalanta. De febrero a junio de 2011 estuvo desplegado en la zona, lo que coincidió con un período entre monzones en el que las buenas condiciones meteorológicas aumentan el riesgo de ataques piratas a la comunidad marítima.

Foto: Armada española