Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Numancia”, integrada en la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el océano Índico, ha realizado durante dos días una intensa búsqueda de supervivientes del buque mercante “Albedo”, hundido frente a las costas de Somalia, informa la Armada española. El citado buque, uno de los pocos barcos que quedaba aún en poder de los piratas, fue secuestrado el 25 de noviembre de 2010 cuando se dirigía al puerto de Mombasa (Kenia).

La tripulación estaba compuesta por 23 personas de diferentes países -siete de Bangladesh, dos de India, uno de Irán, siete de Pakistán y seis de Sri Lanka- y en junio de 2011 se informó de la muerte de uno de los dos tripulantes indios y en julio de 2012, tras el pago de parte del rescate, fueron liberados los siete pakistaníes. Se desconoce si el resto de la dotación continuaba aún a bordo.

Estado en el que se encuentra el buque “Albedo”, tras su localización

El 5 de julio, la fragata española recibió la orden del mando de la EUNAVFOR de poner rumbo hacia el fondeadero del “Albedo”, debido a que el estado de la mar había empeorado sus condiciones de flotabilidad, dado el precario estado en que se encontraba por la falta de mantenimiento durante el largo período de cautiverio. Dos días después, se informó de que el mercante se había hundido debido a las duras condiciones meteorológicas reinantes en la costa este de Somalia.

A primera hora del día 8, el avión español P-3 de patrulla marítima confirmó en un vuelo de reconocimiento que el “Albedo” se había hundido y estaba posado en el fondo y con su puente de gobierno sobresaliendo del agua. A continuación, la fragata “Numancia”, que ya se encontraba en las proximidades, ordenó a su helicóptero embarcado comenzar la búsqueda de supervivientes.

Las unidades españolas se convirtieron así en las primeras fuerzas de EUNAVFOR en llegar a la zona del hundimiento, evaluar la situación y comenzar la búsqueda, de modo que el comandante de la fragata española fue nombrado comandante de la escena de acción, con la responsabilidad de coordinar la búsqueda y rescate en la zona.

Durante los día 8 y 9, la fragata “Numancia” realizó un gran esfuerzo de búsqueda. Se detectaron dos botes del buque “Albedo” varados en playas y una balsa salvavidas en las proximidades de la costa, pero sin rastro de supervivientes y, asimismo, se localizaron tres contenedores, posiblemente del buque siniestrado, varados en la playa.

Foto: Armada Española

 

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Nuestro colaborador David Pérez Rivero ha fotografiado en estos días en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria al buque “off shore” “Siem Hanne” rodeado en todo su contorno de una alambrada, a modo de primera defensa contra los asaltos de los piratas que en los últimos tiempos han proliferado en aguas del Golfo de Guinea. Como conocen nuestros lectores, allí se produce una importante actividad relacionada con la búsqueda y extracción de petróleo y eso atrae la atención de estos grupos insurgentes.

En los últimos tiempos, los índices de piratería en el Golfo de Guinea es tanto o más preocupante que en el cuerno de África, donde se mantiene la operación “Atalanta”. El descanso de los ataques a pesqueros en la costa de Somalia coincide en el tiempo con el importante aumento de los asaltos en el golfo de Guinea. España y la OTAN trabajan desde hace tiempo en soluciones para frenar este nuevo avance de piratería.  Mientras en Somalia los piratas no suelen tener entrenamiento militar, en el golfo de Guinea es común la presencia de ex mercenarios, curtidos en multitud de conflictos africanos.

La alambrara rodea todo el contorno del buque “Siem Hanne”

La alambrada en su recorrido por el borde de la amura de babor

Otra perspectiva de la alambrada en la sección de popa

Fotos: David Pérez Rivero