Juan Carlos Díaz Lorenzo

Las previsiones se han cumplido y esta tarde, a las 17,20 h y coincidiendo con la pleamar, se ha celebrado la botadura del segundo flotel que la petrolera mejicana Pemex construye en España. Se llama “Reforma Pemex” y ha resbalado por la grada de Astilleros Barreras después de que la madrina, la señora Ana Elena Suárez Zamora, hubiera cumplido con el ceremonial de su bautizo de mar. Antes de este acto se informó de que habrá otro flotel, en cuya construcción se podría empezar a trabajar en este mismo año.

Han transcurrido más de cuatro años desde la anterior botadura en el principal astillero de la ría de Vigo. Recordamos la precipitada entrega del buque “Volcán de Tinamar”, contratado por el grupo Naviera Armas, para evitar que se viera afectado por el concurso de acreedores, que ya ha sido resuelto. Ha sido un acto de puertas abiertas y en unas condiciones meteorológicas magníficas, lo que ha resaltado el espectáculo siempre emocionante del primer contacto con el agua de un buque de nueva construcción.

Puesto a flote, se procedió a la maniobra de atraque al muelle de armamento

La construcción de este buque (offshore accommodation vessel, en su terminología en inglés) es consecuencia de la entrada del gigante mejicano en el capital social de Astilleros Barreras. En enero de 2014 se hizo público el contrato, después de una larga y tensa espera jalonada de incertidumbre. Un mes después comenzó el corte de chapa y su entrega está prevista para julio de 2016. Comienza ahora el periodo de armamento a flote y diversas pruebas, con lo que quedan todavía diez meses de trabajo.

El flotel para Pemex es el segundo que construye el astillero Barreras. En marzo de 2011 procedió a la entrega del buque “Edda Fides”, contratado por el grupo noruego  Østensjø Rederi. Mientras que el proyecto del anterior fue desarrollado por la firma de ingeniería Vik-Sandvik, los contratados por Pemex son de proyecto español. Mide 131 m de eslora y 27 m de manga y podrá alojar a 608 pasajeros y 91 tripulantes. En el sector se rumorea que este buque y el que ya está a flote en Ferrol acabarán en manos del grupo noruego Volstad.

Foto: Astilleros Barreras

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hay expectación en los medios navales de Vigo ante la botadura, el próximo martes, del segundo flotel que la petrolera mejicana Pemex ha contratado en astilleros españoles. En algunos medios gallegos se insiste en que se trata de un hecho testimonial, al margen del hito en la construcción del buque, en el sentido –como ya hemos informado en esta misma sección– de que el destinatario final de este buque y del que fue botado hace casi un mes en el astillero de Navantia en Ferrol, están vendidos o a punto de serlo a la empresa noruega Volstad, en una operación estimada en 130 millones de euros. La pregunta es, puesto que Pemex tiene la mayoría del astillero vigués, ¿qué pasará con Barreras?

Parece que Pemex no tiene interés en disponer de los nuevos floteles –buques de acomodación para la industria off shore–, por lo que en su política de desinversiones parece que ha encontrado comprador para ambos buques, que por ahora tienen los nombres de “Orgullo Petrolero” y “Reforma Pemex”. El contrato fue adjudicado en enero de 2014, después de un periodo de tiras y aflojas en el que más de una vez se vio el peligro de que no llevara a cabo. Lo que se dice en el sector es que ambos buques serán entregados en julio de 2016 a sus nuevos propietarios. Técnicos noruegos han estado en Ferrol y Vigo en las últimas semanas y todo hace pensar que así será.

Este es el aspecto del flotel “Reforma Pemex”, días antes de su botadura

Foto: Miguel Tárrago

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Esta tarde, a las 16,10 h, coincidiendo con la pleamar en la ría de Ferrol, se ha procedido a la botadura del flotel contratado por la compañía petrolera mejicana Pemex, informa Navantia. Tiene un nombre llamativo: “Orgullo Petrolero”. Se trata de un episodio de cierta relevancia en la historia de la construcción naval en la comarca ferrolana, pues han transcurrido tres años desde la última botadura y tres décadas desde la última construcción mercante, que fue el “bulkcarrier” “Castillo de La Luz”, contratado por la Empresa Nacional Elcano.

El contrato para la construcción de este buque de acomodación –de ahí la expresión flotel– fue firmado el 5 de marzo de 2014 con la sociedad PMI Norteamérica S.A. de C.V., después de un largo proceso envuelto en la polémica con los políticos gallegos de por medio, como se puede consultar en la hemeroteca. El 22 de mayo siguiente se procedió el corte de la primera chapa y el 30 de octubre se puso en grada el primer bloque de su quilla. La entrega está prevista para el 16 de julio de 2016.

En el momento de la botadura, el grado de avance del buque ronda el 65%. Lo cual “es digno de mención”, dice Navantia, “que se adelante en dos meses a la fecha de contrato”. A partir de ahora los trabajos se centrarán en terminar la instalación de tubería, cableado de sistemas y habilitación, así como en la puesta en marcha de los sistemas de generación de energía, propulsión, comunicaciones… y las pruebas de mar. Navantia considera “estratégico” el programa BAP (buque de apoyo a plataformas), por cuento representa su regreso al mercado civil, de ahí que cumplir bien es un objetivo irrenunciable.

El buque flotel contratado por Pemex, en el momento de deslizarse por la grada

La construcción del flotel supone un millón de horas de trabajo, además de 130.000 horas de ingeniería,  lo que se traduce en una carga de trabajo de treinta meses. El buque mide 131,20 m de eslora y 27 m de manga y se la calcula un peso muerto de siete mil toneladas. La madrina de la botadura es la señora Victoria Eugenia Aguiar Meugniot y entre los asistentes se encuentran el presidente del Consejo de PMI Norteamérica S.A., José Manuel Carrera Panizzo y el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta.

El BAP o flotel es un buque polivalente y tecnológicamente avanzado, con capacidad para alojar durante largos períodos de tiempo a unos 700 trabajadores de las plataformas petrolíferas. El buque, caracterizado por su capacidad de posicionamiento dinámico DP3 tiene, como misión principal, ofrecer un máximo confort en alta mar, por lo que dispone de camarotes, salas de ocio y esparcimiento que permiten asegurar ese alto nivel de habitabilidad requerido. Además, dispone de una pasarela telescópica para permitir el paso de personal del flotel a las plataformas a las que sirve de apoyo.

Además del flotel para Pemex, los astilleros de Navantia en la ría de Ferrol trabajan en la construcción de un BAM para la Armada Española y fabricarán todos los bloques de cada una de las proas de los cuatro petroleros “suez-max” que serán construidos y ensamblados en Puerto Real.

En la factoría de Fene se está trabajando en la eólica off-shore, con los contratos ya en vigor de las “jackets” para el parque Wikinger de Iberdrola y las plataformas para Statoil. Asimismo se trabaja en el diseño de un buque anfibio tipo “Juan Carlos I” para Turquía. El pasado 7 de agosto presentó oferta para construir dos buques AOR tipo “Cantabria” para la Royal Australian Navy. Caso de ganar el concurso, el astillero de Ferrol tendrá un destacado protagonismo en el proceso de construcción.

Foto: Navantia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El flotel que construye Navantia en Ferrol para Pemex será botado el próximo 28 de agosto, informa el astillero público. Lo hará con el 66% de la obra ejecutada y a partir de ese momento completará el resto en el muelle de armamento, hasta el comienzo de las pruebas de mar. Mientras, el segundo flotel, que construye Barreras en Vigo, tiene prevista su botadura para el 29 de septiembre.

Según ha trascendido, Pemex, inmersa en un programa de desinversión, negocia con la compañía noruega Volstad venderle ambos buques, de modo que cuando sean entregados –mediados de 2016- ya estén en posesión de su posible compradora. Ambos buques fueron contratados por PMI, filial de Pemex, en enero de 2014, en 130 millones de euros cada uno. Son buques similares al “Edda Fides”, construido en Barreras.

El flotel que se construye en Ferrol será botado el 28 de agosto

Foto: Navantia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El presidente de Astilleros Barreras, José García Costas, ha desmentido que el astillero esté en venta, después de que “La Voz de Galicia” haya publicado que el grupo chino-angoleño China Sonangol, presidido por el “enigmático magnate” Sam Pa, tenga interés por hacerse con la principal factoría naval de la ría de Vigo. La petrolera mejicana Pemex tiene el 51% de la sociedad, mientras que el propio García Costas controla un 24,5% e igual porcentaje la sociedad pesquera Albacora.

Sin embargo, hay rumores de que Pemex estaría interesada en salir del capital social de Astilleros Barreras y, de hecho, se reconoce que han habido contactos. En estos momentos tiene en avanzado estado de construcción un buque flotel, que será botado en septiembre próximo y que, al igual que el que se construye en Ferrol, está en venta. China Sonangol adquirió en mayo pasado el 33% de Metalships & Docks, en Vigo y Rodman Lusitania (Portugal), que ahora ha ampliado al 66% y, por lo publicado, el compromiso está en alcanzar el 80%, quedando el resto en manos de la empresa familiar que preside Manuel Rodríguez.

Astilleros Barreras sigue controlada por Pemex, que tiene el 51% del capital social

Parece, no obstante, que el interés de Sam Pa es hacerse con el cien por cien del capital sociedad del Grupo Rodman, en una operación que podría rondar los cien millones de euros. En septiembre de 2014, China Sonangol firmó con esta empresa un contrato para 50 barcos de porte menor: 40 lanchas patrulleras tipo R-33 XI y diez catamaranes con capacidad para 350 pasajeros. El importe del pedido se estima en unos 25 millones de euros. Posteriormente, China Sonangol firmó otro pedido de 40 embarcaciones con Rodman Polyships, dedicada a la fabricación en poliéster.

Foto: Dylanmonch Vigo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El astillero Hijos de J. Barreras comenzó hoy la construcción del primer buque flotel encargado por la petrolera mexicana Pemex, con un acto simbólico que estuvo presidido por el titular de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en el que se procedió al primer corte de chapa, informa la citada factoría naval. Se confirma la vuelta a la actividad tras la entrega en 2011 de los ferries gemelos “Volcán del Teide” y “Volcán de Tinamar”, contratados por Naviera Armas. El 16 de diciembre de 2013 se materializó la entrada en el accionariado del grupo mexicano Pemex, a través de su filial PMI.  

El acto contó, asimismo, con la asistencia del conselleiro de Economía e Industria de la Xunta de Galicia, Francisco Conde; directivos de Pemex y de su filial PMI, así como diversas autoridades locales y regionales. El presidente del astillero, José García Costas, agradeció expresamente el apoyo recibido de la Xunta y del Gobierno central durante las negociaciones mantenidas en los últimos dos años con la dirección de la petrolera mexicana y los responsables del gobierno mejicano.

El presidente de la Xunta y otras autoridades y directivos, en el acto oficial

Se trata del cuarto buque de esta clase construido en el mundo y el segundo de la historia del astillero vigués, pues en 2011 procedió a la entrega del buque “Edda Fides”. El nuevo flotel tiene un plazo de construcción de 29 meses y según destaca Barreras, corresponde a un diseño propio. Sobre el proyecto mide 131 m de eslora y 27 m de manga. Tendrá camarotes para alojar a 608 pasajeros y 91 tripulantes. 

Estará equipado con sistema de propulsión diesel-eléctrico, pensado para proporcionar altos niveles de seguridad y operatividad, incluso en caso de avería. Lo componen dos propulsores azimutales de 2.700 kw cada uno, dos hélices transversales de 1.500 kw y un propulsor retráctil en proa de igual potencia. La energía eléctrica será suministrada por seis grupos generadores principales de 2.700 kw cada uno. 

Los dos floteles para Pemex señalan una nueva etapa para el sector naval

Como es característico de este tipo de buques, estará dotada de un sistema de posicionamiento dinámico nivel DP3, que le permitirá mantener con gran precisión una posición fija en el mar aún en condiciones meteorológicas adversas. Incluye también la instalación de dos grúas, cada una con una potencia de izada de 15 toneladas hasta una altura de 20 m. Dispondrá además de un helipuerto y una pasarela telescópica para la transferencia de personal entre el buque y la plataforma petrolífera. Dicha pasarela operará de forma automatizada, minimizando el efecto de los movimientos debido al estado de la mar o el viento. 

El buque cumplirá con los requisitos normativos de construcción naval más estrictos. En particular, todos aquellos relativos a la seguridad, niveles de confort a bordo y prevención de la polución.  Entre los espacios habilitados en su interior figuran vestuarios, dos lavanderías, talleres, sala de recepción y video, sala de conferencias, diversas salas de estar, oficinas, gimnasio, sauna, sala de recreo, tres salas de televisión (una de ellas con capacidad para 80 personas), dos salas de cine (con capacidad para 60 personas cada una), enfermería con seis camas, sala de consulta médica y sala de reconocimiento, cocina y gambuza de provisiones.

Fotos: Astilleros Barreras 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Ha sido una larga espera, aplazada en cinco ocasiones y hace unas horas llegó la confirmación oficial desde el otro lado del Atlántico, de que los dos buques floteles de Pemex serán construidos en los astilleros Barreras, en Vigo y Navantia, en Ferrol. Ambos presentaron su oferta bajo la marca PMI Norteamérica. Serán dos años de trabajo para un sector, el naval, que se encuentra atravesando una de las peores crisis de su historia. Unos quinientos trabajadores se verán beneficiados, lo que supone una quinta parte de la plantilla.

El contrato de cada buque está estimado en unos 300 millones de euros. Básicamente serán una repetición, con algunas mejoras y cambios, del buque “Edda Fides”, construido en el mencionado astillero de Vigo, que desde hace poco tiempo tiene a Pemex en su capital social, con el 51 % de las acciones. El precio ha sido fundamental, por lo que Navantia ha tenido que ajustar su oferta, pues era 50 millones de euros más cara que la del grupo mexicano Eyva, que es uno de los proveedores más destacados de Pemex. Ambos buques deberán estar entregados en julio de 2016. 

Silueta de los nuevos floteles de Pemex que serán construidos en Galicia

Los motores de los nuevos buques serán fabricados en Cartagena

Imagen: Navantia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La noticia es hoy primera página en los medios informativos de Galicia. Petróleos de México (Pemex) será el accionista mayoritario del astillero Hijos de J. Barreras, en Vigo, en el que se construirán dos “floteles” para la citada compañía, similares al buque “Edda Fides”. Hace dos días, el consejo de administración de la petrolera mejicana dio el visto bueno para adquirir el 51 % del capital social de la empresa naval española.

El desembarco de Pemex en el astillero Barreras se produce en un momento crítico para la empresa española. Desde hace algo más de un año está sin carga de trabajo y el último barco entregado fue el ferry “Volcán de Tinamar”, con el que ya hubo algunos problemas para terminarlo en plazos. Barreras no se ha conseguido los avales financieros necesarios para construir los dos “floteles” negociados por Pemex, por lo que la solución ha venido con esta fórmula que ha causado sorpresa.

Por lo publicado con anterioridad, al acuerdo para el contrato de Pemex contó con el apoyo de la Xunta de Galicia y, además de los dos floteles, se habló también de la construcción de un lote de remolcadores de apoyo a la industria “off shore” en el Golfo de Méjico. El próximo 6 de mayo está prevista la celebración de una junta extraordinaria de accionistas, en el que el punto principal del orden del día es la ampliación del capital social.

El flotel “Edda Fides”, único en el mundo, construido en Astilleros Barreras

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Navantia Ferrol y Barreras construirán dos floteles (hoteles flotantes) para la compañía mexicana Pemex. Ese es el resultado de las negociaciones llevadas a cabo en las últimas semanas y cuyo resultado se hizo público esta tarde en el palacio de Raxoi, en Santiago de Compostela, por el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo y el consejero delegado de Pemex Internacional, José Manuel Carrrera.

El monto del contrato asciende a unos 380 millones de dólares y supondrá una carga de trabajo de unos 30 meses para cada astillero y unos tres mil trabajadores entre los dos. El astillero de Vigo ya tiene experiencia en la construcción de este tipo de buques, caso del flotel  “Edda Fides”. Todo parece indicar, a juzgar por los datos conocidos hasta el momento, de que se trata de una repetición del citado proyecto.

El flotel “Edda Fides”, un hito en la historia de la construcción naval española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

“La Voz de Galicia” titula en grandes caracteres la noticia de que Petróleos Mexicanos (Pemex) construirá 14 buques remolcadores para el sector “off-shore”, siete de ellos en astilleros de Galicia y otros tantos en colaboración tecnológica en astilleros mejicanos. La noticia la ha facilitado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo. Se contempla, asimismo, la posible construcción de un “flotel” tipo “Edda Fides” para el alojamiento del personal de plataformas petrolíferas.

La inversión estimada es de 247 millones de euros y generará unos 2.500 empleos entre la actividad de astilleros y auxiliar, calculada en 2,6 millones de horas de trabajo. La carga de trabajo se la llevará la ría de Vigo, aunque el contrato marco incluirá también a los astilleros de la ría de Ferrol. Para ello es posible que parte del contrato se haga a través de la Armada de Méjico, tratando de salvar el escollo de que los astilleros ferrolanos sólo pueden construir buques militares.

Los astilleros especializados “of shore” se encuentran en Vigo