Juan Carlos Díaz Lorenzo

El foco mundial de la construcción naval está localizado en China. Sólo en los dos primeros meses de 2014, el total de pedidos de nuevos buques suma 18,1 millones de toneladas de peso muerto (TPM), de los que 15,9 millones corresponden a armadores extranjeros. El aumento porcentual se sitúa en un 259 % para el total y el 307 % para el segundo, según datos de la China National Association of Shipbuilding Industry (CANSI).

Mientras el sector en Europa se hunde y China compite cada vez más fuerte con Japón y Corea, los datos son elocuentes: a finales de febrero pasado, la cartera de pedidos de los astilleros chinos sumaban casi 145 millones de TPM, que es un 36 % más con respecto a igual periodo del año anterior. El tonelaje entregado fue de 4,1 millones de TPM. Los nuevos encargos aumentarán en un 11 % los resultados de explotación, para situarse en 4.900 millones de dólares.

El buque “Herbania”, la última incorporación “made in China” de una naviera española

Foto: Distribuidora Marítima Petrogás

Anuncios