Juan Carlos Díaz Lorenzo

Uno de los equipos operativos de la Unidad de Seguridad de Infantería de Marina de Canarias (USCAN) embarcó el pasado sábado en el patrullero de altura “Infanta Elena” para tomar parte en la iniciativa “Africa Partnership Station” (APS), informa el Mando Naval de Canarias. Se trata de un despliegue de algo más de dos meses por las costas de África Occidental y su regreso está previsto para primeros de mayo próximo.

El buque “Infanta Elena” se unirá a otras unidades de diferentes países operativas en la zona, en el ámbito de colaboración que el Ministerio de Defensa y la Armada vienen desarrollando dentro del Plan de Diplomacia de Defensa y la iniciativa “Africa Partnership Station”, así como actividades bilaterales con dichos países ribereños. Además del equipo operativo de seguridad, han embarcado un grupo de instructores formados por dos componentes de la USCAN y uno del Tercio del Norte de Infantería de Marina (Ferrol), con objeto de complementar las capacidades de cooperación y adiestramiento con los países participantes. 

Embarque de material a bordo del patrullero de altura “Infanta Elena”

Esta es la agrupación de la USCAN que participa en la APS

La iniciativa pretende incrementar la estabilidad y seguridad marítima en la zona del Golfo de Guinea, aumentando las capacidades operativas de las naciones de África Occidental mediante la realización de ejercicios de adiestramiento conjuntos. La misión del equipo operativo de seguridad de la USCAN, compuesto por once personas, consiste en proporcionar seguridad al propio buque así como la participación en los ejercicios programados dentro de la iniciativa “Africa Partnership Station”.

El primero de estos ejercicios es el denominado “Saharan Express”, cuyo objetivo es desarrollar las capacidades de las naciones africanas participantes en el control de sus propias aguas territoriales y zonas económicas exclusivas. En este ejercicio se prevé contar con la participación de unidades navales de Estados Unidos, Portugal, Reino Unido, Francia, Mauritania, Senegal y Cabo Verde.

En el segundo ejercicio, llamado “Obangame Express”, se realizarán operaciones de interdicción marítima, es decir, embargo y lucha contra el terrorismo, tráfico de materiales y armas de destrucción masiva. Está prevista la participación de unidades navales de EE.UU., Alemania, Francia, Italia, Turquía, Portugal, Bélgica, Brasil, Benin, Camerún, Guinea Ecuatorial, Gabón, Ghana, Nigeria, República del Congo y Santo Tomé y Príncipe.

Fotos: Mando Naval de Canarias

 

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de cuatro meses fuera de su base, esta mañana atracó en el Arsenal Militar de Cartagena el patrullero de altura “Infanta Elena” (P-76), tras concluir su participación en la Operación “Atalanta” en aguas del océano Indico, donde ha intervenido en la lucha contra la piratería que se produce en aquella zona.

Durante 88 días el buque permaneció integrado en la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR), en los que realizó cinco escoltas a buques del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, 32 registros a buques y embarcaciones de distintos tipos y 46 inspecciones visuales a corta distancia, informa la Armada española.

La campaña del patrullero “Infanta Elena” ha durado cuatro meses

Su actuación más destacada fue la liberación del pesquero “Nimesha Duwa”, de Sri Lankza, con seis pescadores a bordo, que llevaba seis meses secuestrado y era utilizado como buque nodriza para ataques piratas en el canal de Mozambique. También ha prestado ayuda a un grupo de pescadores somalíes que se encontraban a la deriva, procediendo a su reparación y facilitándoles alimentos, agua y asistencia médica. En los puertos que ha visitado en las costas del Índico ha colaborado con las agencias gubernamentales locales en adiestramiento en tareas relativas a la seguridad marítima.

Esta es la segunda vez que el patrullero de altura “Infanta Elena” participa en la Operación Atalanta. De febrero a junio de 2011 estuvo desplegado en la zona, lo que coincidió con un período entre monzones en el que las buenas condiciones meteorológicas aumentan el riesgo de ataques piratas a la comunidad marítima.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El almirante de la Flota, Santiago Bolibar Piñeiro, presidió en la mañana del pasado 22 de marzo el acto de despedida de la fragata “Reina Sofía” (F-84), que zarpó poco después de la Base Naval de Rota en viaje al Golfo de Adén, a donde llegará el 7 de abril, para integrarse en la “Operación Atalanta” en la lucha contra la piratería en el Océano Indico.

A su llegada al escenario designado relevará al AOR “Patiño” (A-14), que ejerce de buque de mando de la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR) desde diciembre de 2011 y coparticipará en las misiones asignadas en unión del patrullero de altura “Infanta Elena” (P-76), de mantener la seguridad en las aguas del Golfo de Adén y Somalia mediante la protección del tráfico mercante y los pesqueros que faenan en la zona.

A bordo de la fragata “Reina Sofía” viajan 225 personas pertenecientes a la propia dotación del buque, el equipo de protección de Infantería de Marina y la unidad aérea embarcada (UNAEMB), que aporta dos helicópteros SH 60B, unidades versátiles en la localización de las embarcaciones que ejercen la piratería.

A bordo de la fragata “Reina Sofía” se ha realizado el programa CAVIMAR, de mejora de las condiciones de habitabilidad y calidad de vida a bordo y durante los meses de enero y febrero de 2012 ha realizado una certificación orientada a su actual misión demostrando un adecuado nivel de adiestramiento, informa la Armada Española.

La fragata "Reina Sofía" (F-84) navega rumbo al Golfo de Adén