Juan Carlos Díaz Lorenzo

Entre los días 16 y 18 de abril el patrullero de altura “Infanta Elena” hizo escala en el puerto de Lagos (Nigeria), con el objeto de participar en las reuniones previas a los ejercicios “Obangame Express 14”, que se celebran en estos días entre aguas de Nigeria y Camerún, informa la Armada española. En los últimos tiempos se ha producido un aumento preocupante de la piratería en la zona, que es preciso combatir mediante la participación de fuerzas multinacionales y el adiestramiento adecuado de los países ribereños afectados. 

En estos ejercicios, organizados por la US Navy, participan una veintena de países africanos y occidentales, “tienen la intención de aumentar el adiestramiento de las unidades en procedimientos de interdicción marítima, abordajes y visita y registro de buques, así como ejercitar el mando multinacional, el intercambio de información y las relaciones entre los países del Golfo de Guinea con el fin de aumentar la seguridad marítima de la zona”. 

El comandante del patrullero “Infanta Elena” interviene en una de las reuniones previas

El planeamiento y el adiestramiento previo efectuado en tierra ha sido materializado en unos ejercicios seriados en la mar, entre los días 19 y 21 de este mes. A bordo del buque “Infanta Elena” ha embarcado un equipo de abordaje de la armada de Costa de Marfil, con la intención de aumentar su adiestramiento y preparación durante las operaciones de seguridad marítima. Durante los ejercicios, el citado equipo ha sido evaluado por los instructores de Infantería de Marina y, al mismo tiempo, el patrullero ”Infanta Elena” actuó como buque objetivo y recibió el abordaje de equipos de visita y registro de Togo y de Benin. 

Además de las reuniones necesarias para la coordinación de los ejercicios, durante la estancia en puerto del patrullero español, el equipo de instructores de Infantería de Marina participó en varios ejercicios de adiestramiento MIO y sanitarios. “La dotación adiestró además a un grupo de 17 marinos nigerianos en labores de contraincendios, mostrándoles el material con el que se cuenta a bordo y posteriormente se hizo un ejercicio de seguridad interior”, concluye el comunicado de la Armada.

Foto: Armada española

 

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El patrullero de altura “Infanta Elena” recaló entre los días 29 de marzo y 2 de abril en el puerto de Douala (Camerún), como parte del programa previsto durante su despliegue africano. El objetivo principal fue la cooperación y adiestramiento a la Marina de Camerún en materia de Seguridad Marítima, informa la Armada española. El buque se encuentra realizando un despliegue de dos meses y medio por la costa africana en el marco del plan de diplomacia de la Defensa y en la iniciativa “Africa Partnership Station” (APS).

Durante las jornadas de formación un equipo de la Marina de Camerún realizó a bordo del buque español un adiestramiento en técnicas de visita y registro y abordaje, con el objetivo de mejorar su capacidad de proporcionar seguridad marítima en las costas del país africano, ante el hecho de que la piratería ha empezado a ser un problema serio. Además, se ha ofrecido adiestramiento a bordo en el área de seguridad interior, contraincendios y control de averías.

Instrucción a bordo de militares cameruneses con armamento ligero

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Entre los días 16 y 19 de marzo, el patrullero de altura “Infanta Elena” recaló en el puerto de Mindelo (Cabo Verde) para una misión de cooperación, adiestramiento de guardacostas de este país y descanso de la dotación, durante su despliegue africano. A su llegada, el buque fue recibido por el vicecónsul honorario de España en la zona, Silvestre Évora, informa la Armada española. 

Durante el primer día en puerto la dotación del buque español proporcionó adiestramiento a bordo en las áreas de visita y registro y abordaje a seis miembros del Servicio de Guardacostas de Cabo Verde, “con objeto de capacitarles para desempeñar de forma independiente cometidos relacionados con la Seguridad Marítima del archipiélago. Asimismo se les mostró todo el material con el que cuenta el equipo de seguridad del patrullero e instruyó sobre conceptos teóricos del procedimiento de abordaje de buques y a continuación se realizó un ejercicio de “boarding cooperativo”. 

Los diversos ejercicios se efectuaron a bordo del patrullero “Infanta Elena”

Al día siguiente, personal del Servicio de Energía y Propulsión proporcionó a 17 militares de la Guardia Costera de Cabo Verde enseñanzas tanto teóricas como prácticas sobre el material de contraincendios y de los procedimientos empleados a la hora de atacar una incidencia a bordo. Para ello, se preparó un escenario donde pudieron aprender a utilizar todo tipo de medios. 

Al finalizar la parte teórico-práctica se realizó un ejercicio, simulando un incendio en un compartimento, mostrando la forma de actuar de la dotación, desde el oficial en la central de seguridad interior hasta el equipo de contraincendios apagando el fuego. Ese mismo día por la tarde, se realizó a bordo un ejercicio completo de abordaje por parte de los guardacostas caboverdianos. Un equipo de siete “fusileiros”, equivalentes a los Infantes de Marina, practicó su propio procedimiento en un escenario creado por el barco, en el que simulaba ser un pesquero transportando drogas. 

De este modo, los guardacostas tuvieron oportunidad de ampliar sus conocimientos profesionales, lo cual podrá permitirles un empleo más eficaz y seguro de sus medios. Para la dotación del patrullero “Infanta Elena”, este tipo de actividades “permitió también fomentar la confianza y el conocimiento mutuo entre las Fuerzas Navales Españolas y los Guardacostas de Cabo Verde. Finalmente, los miembros de Cabo Verde reconocieron la similitud entre los procedimientos empleados por ambos países y felicitaron al equipo del barco por la calidad del adiestramiento recibido”, concluye la información facilitada por la Armada española.

Foto: Armada española