Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un golpe de mar provocó la rotura de una ventana del crucero de turismo “Marco Polo” e hirió a varios pasajeros, uno de los cuales, de 85 años de edad, falleció después de que fuera evacuado por medio aéreos, informa la prensa británica. Otros 14 pasajeros resultaron heridos de diversa consideración. El suceso se produjo el pasado viernes cuando el mencionado buque regresaba a Tilbury, en medio de un fuerte temporal.

A bordo del veterano buque viajaban 735 pasajeros en un viaje fletado por el touroperador británico CMV, así como 349 tripulantes. Zarpó el 5 de enero en un crucero de 42 días de duración. Una ola gigante golpeó al barco después de que hubiera zarpado de las Azores y enfilaba la zona sur occidental del canal de la Mancha, en condiciones meteorológicas muy adversas. La viuda alabó el comportamiento de la tripulación, pero cuestionó el estado de mantenimiento del buque. 

El crucero de turismo “Marco Polo” es muy conocido en el mercado británico

Foto: José Javier Pérez Martín

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Una ola gigante que rompió contra el salón de proa del crucero chipriota Louis Majesty cuando navegaba en el Golfo de León, a unas 25 millas de la costa gerundense, causó dos muertos y 14 heridos, algunos de ellos de extrema gravedad y otros de menor consideración. El suceso se produjo a primera hora de la tarde de ayer, cuando el barco se dirigía al puerto de Génova, pero la gravedad del suceso obligó al capitán a tomar la decisión de dar la vuelta y entrar de arribada forzosa en el puerto de Barcelona, donde desembarcaron los heridos para su atención en el hospital Vall d’Hebron, de la Ciudad Condal.

Según se ha informado, la ola gigante -de unos seis metros- rompió contra los ventanales del salón de proa del buque, provocando la muerte de dos pasajeros, hombre y mujer, de 59 y 64 años de edad, respectivamente, mientras que la pasajera ingresada de extrema gravedad tiene la misma edad que la fallecida. A bordo viajan 1.348 pasajeros, que disfrutaban de un crucero cuya última etapa correspondía al viaje entre Cartagena y Barcelona, pero el capitán, ante el mal estado de la mar, tomó la decisión de suprimir dicha escala y continuar viaje a Génova.

El barco arribó a las 20,30 horas de ayer al puerto de Barcelona y procedió de inmediato a la atención hospitalaria de los heridos, así como el desembarco de los fallecidos y las reparaciones de la zona afectada por el golpe de mar. El juez encargado del caso ha ordenado una investigación y se estima que el buque permanecerá en puerto al menos dos semanas. Para su salida, además del permiso de la Autoridad Portuaria, necesitará también permiso judicial. El resto del viaje de placer, por razones obvias, ha sido cancelado y los pasajeros ilesos han regresado a sus puntos de origen por vía aérea o terrestre.

El crucero Louis Majesty estuvo en Santa Cruz de Tenerife, en su segunda escala, el 26 de febrero, ocasión en la que compartió atraque en el muelle sur con los cruceros Costa Serena e Island Escape. Se trata del barco más moderno de Louis Cruises Line, y fue adquirido a Norwegian Cruise Line e incorporado a su flota en noviembre de 2009. Es un buque de 40.876 toneladas brutas (GT) y 207 metros de eslora, construido en los astilleros Kvaerner Masa, en Turku (Finlandia) y puesto en servicio en julio de 1992 bautizado con el nombre de Royal Majesty. Código IMO 8814744. 

El crucero "Louis Majesty", en su reciente escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife

Foto: Antonio Sáez