Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde ayer se encuentra atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife el buque cablero italiano Teliri, encargado de las operaciones del tendido de un nuevo cable submarino de 1.400 kilómetros de longitud entre Candelaria (Tenerife) y Conil (Cádiz), cuyos trabajos finalizarán el próximo 6 de septiembre.  El nuevo cable pertenece a Telefónica y supone una inversión de 70 millones de euros.

El tendido figura incluido en el proyecto denominado Pencan-8, por tratarse del octavo cable de fibra óptica que se instala y se ajusta a las condiciones tecnológicas más modernas, lo cual habrá de contribuir a aumentar tanto la calidad como la capacidad en las comunicaciones telefónicas y tecnológicas entre Canarias y la Península.

El anclaje del cable se realiza a una profundidad de 20 metros en una zona de escaso tráfico portuario y a partir de ese momento comenzará el tendido hasta su amarre en Conil. La previsión es que, si todo va bien, el nuevo cable podrá estar listo en diciembre de 2010 y podrá entrar en servicio en el primer trimestre de 2011.

El buque cablero "Teliri", atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo