Juan Carlos Díaz Lorenzo

La evidencia de las dificultades con las que los alumnos de Náutica y Máquinas españoles se encuentran a la hora de embarcar para hacer sus prácticas reglamentarias, ha llevado a tratar de encontrar soluciones fuera de nuestras fronteras. Una de las opciones que se ha planteado es que pudieran hacerse a bordo de buques coreanos. Conseguir un embarque de alumno en las navieras de la decadente Marina Mercante española –salvo honrosas excepciones– se ha convertido en un serio obstáculo.

Razón por la cual hace unos días el embajador marítimo de la OMI y capitán marítimo de Santa Cruz de Tenerife, Antonio Padrón Santiago y varios profesores de la Universidad de La Laguna y empresarios mantuvieron una reunión con Kang-Li, profesor del Collegue of Maritime Science, de la Korea Maritime and Ocean University (KMOU). Se hablaron varios temas, entre ellos el que nos ocupa, que no es otro que el de contar con profesionales debidamente cualificados que sean capaces de asumir los retos que suponen los avances tecnológicos en el sector marítimo. En Corea del Sur, además, conocen el nivel del SAR y SASEMAR españoles, que son referentes en el sector.  

Foto de familia del encuentro mantenido con el representante de la KMOU

Como resultado de la reunión se han planteado los siguientes objetivos:

1.- Facilitar la realización de las prácticas profesionales a los alumnos de Náutica españoles, mediante un convenio entre la KMOU, la Dirección General de la Marina Mercante y las respectivas Universidades españolas e Institutos de Formación Profesional que disponen de los estudios de Náutica entre su oferta académica.

2.- Dada la importante y moderna infraestructura de que dispone España en materia de búsqueda y salvamento (SAR) –en la que Corea del Sur está especialmente interesada– se facilitaría el intercambio de oficiales entre ambos países mediante Convenio con la Dirección General de la Marina Mercante y la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima (SASEMAR).

3.- Posibilitar la realización de prácticas académicas a los alumnos de la ULL, desde una perspectiva multidisciplinar y con especial énfasis en las profesiones marítimas.

Fundada en 1945, la Korea Maritime and Ocean University  (KMOU) es una de las instituciones educativas más antiguas y prestigiosas en Corea del Sur, así como la única institución de educación superior que se especializa en ciencias e ingeniería marítimas, contando en la actualidad con más de nueve mil alumnos.

La sede y Campus de la KMOU se encuentran en la isla de Yeongdo-gu (Busan), contando con tres buques-escuela y dos buques de investigación además de relaciones directas con las principales navieras coreanas algunas de las cuales operan varios de los buques portacontenedores más grandes del mundo.

Foto: cedida

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En 2015 y por quinto año consecutivo, la Ley de Presupuestos Generales del Estado incluyó una subvención para cubrir parcialmente los gastos incurridos por las empresas navieras miembros de ANAVE en el embarque de alumnos en prácticas para la obtención de las titulaciones de la Marina mercante. La última subvención ha sido de 80.000 euros, que la patronal naviera distribuyó íntegramente entre sus empresas asociadas, proporcionalmente al número de alumnos por  mes embarcados por cada una de ellas.

Aunque las cifras no son comparables a las de 2014 –entre otras razones porque las normas para aceptar los embarques como subvencionables han variado respecto a las de años anteriores-, los resultados de 2015, que se resumen en la tabla adjunta, suponen “sin lugar a dudas una mejora muy importante”, tanto en número de alumnos como en meses por alumno respecto de los años anteriores. Un total de 277 alumnos han podido desarrollar sus prácticas en buques asociados a ANAVE. La cifra total de 1.373 alumno por mes equivale a que 114 buques hayan embarcado un alumno permanentemente durante todo el año.

Evolución de los embarques de alumnos entre 2011 y 2015

Las empresas de ANAVE responden así a la petición de las universidades que imparten los títulos de náutica. Desde la entrada en vigor de los nuevos planes de estudio de Bolonia son, en general, las obligadas a facilitar a sus alumnos esta formación práctica. Con este fin, ANAVE tiene suscritos acuerdos de colaboración con varias universidades.

Según los términos establecidos en el convenio firmado entre el Ministerio de Fomento y ANAVE para el otorgamiento de la subvención, los embarques justificados generarían el derecho de las empresas de ANAVE a recibir una subvención total por importe de 686.667 euros. No obstante, el importe total previsto en los presupuestos asciende únicamente a 80.000 euros, que equivalen a sólo 58 euros / (alumno x mes), una cantidad verdaderamente simbólica.

Fuente: ANAVE

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Vigo recibió ayer la primera escala del crucero de turismo “Náutica” (30.277 GRT), que arribó a primera hora de la mañana procedente de Lisboa y continuó viaje a las 20 h rumbo a Burdeos (Francia), consignado por Pérez y Cía.  A bordo, 648 pasajeros y 388 tripulantes. Es un barco bonito, construido en los astilleros de St. Nazaire y puesto en servicio en 2000 con el nombre de “R Five”. Es el quinto de una serie de ocho buques gemelos.

Magnífico día, ayer, en la ría de Vigo y sus aledaños, como nos relata Alfredo Campos Brandón, autor de las fotos que acompañan: “En un día soleado con alguna bruma mañanera pero que fue abriendo durante el día, y desde luego, no siendo un número elevado de turistas, no por ello dejó de estar animada la zona, el comercio, así como la hostelería. El buque me causó una gratísima impresión, tiene unas líneas muy estilizadas y al ser más pequeño, parece un megayate más que un trasatlántico”.

El buque “Náutica”, visto por la amura de estribor

Es un barco bonito, elegante y bien proporcionado

Fotos: Alfredo Campos Brandón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con pocos días de diferencia han hecho escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife dos buques gemelos: Azamara Journey y Nautica. Del primero ya nos referimos en su momento y ahora lo hacemos del segundo, que arribó ayer en su primera escala procedente de Casablanca en viaje a Dakar.

A bordo 635 pasajeros, en su mayoría de nacionalidad norteamericana y 350 tripulantes. Para festejar la ocasión, los turistas fueron recibidos a pie de escala con flores, planos y mapas de la ciudad, a cargo de informadores turísticos.

El buque es propiedad de Oceania Cruises y tiene diez años de existencia. Entró en servicio en enero de 2000 con el nombre de R Five y es el quinto de una serie de ocho buques contratados por Renaissance Cruises. Posteriormente, la sociedad armadora entró en quiebra y el barco estuvo una temporada al servicio de Pullmantur.

Es un buque de 30.277 toneladas brutas y mide 181 metros de eslora total, 25,46 de manga y 5,80 de calado. Es la construcción número P31 de los astilleros de St. Nazaire (Francia) y tiene capacidad para 702 pasajeros. Está propulsado por cuatro motores Wärtsila 12V32, con una potencia de 13.500 kw y una velocidad de 18 nudos. Código IMO 9200938.

El crucero arribó a Tenerife con las primeras luces del día

Detalle de la chimenea y la contraseña de la compañía

Es la primera vez que este buque estuvo en Tenerife con su actual nombre

Fotos: Antonio Sáez