Juan Carlos Díaz Lorenzo

Imeldo Barreto León y Epifanio Perdomo López, únicos supervivientes de la tragedia del buque noruego “Berge Istra” ocurrida hace casi 39 años, viajaron hoy a bordo del fast-ferry “Bencomo Express” en la línea Santa Cruz de Tenerife-Agaete. El capitán Javier Carrasco les recibió y atendió durante la travesía. Un gesto cargado de gran emotividad, pues ambos han relatado en los últimos años su odisea que está recogida en un libro, reportajes de prensa y un documental audiovisual.

El último día del año 1975 y primeros del mes siguiente, la prensa tinerfeña destacó en primera página la trágica noticia del hundimiento del buque noruego “Berge Istra”, de 227.550 toneladas de peso muerto y abanderado en Liberia, propiedad de la compañía noruega Sig. Bergesen. Era, entonces, uno de los buques mayores del mundo en su clase, tipo ore oil / bulk oil (OBO), construido en el astillero de Pula (Croacia, entonces Yugoslavia) y puesto en servicio en 1972.

Imeldo Barreto, Epifanio  Perdomo y el capitán Javier Carrasco

La tragedia del “Berge Istra” ocurrió hace 39 años. Han vivido para contarlo

Solo dos tripulantes de un total de 32 hombres –de los cuales doce eran canarios– consiguieron salvar la vida y los dos son tinerfeños: Imeldo Barreto León (entonces 41 años) y Epifanio Perdomo López (39 años). Veinte días después del trágico suceso, el 18 de enero de 1976, fueron rescatados por un pesquero japonés cuando se encontraban a bordo de una balsa milagrosa, en la que pasaron todo tipo de penurias y pensaron que iban a morir de hambre y sed.

El documental “Los náufragos del Berge Istra”, dirigido por Víctor Calero, recoge la historia de estos dos náufragos, que son estrellas de primer orden en el argumento central del trabajo. Lo cual es de agradecer y nos trae el emotivo recuerdo del libro “La tragedia del Berge Istra. Odisea de dos tripulantes tinerfeños” [Madrid, 1998], del que es autor el abogado tinerfeño José Delgado Díaz y en el que tuvimos el honor de escribir el prólogo y coordinar la edición.

Fotos: Javier Carrasco

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Numancia”, integrada en la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el océano Índico, ha realizado durante dos días una intensa búsqueda de supervivientes del buque mercante “Albedo”, hundido frente a las costas de Somalia, informa la Armada española. El citado buque, uno de los pocos barcos que quedaba aún en poder de los piratas, fue secuestrado el 25 de noviembre de 2010 cuando se dirigía al puerto de Mombasa (Kenia).

La tripulación estaba compuesta por 23 personas de diferentes países -siete de Bangladesh, dos de India, uno de Irán, siete de Pakistán y seis de Sri Lanka- y en junio de 2011 se informó de la muerte de uno de los dos tripulantes indios y en julio de 2012, tras el pago de parte del rescate, fueron liberados los siete pakistaníes. Se desconoce si el resto de la dotación continuaba aún a bordo.

Estado en el que se encuentra el buque “Albedo”, tras su localización

El 5 de julio, la fragata española recibió la orden del mando de la EUNAVFOR de poner rumbo hacia el fondeadero del “Albedo”, debido a que el estado de la mar había empeorado sus condiciones de flotabilidad, dado el precario estado en que se encontraba por la falta de mantenimiento durante el largo período de cautiverio. Dos días después, se informó de que el mercante se había hundido debido a las duras condiciones meteorológicas reinantes en la costa este de Somalia.

A primera hora del día 8, el avión español P-3 de patrulla marítima confirmó en un vuelo de reconocimiento que el “Albedo” se había hundido y estaba posado en el fondo y con su puente de gobierno sobresaliendo del agua. A continuación, la fragata “Numancia”, que ya se encontraba en las proximidades, ordenó a su helicóptero embarcado comenzar la búsqueda de supervivientes.

Las unidades españolas se convirtieron así en las primeras fuerzas de EUNAVFOR en llegar a la zona del hundimiento, evaluar la situación y comenzar la búsqueda, de modo que el comandante de la fragata española fue nombrado comandante de la escena de acción, con la responsabilidad de coordinar la búsqueda y rescate en la zona.

Durante los día 8 y 9, la fragata “Numancia” realizó un gran esfuerzo de búsqueda. Se detectaron dos botes del buque “Albedo” varados en playas y una balsa salvavidas en las proximidades de la costa, pero sin rastro de supervivientes y, asimismo, se localizaron tres contenedores, posiblemente del buque siniestrado, varados en la playa.

Foto: Armada Española