Juan Carlos Díaz Lorenzo

Para la próxima madrugada está prevista la llegada al puerto de Santa Cruz de Tenerife del patrullero venezolano Naiguatá (GC-23), que se desplaza en viaje de entrega desde el astillero de Navantia, en San Fernando (Cádiz) a La Guaira, para su incorporación a la Armada de la República Bolivariana de Venezuela.

Es el tercero de los cuatro buques de vigilancia de litoral contratados por el Gobierno venezolano. Este buque y sus gemelos están capacitados para realizar diferentes misiones como vigilancia y protección de la zona litoral, protección del tráfico marítimo, asistencia sanitaria a otros buques, lucha contraincendios externo, lucha y control de la contaminación marina, transporte de personal y provisiones, operaciones de búsqueda y rescate, intervención rápida, apoyo a buceadores, defensa de superficie y guerra electrónica pasiva. 

La quilla del patrullero Naiguatá fue puesta en grada el 28 de octubre de 2008 y fue botado el 24 de junio de 2009. Es un buque de 1.453 toneladas de desplazamiento, mide 79,90 metros de eslora y puede alcanzar una velocidad máxima de 22 nudos. El cuarto buque de la serie, Tamanaco (GC-24), está siendo construido en los astilleros DIANCA, en Puerto Cabello (Venezuela). 

El armamento está formado por dos cañones, uno de 76/62 mm y otro Oerlikon Millenium de 35 mm. A popa dispone de una cubierta de vuelo para un helicóptero mediano. Además de los buques tipo BVL, Venezuela encargó a Navantia otros cuatro patrulleros oceánicos de Vigilancia de la Zona Económica Exclusiva, de 2.170 toneladas de desplazamiento, 98,90 metros de eslora y una velocidad de 25 nudos.

Estampa marinera del patrullero venezolano "Naiguatá"

Foto: Luis García Curado

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El pasado martes, 1 de febrero, se celebró en el astillero de Navantia en San Fernando (Cádiz), el acto de entrega del buque Naiguatá (G-23), tercero de la serie de cuatro buques de vigilancia de litoral (BVL), construido para la Armada Nacional de la República Bolivariana de Venezuela. 

El día anterior se celebraron las pruebas de mar previas a la entrega, en las que se cumplieron las previsiones. El cuarto buque de la serie será construido en los astilleros de Puerto Cabello (Venezuela), según el acuerdo negociado en el contrato. En breve veremos el paso de este buque por el puerto de Santa Cruz de Tenerife, en su viaje de entrega camino de La Guaira, al igual que lo hicieron sus predecesores Guaicamacuto y Yavire.

Además de los buques de esta serie, el Gobierno de Venezuela encargó a Navantia la construcción de cuatro patrulleros oceánicos de vigilancia (POV), contrato firmado el 28 de noviembre de 2005. Son buques de 98,9 metros de eslora y 2.200 toneladas de desplazamiento, que se están construyendo en el astillero de Puerto Real.

El patrullero venezolano "Naiguatá", en aguas de la bahía de Cádiz

Es el tercero de una serie de cuatro buques construidos por Navantia

Fotos: Josemari Casares Barroso (www.baixamar.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El próximo jueves, día 25, a primera hora, arribará al puerto de Santa Cruz de Tenerife el patrullero Yavire (GC-22), en su viaje de entrega a la Armada de la República Bolivariana de Venezuela. El buque, que fue entregado el día 8 de noviembre en el astillero Navantia-San Fernando, donde ha sido construido, realizará una escala técnica para aprovisionamiento antes de cruzar el Atlántico.

Es el segundo de los cuatro buques de vigilancia de litoral contratados por el Gobierno venezolano. Este buque y sus gemelos están capacitados para realizar diferentes misiones como vigilancia y protección de la zona litoral, protección del tráfico marítimo, asistencia sanitaria a otros buques, lucha contraincendios externo, lucha y control de la contaminación marina, transporte de personal y provisiones, operaciones de búsqueda y rescate, intervención rápida, apoyo a buceadores, defensa de superficie y guerra electrónica pasiva. 

El patrullero Yavire, botado el 11 de marzo de 2009, es un buque de 1.453 toneladas de desplazamiento, mide 79,90 metros de eslora y puede alcanzar una velocidad máxima de 22 nudos. Es el segundo de la clase Guaicamacuto (GC-21) y la serie de compone de otros dos buques, que llevarán los nombres de Naiguatá (GC-23) y Tamanaco (GC-24). Este último será construido en los astilleros DIANCA, en Puerto Cabello (Venezuela). 

El armamento está formado por dos cañones, uno de 76/62 mm y otro Oerlikon Millenium de 35 mm. A popa dispone de una cubierta de vuelo para un helicóptero mediano. Además de los buques tipo BVL, Venezuela encargó a Navantia otros cuatro patrulleros oceánicos de Vigilancia de la Zona Económica Exclusiva, de 2.170 toneladas de desplazamiento, 98,90 metros de eslora y una velocidad de 25 nudos.

El patrullero "Yavire" es el segundo de la serie "Guaicamacuto"

Foto: Navantia