Juan Carlos Díaz Lorenzo

A remolque del remolcador “Marietta Barretta”, el ferry italiano “Norman Atlantic” ha llegado al puerto de Brindisi. En un primer registro ha sido encontrado otro cadáver, con lo cual ya son doce el número oficial de fallecidos, mientras prosiguen los trabajos para extinguir el incendio, pues todavía el casco humea por los costados y la parte central. Se habla de un centenar de desaparecidos. La justicia italiana se ha puesto en marcha y tiene citados a declarar al capitán del buque, Argilio Giacomazzi; el propietario del barco, Carlo Visentini y el de Anek Lines, la compañía fletadora.

Las acusaciones tienen calado y tratarán de determinar responsabilidades. Hay muchas preguntas en el ambiente y malestar entre los técnicos ante algunos disparates e informaciones erróneas publicadas en la prensa italiana e internacional, atendiendo a las  explicaciones de los pasajeros, en su gran mayoría desconocedores del sector. Desde algunos camioneros, que vieron el barco lleno y se atrevieron a decir que iba sobrecargado, hasta otros que han aducido supuestas deficiencias que habrá que comprobar. Lo que no está claro todavía es el número exacto de personas que iban a bordo y todo ello ha generado un notable malestar entre las autoridades, cansadas de ser el blanco de las críticas furibundas de la opinión pública.

Un remolcador coopera en la maniobra del ferry «Norman Atlantic»

Foto: AP

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Diez muertos y cuarenta desaparecidos es el balance provisional de un incendio declarado el pasado domingo, 28 de diciembre, a bordo del ferry italiano “Norman Atlantic”, en el transcurso de un viaje regular entre los puertos de Patras, Igoumenitsa (Grecia) y Ancona (Italia). El fuego se inició de madrugada y ha causado daños muy graves en la superestructura del buque, agravado además por condiciones meteorológicas adversas, con temporal de fuerza 8 y vientos de 50 nudos, lo que ha dificultado las labores de rescate.

A bordo, según informa la prensa italiana, viajan 422 pasajeros y 56 tripulantes, así como 222 vehículos. El buque, fletado por Anek Lines, quedó sin gobierno y el fuego se extendió con bastante rapidez, lo que provocó el pánico entre los pasajeros, varios de los cuales se lanzaron al agua. Al menos la mitad de las personas que van a bordo han sido evacuadas y la Marina italiana ha tomado parte activa en el rescate. El fuego impidió el acceso a algunos de los botes de salvamento y se habla de problemas de coordinación en las labores de abandono.

El fuego ha provocado diez muertos y daños graves en el buque

Foto: Marina Militare