Juan Carlos Díaz Lorenzo

Nos causa auténtica tristeza cada vez que vemos vacío el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Hoy es uno de esos días, como apreciamos en la foto realizada a primera hora de esta tarde. Muelle Sur y Muelle Ribera tal cual los vemos. Ni un barco. Dicen son sorna en el entorno portuario que “lo están pintando”. Dique del Este con un petrolero atracado y una barcaza de “bunkering”. Muelle de contenedores con un buque en operaciones. Cuatro barcos en fondeo y el petrolero “Hespérides” maniobrando.

La temporada de cruceros toca a su fin. No ha sido mal año, es cierto, pero la pauta la marcan las navieras, no el puerto. Una de las compañías emblemáticas, Royal Caribbean Cruise Line, ha retirado a su gigante “Independence of the Seas”, con la merma que eso supone en los números finales. La crisis también afecta al sector y en Europa el tráfico se resiente, aunque se nos ocurre pensar hasta qué punto las tarifas portuarias y las cuentas de escala tendrán algo que ver en este asunto.

El muelle lo están pintando. Eso dicen con sorna en el entorno portuario

Mientras tanto, la nueva terminal de contenedores toma forma. Motivo de ilusión y esperanza, gracias a la iniciativa privada. De eso hablaremos con más calma. A 50 kilómetros de distancia –lo sentimos, no queda otro remedio que hacer comparaciones– hemos visto bastante más actividad. No sólo en movimiento de contenedores, que está a años luz, a pesar de la contracción del mercado; ni en reparaciones navales, donde son la única alternativa desde hace tiempo.

Para muestra un botón: intenso tráfico de buques “off shore” en el puerto de Las Palmas, un mercado en el que el puerto de Santa Cruz de Tenerife sigue incomprensiblemente ausente. Es posible que la carencia de talleres especializados aleje esa posibilidad. ¿Qué ha hecho, qué hace, la Autoridad Portuaria para captar parte de ese tráfico y que encuentre aquí a una opción factible? Mientras tanto los muelles vacíos, como hoy. Por eso decimos que hay que trabajar más. Hay que demostrar más eficacia y mejor comunicación. Que de una mejor actividad portuaria depende buena parte del presente y el futuro de esta isla, por si acaso se les ha olvidado.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto, bien entendido, es la primera puerta de Tenerife. Comparte tal consideración con los aeropuertos, si bien por el puerto entran las mercancías de todo tipo, los graneles sólidos y líquidos, también llegan los cruceristas, entran y salen parte de los pasajeros nacionales e interinsulares, sale la exportación frutera y también se distribuye parte del combustible que se consume en el restos de las islas.

No es el momento para hablar del puerto que nos gustaría tener, y que no tenemos. Pero esa es otra cuestión, que abordaremos debidamente. No sólo de cruceros de turismo vive el puerto de Santa Cruz de Tenerife, aun siendo un segmento destacado. El ejemplo más inmediato lo tenemos cerca y da la impresión de que nos hemos vuelto conformistas. En las fotos de Esteban González Mendoza, vemos varios momentos de la actividad portuaria generada en los últimos días.

Maniobra del petrolero "Baltic Sea I"

El petrolero "Nordic Hawk", fondeado en el antepuerto

Los buques "Verónica B" y "Daniela B", en la terminal de contenedores

El crucero de turismo "Silver Cloud", atracado en el muelle Sur

Este buque pertenece a la gama de cruceros de gran lujo

El buque portacontenedores "Jork Valiant", aguarda turno

"Volcán de Tamadaba", uno de los ferries interinsulares de Naviera Armas

Coincidencia en la salida de Fred. Olsen Express y Naviera Armas

Fotos: Esteban González Mendoza (imaxfotocanarias)