Juan Carlos Díaz Lorenzo

El crucero Island Escape se encuentra de nuevo en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, teniendo previsto comenzar el próximo viernes con sus rotaciones semanales. El buque entró en el dique seco del astillero de Setúbal para una puesta a punto y fue puesto de nuevo a flote en la tarde del pasado 5 de febrero y fondeó en la ría, zarpando al día siguiente hacia Tenerife.

Pero algún problema debió surgir en la travesía, ya que el remolcador de salvamento Miguel de Cervantes salió en su ayuda a las nueve de la mañana de hoy y lo ha acompañado durante las últimas 50 millas, según informa nuestro colaborador Antonio Sáez. A su llegada a puerto se hicieron cargo los remolcadores V.B. Tenerife y V.B. Risban, que maniobraron para atracarlo, de ahí que sea de suponer que tenga problemas en los motores.

El citado buque permanecerá en esta zona hasta el próximo mes de abril, teniendo programadas nueve rotaciones semanales. En la pasada campaña alcanzó un considerable éxito y ahora toma el relevo del crucero Thompson Spirit.

Los remolcadores de servicio se hacen cargo del crucero "Island Escape"

El crucero, atracado, con el remolcador "Miguel de Cervantes" al costado

Fotos: Antonio Sáez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con la mejoría aparente de la meteorología en esta parte del Atlántico, se ha recuperado también la normalidad en los itinerarios de los cruceros de turismo que cada semana hacen escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife y cuya presencia es conocida por el sector: Island Escape, cada viernes y AIDAluna, cada sábado.

Este último lucía todo su esplendor, como se puede apreciar en la fotografía, a media tarde de un día más tranquilo, aunque con claros y nubes. Por su popa está atracado el remolcador de salvamento Miguel de Cervantes y en la punta del muelle sur estaba el cablero TYCO Resolute, al que ya nos hemos referido. En el “martillo” de Naviera Armas, el ferry Volcán de Tamadaba y en su atraque del muelle de ribera, a la hora correspondiente, los “fast ferries” de Fred. Olsen Express.

El crucero "AIDAluna", visto por la aleta y la banda de babor

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo