Juan Carlos Díaz Lorenzo

En el puerto de Santa Cruz de Tenerife se encuentra atracado desde esta mañana por primera vez el buque-escuela brasileño “Cisne Branco”, embajador flotante de la Marina de Guerra de su país, en la última escala de un largo periplo que le ha llevado por varios países europeos. Si ayer despedíamos al buque-escuela mejicano “Cuauhtémoc”, hoy recibimos a esta elegante fragata que nos hace evocar la presencia, en años idos para siempre, de la fragata “Almirante Saldanha”, asimismo dedicada a la formación de los futuros oficiales.

El nombre rinde homenaje al himno de la Marina brasileña y en este viaje está al mando del capitán de navío Nelson Nunes, con una tripulación de 58 personas. El programa del viaje ha incluido escalas en puertos de Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Polonia, Noruega, Italia y España. Hace unos días estuvo en Barcelona para celebrar un acto de confraternidad con los organizadores de los Juegos Olímpicos de Barcelona’92.

Con el aparejo aferrado vemos al buque-escuela “Cisne Branco” en Tenerife

Construido en el astillero Damen, en Amsterdam (Holanda), es una repetición del proyecto del buque “Stad Amsterdam”, inspirado en los “clippers” de finales del siglo XIX. Aparejado de fragata de tres palos, le correspondió estrenarse en la conmemoración del quinto centenario del Descubrimiento de Brasil. Desde la puesta de quilla hasta su entrega transcurrieron 15 meses. Puesto en grada el primer bloque el 9 de noviembre de 1998, resbaló por la grada el 4 de agosto de 1999 y se entregó el 4 de febrero de 2000. El 9 de marzo siguiente causó alta en la Lista Oficial de Buques de la Marina de Guerra brasileña y desde entonces desempeña funciones de buque-escuela y embajador flotante.

Desplaza 1.038 toneladas a plena carga y son sus principales dimensiones 76 m de eslora total, 10,50 m de manga y 4,80 m de calado. Despliega 16 velas con una superficie de 2.195 metros cuadrados y el palo mayor mide 46,40 m de altura. Para los tiempos de calma chicha o meteorología adversa dispone de un motor principal de 1.000 caballos de potencia, que le permite mantener una velocidad de 15 nudos. A vela y motor ha alcanzado 17,5 nudos. Tiene hélice transversal a proa para las maniobras en puerto y el barco conjuga la tradición de la vela con la modernidad de la tecnología. Tiene elegancia y finura en sus líneas marineras y es una evocación de una etapa que tanta gloria dio a la historia de la navegación. Un blanco sueño de juventud.

Foto: Pepe Marrero

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En escala técnica, en la mañana de ayer arribó al puerto de Santa Cruz de Tenerife la fragata brasileña “Liberal” (F-43), procedente de Civitavecchia en viaje a Natal. Mañana, después de mediodía, se hará de nuevo a la mar. El buque está atracado en el muelle de ribera y regresa de una campaña internacional de paz en el Líbano, donde ha permanecido por espacio de ocho meses.

El citado buque, con 240 tripulantes a bordo, relevó a la fragata “União” (F-45). Brasil participa en la Fuerza Marítima (FTM) de la Fuerza Interina de las Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL). En la actualidad, la UNIFIL cuenta con la participación de 35 países, incluyendo Brasil, y moviliza cerca de doce mil militares y policías y un millar de funcionarios civiles.

La fragata brasileña “Liberal”, en su atraque del puerto tinerfeño

La fragata “Liberal” –comandante, capitán de fragata José Luiz Ferreira Canela- es el cuarto buque de una serie de seis de la clase “Niterói”, cuyo contrato se firmó el 20 de septiembre de 1970 como parte del Programa de Renovación y Ampliación de Medios Flotantes de Marina.

El contrato se adjudicó a la compañía británica Vosper Thornycroft Ltd. y los buques tomaron forma en la factoría de Woolston, en Hampshire. Del que nos ocupa, el 2 de mayo de 1975 se puso en grada el primer bloque de su quilla y se procedió a su botadura el 7 de febrero de 1977 y el 18 de noviembre de 1978 se incorporó a la Marina de Brasil.

Es el buque de 3.200 toneladas standard y 3.800 toneladas a plena carga, siendo sus principales dimensiones 129,20 m de eslora total, 13,50 m de manga y 5,90 m de calado. El sistema de propulsión es CODOG (Combined Diesel or Gas), formado por dos turbinas de gas Rolls-Royce Olympus TM3B, con una potencia de 56.000 caballos y cuatro motores MTU 16V956, que suman 15.760 caballos, acoplados a dos ejes e igual número de hélices Escher-Wyss de paso variable, que le permite alcanzar una velocidad máxima de 30 nudos. Su radio de acción es de 1.300 millas a 28 nudos con propulsión de turbinas o 4.200 millas a 19 nudos con propulsión diesel.

Detalle de la superestructura de la fragata brasileña “Liberal”

En su clase, es un buque convencional bien armado. El armamento está formado por dos cañones Vickers Mk 8 de 114 mm, dos cañones Bofors L/70 de 40 mm, cuatro lanzadores para misiles MM38 Exocet –de tanto éxito en la guerra de las Malvinas-, dos lanzadores triples de misiles antiaéreos Sea Cat, un mortero doble de 375 mm y dos lanzadores triples de torpedos antisubmarinos de 324 mm.

En cuanto a equipos electrónicos dispone de un radar de vigilancia aérea Plessey AWS-2, un radar de superfície ZW-06; dos radares de dirección de tiro Orion RTN-10X y un sonar de casco EDO-610E, además de otros equipos de ayuda a la navegación. El sistema táctico es un CAAIS Link 11 e incorpora, asimismo, un helicóptero Westland SHA-11 Lynx.

Fotos: Fernando de la Fuente

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por espacio de tres días, del 25 al 27 de julio, permaneció en el puerto de Santa Cruz de Tenerife el buque-escuela brasileño Brasil, que arribó procedente de Salvador de Bahía en viaje a Amsterdam. A bordo viajan, en crucero de instrucción, más de un centenar de cadetes de la Escuela Naval Militar de su país, en un periplo de seis meses de duración.

En la mañana del 25 de julio, fecha histórica en la capital tinerfeña –efeméride de la derrota de Nelson-, el comandante del buque, Luis Octavio Barros Coutinho, acompañado por el cónsul de Brasil en Tenerife, Antonio de la Bárcena Jaubert, cumplimentó a las primeras autoridades. Durante dos días antes de su arribada a Tenerife, realizó diversos ejercicios a unas treinta millas al sur de la isla.

Entrada del buque-escuela "Brasil" en Santa Cruz de Tenerife

Relevo del buque-escuela Custodio de Mello –siempre bien recordado en el puerto tinerfeño, al que visitamos en varias ocasiones gracias al buen hacer del entonces cónsul y buen amigo, Pedro Duque García-, el buque-escuela Brasil es una fragata modificada y tardía de la clase Niterói, construida en el Arsenal das Cobras, en Río de Janeiro.

El primer bloque de su quilla se puso en grada el 18 de septiembre de 1981. El 23 de septiembre de 1983 se procedió a su botadura y el 21 de agosto de 1986 entró en servicio, con el numeral U-27. Es decir, en su construcción se invirtieron cinco años.

Es una fragata tipo Mk.10 modificada de la clase "Niterói"

De 2.380 toneladas standard y 3.400 toneladas a plena carga, mide 131,25 m de eslora total 13,52 m de manga y 4,21 m de calado máximo. El armamento consiste en dos cañones de 40 mm Bofors y cuatro piezas ligeras para rendir honores militares. Dispone de electrónica convencional y militar básica para las funciones docentes.

El equipo propulsor está formado por dos motores diesel Ishikawajima Brasil-Pielstick 6PC2 L400, con una potencia de 7.800 caballos acoplados a dos ejes y hélices de paso variable, que le permite mantener una velocidad de 15 nudos, una autonomía de 30 días ó 7.000 millas. A popa dispone de una plataforma para el apontaje de un helicóptero.

Entró en servicio en 1986 y relevó al veterano "Custodio de Mello"

Fotos: Antonio Sáez y Julio A. Rodríguez Hermosilla