Juan Carlos Díaz Lorenzo

El BAM “Relámpago” –comandante, capitán de corbeta Alfredo Saco Díaz– llegó ayer a su base en el Arsenal Militar de Las Palmas, después de un despliegue de casi seis meses en el que ha participado en la operación “Atalanta” de la UNAVFORCE de lucha contra la piratería en aguas del océano Índico. A su llegada fue recibido en una ceremonia naval presidida por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Manuel de la Puente Mora-Figueroa.

El Buque de Acción Marítima “Relámpago” –tercero de la serie de la clase “Meteoro”- ha navegado más de 28.000 millas náuticas durante 141 días de viaje y ha visitado puertos de ocho países. En el despliegue han participado 86 personas: 51 de dotación, 16 componentes a la Unidad de Guerra Naval Especial (UGNE), 17 de la Unidad Aérea Embarcada (UNAEMB), un médico y un intérprete. El 23 de febrero zarpó de Las Palmas y el 13 de marzo estaba en la zona de operaciones.

El almirante del Mando Naval de Canarias, en el momento de subir a bordo

Foto: Mando Naval de Canarias

Anuncios

Pistolas a buen recaudo

agosto 3, 2014

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La colaboración entre el Mando Naval de Canarias y la Guardia Civil en la investigación referida a la sustracción de unas pistolas del Arsenal Militar de Las Palmas ha dado sus frutos y el asunto está esclarecido y sus autores detenidos. Uno de ellos es un militar destinado en la Unidad de Seguridad, que ha pasado disposición judicial, al igual que el otro implicado. Las armas han vuelto a donde siempre habían estado.

El pasado 1 de julio personal de la Armada detectó, durante un recuento de armamento, la desaparición de diversas pistolas en un almacén e informó a la autoridad judicial competente. A continuación, se inició la investigación preceptiva en la que el Mando Naval de Canarias prestó la colaboración necesaria a la policía judicial para el esclarecimiento final de los hechos. Parecía claro que alguien de dentro estaba implicado en el asunto y la respuesta de los investigadores no tardó en producirse. Hemos sabido que no fue complicado dar con los autores.

La sustracción de las armas se produjo en el Arsenal Militar de Las Palmas

Por lo que se ha informado, el material sustraído se trataba de armamento perteneciente a la Unidad de Seguridad de Canarias (USCAN), una unidad de Infantería de Marina encargada de dar protección a las personas, edificios y buques de la Armada en Canarias. Asimismo ha tomado parte en misiones internacionales como la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el océano Índico o la iniciativa “Africa Partnership Station” de formación a las marinas de la costa occidental africana.

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El patrullero oceánico “Tornado” (P-44), adscrito al Mando Naval de Canarias, estará el próximo miércoles el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Durante su estancia se celebrará una jornada de puertas abiertas, de 16 a 19,30 horas, informa la Armada española. Se trata del cuarto y último Buque de Acción Marítima (BAM) y está diseñado para llevar a cabo misiones de control de tráfico marítimo, protección al tráfico mercante, vigilancia y control de pesca, control y neutralización de la piratería, así como operaciones contra el narcotráfico.

Durante su escala se prevé la visita del alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez Esparza; el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso Rodríguez y el subdelegado del Gobierno en Tenerife, Guillermo Díaz Guerra; así como el general jefe del Mando de Canarias, Pedro Agustín Galán García, todos ellos acompañados por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Manuel de la Puente Mora-Figueroa; el comandante naval de Tenerife, capitán de navío Luis García Rebollo y el comandante del buque, capitán de corbeta Juan José Belizón Izquierdo.

El buque “Tornado” es el cuarto y último de la primera serie BAM

Foto: Sergio Acosta

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El patrullero oceánico “Meteoro” –comandante, capitán de corbeta Rafael Mira Calvo–, adscrito al Mando Naval de Canarias, ha estado hoy en el puerto de Santa Cruz de La Palma, en comisión de servicio y, además, ha sido visitado por el público en una jornada de puertas abiertas.  Se trata del primer Buque de Acción Marítima (BAM) de la Armada española y junto a las otras tres unidades de su misma clase,  tiene su base en el Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria.  

Entre sus misiones se incluyen, además de la patrulla en sí, la protección de la Zona Económica Exclusiva, y apoyo y auxilio a intervenciones en terceros países. Los BAM tienen armamento ligero, capacidad de rescate y asistencia a catástrofes, medios hospitalarios, transporte de mercancías, lucha contra la contaminación marina y disponen, también, de una plataforma para el apontaje de un helicóptero tipo SH-3D, AB-212 o NH-90. Disponen, asimismo, de un sistema de combate avanzado basado en el núcleo común del Scomba, con un alto grado de interoperatividad con otras unidades de la Armada. 

Estampa marinera del BAM “Meteoro” (P-41) en el puerto de Santa Cruz de La Palma

El 5 de junio de 2013 recibió en su atraque del Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria la Bandera de Combate ofrecida en su día por el Parlamento de Canarias. La madrina de la ceremonia fue la diputada autonómica Águeda Montelongo, secretaria segunda de la Mesa del Parlamento, que asistió ataviada de acuerdo con la tradición. El área de operaciones de este tipo de buques se extiende hasta las 3.500 millas, incluyendo operaciones en zonas de aguas tropicales.

Desplaza 2.500 toneladas a plena carga y son sus principales dimensiones 93,90 m de eslora total, 14,20 m de manga, 7,20 m de puntal y 4,20 m de calado. El sistema de propulsión es diesel-eléctrico, con una potencia de 9.000 kw y una velocidad máxima de 20,5 nudos. El armamento consiste en un cañón de 76 mm a proa, dos cañones de nueva generación de 25 mm situados en el combés –temibles aparatos de gran precisión y cadencia de fuego- y dos ametralladoras de 12,75 mm. Un claro aviso a los navegantes.

Foto: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Buque de Acción Marítima “Tornado” (P-44) arribó el pasado martes, primero de abril, a su base en el Arsenal Militar de Las Palmas, después de un despliegue de algo más de cuatro meses en la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en aguas del océano Indico. La ceremonia de bienvenida estuvo presidida por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Manuel de la Puente Mora-Figueroa. A bordo, una dotación de 83 personas: 53 de dotación, 17 de la Unidad Aérea Embarcada (UNAEMB), que se ha encargado de las operaciones del helicoptéro AB-212, once a la Unidad de Seguridad de Canarias, un médico y un intérprete.

El mencionado buque zarpó el 14 de noviembre de 2013 en viaje a la Base Naval de Rota, donde embarcó un helicóptero de la Tercera Escuadrilla de Aeronaves de la Armada y su UNAEMB. Tras una escala en Cartagena (Murcia), partió hacia la zona de operaciones, frente a las costas de Somalia. A principios de diciembre, el BAM “Tornado” –comandante, capitán de corbeta Juan José Belizón Izquierdo– se integró en la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR), relevando al patrullero “Meteoro”, con la misión de dar protección a los buques del Programa Mundial de Alimentos y al tráfico mercante vulnerable, así como reforzar la seguridad marítima contra la piratería en aguas del Golfo de Adén y la cuenca de Somalia.

El almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Manuel de la Puente, recibió y saludó a todo el personal embarcado en el BAM “Tornado”

“Entre las actividades realizadas durante el tiempo en el que ha participado en la operación ‘Atalanta’, destaca una asistencia técnica y humanitaria a una embarcación a la deriva, así como las escoltas y patrullas realizadas en el corredor internacional de tránsito recomendado. Además, ha contribuido a difundir la imagen de la Unión Europea y su misión en el cuerno de África, visitando a numerosos pesqueros locales y demostrando el interés en el desarrollo de la zona”, informa la Armada española,

El BAM “Tornado” fue relevado el 14 de marzo en la zona de operaciones por el BAM “Relámpago”. Coincidiendo con el relevo en el puerto de Yibuti, ambos buques recibieron la visita del ministro de Defensa y el comandante del Mando de Operaciones. El despliegue de este buque, cuarto de su clase que participa en la operación “Atalanta”, forma parte del compromiso adquirido por España en 2008 bajo bandera de la Unión Europea, en su lucha por mantener la seguridad en las aguas del Golfo de Adén y Somalia.

Foto: Mando Naval de Canarias

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Jorge Juan y la Ilustración” es el título de una exposición sobre la figura de este personaje nacional que fue inaugurada el pasado 7 de marzo en la sede del Espacio Cultural CajaCanarias, en la capital tinerfeña. Estará abierta por espacio de dos meses. Ha sido organizada por la Fundación CajaCanarias en colaboración con el Mando Naval de Canarias y la delegación del Instituto de Historia y Cultura Naval en Canarias y pretende realzar el tricentenario del nacimiento de la figura del jefe de escuadra (vicealmirante) de la Real Armada Jorge Juan y Santacilia (1713-1773), considerado uno de los más importantes científicos españoles del siglo XVIII.

Paralelamente se organizaron unas jornadas, que fueron inauguradas ese mismo día por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, contralmirante Manuel de la Puente y el presidente de la Fundación CajaCanarias, Alberto Delgado Prieto. A continuación, el comandante del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”, capitán de navío Enrique Torres Piñeyro, pronunció la conferencia titulada “El Juan Sebastián de Elcano, embajador y navegante”.

Presidencia del acto inaugural en la sede de la Fundación CajaCanarias

CN Enrique Torres, comandante del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”

Enrique Torres ofreció una disertación muy amena sobre el día a día a bordo del buque, con el papel que desempeña cada tripulante y la importancia que tiene como forjador de solidaridad y amistad. El espacio a bordo es reducido y aún así la vida se organiza de modo que la monotonía no haga presencia. Subir a los palos, desplegar y recoger las velas es uno de los trabajos más significativos, ya sea con buen tiempo o temporal, pues de la adecuada actuación depende en parte la seguridad del buque.

El programa de conferencias continuó el martes 11, “La misión de Jorge Juan en Londres y el nuevo sistema inglés de construcción naval”, por el capitán de navío Mariano Juan y Ferragut, ex director de “Revista General de Marina”. El miércoles 12,  “Marinos tinerfeños en tiempos de la Ilustración”, por Juan José Laforet, historiador, cronista oficial de Gran Canaria y de Las Palmas de Gran Canaria. El jueves 13, “Puertos y ciudades marítimas de las Islas Canarias en el siglo de la Ilustración”, por Fernando Martín Galán, geógrafo, profesor de la Universidad de La Laguna. Y el viernes 14, “Jorge Juan y Ulloa. Las noticias secretas de América”, por el capitán de navío José María Blanco Núñez. A continuación se procedió a la clausura de las jornadas a cargo del comandante naval de Santa Cruz de Tenerife, capitán de navío Luis M. García Rebollo y el responsable de Acción Cultural de la Fundación CajaCanarias, Alvaro Marcos Arvelo. Todas las conferencias revistieron especial interés, cada una en su temática concreta y los conferenciantes demostraron un notable conocimiento de los temas expuestos.

El CN Diego Carlier presenta al CN Mariano Juan y Ferragut

El CN Diego Carlier presenta al historiador Juan José Laforet

El CN Diego Carlier presenta al profesor Fernando Martín Galán

El CN Diego Carlier presenta al CN José María Blanco Núñez

Alvaro Marcos Arvelo y Luis M. García Rebollo, en la clasura de las Jornadas

Marino, astrónomo, matemático, ingeniero naval y docente, Jorge Juan fue un hombre polifacético que promovió en España las ideas ilustradas y alcanzó un gran prestigio en Europa, donde fue conocido como “el sabio español”. En 1729 ingresó en la Real Compañía de Guardiamarinas de Cádiz. En unión de Antonio de Ulloa y entonces ambos con el empleo de teniente de navío, fueron designados para formar parte de la expedición franco-española ecuatorial en América del sur, así como para determinar la longitud del meridiano y el grado de achatamiento de los polos. La misión se prolongó durante nueve años debido a las enormes dificultades que planteaban las mediciones en la accidentada orografía de la zona (Quito). La información obtenida en tierras americanas durante esta prolongada estancia, le permitió elaborar a su regreso el informe secreto para el rey Fernando VI, en el que analizaba la situación real de los virreinatos. 

La capacidad de Jorge Juan no pasó desapercibida y el marqués de la Ensenada contó con su colaboración para la modernización de la Marina Española. En 1749 viajó a Londres en misión secreta para tratar de conocer las técnicas inglesas de construcción naval y contratar expertos constructores ingleses de buques. Tuvo que huir de Inglaterra cuando fue descubierto y a su regreso y con los conocimientos adquiridos permitió la renovación de la construcción naval en las dependencias militares, impulsando personalmente la reforma de los diques y Arsenales de Cartagena, Cádiz y Ferrol, implantando así un sistema propio de arquitectura naval que estuvo vigente casi veinte años.

En 1751 fue nombrado capitán de la Compañía de Guardiamarinas en Cádiz, en la que se impartieron las enseñanzas más avanzadas de la época, y entre otras iniciativas fundó el Observatorio Astronómico y creó la Asamblea Amistosa Literaria, antecedente de la Academia de las Ciencias. Fue nombrado diplomático ejerciendo su misión satisfactoriamente en Marruecos, tras la cual, ya en Madrid y con una salud muy precaria, se dedicó a asesorar en los asuntos relacionados con el Seminario de Nobles, la Secretaría de Estado y el Consejo de Castilla.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Invitados por el comandante naval de Santa Cruz de Tenerife, capitán de navío Luis M. García Rebollo, miembros de la Academia Canaria de Ciencias de la Navegación visitaron recientemente la Comandancia Naval de la provincia. En esta oportunidad acompañó también el historiador Juan José Laforet, cronista oficial de Las Palmas de Gran Canaria. Durante la visita hicieron un recorrido por sus instalaciones y asistieron a una presentación en el torreón norte, en el que en otro tiempo se recibían, mediante banderas, las noticias de las arribadas de barcos desde el semáforo de Igueste de San Andrés.

El edificio, que el próximo año cumplirá setenta de existencia, tiene tres plantas y un torreón en el extremo norte desde el que por una tronera y un telescopio se recibía la información del semáforo de señales. La planta baja, en otro tiempo dedicada a alojamiento de marinería –hoy residen en nuevos apartamentos situados en el extremo norte del patio– y archivos, ha reconvertido la vivienda de un suboficial en tres salas de exposiciones. Existe, asimismo, un refugio antiaéreo que abarca todo el frente del edificio y que ha sido redescubierto hace poco tiempo. 

El comandante naval, miembros de la Academia Canaria de Ciencias de la Navegación y el historiador grancanario Juan José Laforet

La planta principal está dedicada a oficinas, CECOM y despachos del comandante y segundo comandante. La segunda planta corresponde a viviendas del comandante, segundo comandante y un apartamento para alojamiento del almirante u autoridad destacada. El torreón consta de tres niveles, de los cuales el primero se ha habilitado como sala de reuniones; el segundo corresponde al puesto de observación y el tercero es una azotea con visión de 360 grados. En los dos primeros niveles se encuentran expuestos algunos documentos y fotografías de interés.

La actual Comandancia Naval, denominada Comandancia Militar de Marina de Santa Cruz de Tenerife hasta 2007, remonta sus orígenes a 1804, año en el que tomó posesión el capitán de navío Domingo Ponte, para cuyo cargo había sido nombrado el 28 de febrero de 1803, a consecuencia de las ordenanzas sobre matrícula naval dictadas en 1802. El primer edificio destinado a sede de la comandancia fue construido por orden de 15 de mayo de 1864.

Al proclamarse la Segunda República en abril de 1931, se produjeron una serie de cambios en la Administración Marítima creando en sustitución de las Comandancias Militares de Marina las Capitanías Marítimas y las Delegaciones Marítimas. Asimismo se creó el Cuerpo de Servicios Marítimos, en el que quedó integrado todo el personal que prestaba sus servicios en las comandancias, con sus nuevas denominaciones. 

Sede de la Comandancia Naval de Santa Cruz de Tenerife

La antigua Comandancia de Marina situada a la entrada del muelle Sur, en el borde de la actual Plaza de España, estaba en un inmueble que era propiedad del Estado. Su ubicación dificultaba el acceso ante el proyecto de expansión que se pretendía acometer en la zona, por lo que el Cabildo Insular de Tenerife ofertó permutar el viejo edificio por un nuevo solar, donde actualmente se encuentra la Comandancia.

En el periódico “La Tarde”, de fecha 13 de noviembre de 1939, aparece publicado un artículo sobre la nueva Comandancia Militar de Marina, en el que se afirma que ya estaba en marcha el proyecto gracias a la iniciativa y buenos deseos del gobernador civil, habiendo sido enviado a Madrid para su aprobación definitiva por el Ministerio de Marina. El proyecto original corresponde al arquitecto José Enrique Marrero Regalado, siendo posteriormente reformado por el arquitecto Tomás Machado y Méndez Fernández de Lugo, ambos reconocidas personalidades de su tiempo. La construcción del edificio comenzó el 30 de noviembre de 1942. Durante 1943 no se pudo dedicar dinero a las obras por lo que los trabajos estuvieron paralizadas, volviendo a reiniciarse a comienzos de 1944 y efectuándose la entrega oficial mediante acta de 20 de diciembre de 1945.

Panorámica del semáforo de Igueste de San Andrés

Al aprobarse la ley 27/1992 de 24 de noviembre, de Puertos del Estado y de la Marina Mercante (BOE de 26 de Noviembre), los días 7 y 8 de marzo de 1993 se efectuaron las trasferencias a Marina Mercante. El 17 de enero de 1994 se inauguró la Capitanía Marítima y la Torre de Control y Salvamento de Santa Cruz de Tenerife y el 14 de abril de ese mismo año se efectuaron las transferencias del personal militar. Por orden de 22 de Junio de 1993 se firmaron los convenios de transferencias entre el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y el Ministerio de Defensa, cesando en las competencias que hasta ese momento desempeñaba el comandante militar de Marina como delegado del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación

Mediante orden ministerial 25/2007, de 2 de marzo, por la que se aprobaron los planes de transición a las nuevas estructuras de la Fuerza del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire, la Comandancia Militar de Marina pasó a denominarse Comandancia Naval de Santa Cruz de Tenerife. De ella dependen las ayudantías navales de La Palma, La Gomera y El Hierro.

El semáforo de Igueste de San Andrés está situado a unos 220 metros sobre el nivel del mar. Se trata de una antigua estación de señalización marítima mediante un sistema de banderas, distante seis millas náuticas del actual edificio de la Comandancia Naval. Desde un mástil de hormigón de 16 m de altura –ya colapsado– y mediante el código internacional se comunicaba la llegada de los barcos que arribaban por el norte. El Ministerio de Marina se hizo cargo del inmueble en 1893 y comenzó a prestar servicio en diciembre de 1895. En 1971 se procedió a su cierre y desde 1979 está en total abandono.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo, Koppchen y Antonio Márquez, autor de la página web fotosaereasdecanarias.com.

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Uno de los equipos operativos de la Unidad de Seguridad de Infantería de Marina de Canarias (USCAN) embarcó el pasado sábado en el patrullero de altura “Infanta Elena” para tomar parte en la iniciativa “Africa Partnership Station” (APS), informa el Mando Naval de Canarias. Se trata de un despliegue de algo más de dos meses por las costas de África Occidental y su regreso está previsto para primeros de mayo próximo.

El buque “Infanta Elena” se unirá a otras unidades de diferentes países operativas en la zona, en el ámbito de colaboración que el Ministerio de Defensa y la Armada vienen desarrollando dentro del Plan de Diplomacia de Defensa y la iniciativa “Africa Partnership Station”, así como actividades bilaterales con dichos países ribereños. Además del equipo operativo de seguridad, han embarcado un grupo de instructores formados por dos componentes de la USCAN y uno del Tercio del Norte de Infantería de Marina (Ferrol), con objeto de complementar las capacidades de cooperación y adiestramiento con los países participantes. 

Embarque de material a bordo del patrullero de altura “Infanta Elena”

Esta es la agrupación de la USCAN que participa en la APS

La iniciativa pretende incrementar la estabilidad y seguridad marítima en la zona del Golfo de Guinea, aumentando las capacidades operativas de las naciones de África Occidental mediante la realización de ejercicios de adiestramiento conjuntos. La misión del equipo operativo de seguridad de la USCAN, compuesto por once personas, consiste en proporcionar seguridad al propio buque así como la participación en los ejercicios programados dentro de la iniciativa “Africa Partnership Station”.

El primero de estos ejercicios es el denominado “Saharan Express”, cuyo objetivo es desarrollar las capacidades de las naciones africanas participantes en el control de sus propias aguas territoriales y zonas económicas exclusivas. En este ejercicio se prevé contar con la participación de unidades navales de Estados Unidos, Portugal, Reino Unido, Francia, Mauritania, Senegal y Cabo Verde.

En el segundo ejercicio, llamado “Obangame Express”, se realizarán operaciones de interdicción marítima, es decir, embargo y lucha contra el terrorismo, tráfico de materiales y armas de destrucción masiva. Está prevista la participación de unidades navales de EE.UU., Alemania, Francia, Italia, Turquía, Portugal, Bélgica, Brasil, Benin, Camerún, Guinea Ecuatorial, Gabón, Ghana, Nigeria, República del Congo y Santo Tomé y Príncipe.

Fotos: Mando Naval de Canarias

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de acción marítima “Relámpago” –comandante, capitán de corbeta Isidoro Junguito Carrión–, con base en el Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria, partió ayer en su viaje para incorporarse a la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el Índico. La ceremonia de despedida estuvo presidida por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Manuel de la Puente Mora-Figueroa, que estuvo acompañado por otras autoridades militares. 

El despliegue del BAM “Relámpago” (P-43), sexto buque  que participa en esta operación, forma parte del compromiso adquirido por España en 2008, bajo bandera de la Unión Europea, en su lucha por mantener la seguridad en las aguas del Golfo de Adén y Somalia, protegiendo tanto al tráfico mercante como a los pesqueros que faenan en esas aguas. En esta misión participa la Armada en colaboración con la Secretaría General de Política de Defensa y el Ministerio de Asuntos Exteriores. 

CC Isidoro Junguito Carrión, comandante del BAM “Relámpago”

El BAM “Relámpago” estará casi seis meses fuera de su base

El buque “Relámpago” es el tercero de los BAM de la clase “Meteoro”, configurado como patrullero oceánico. Se trata de buques de altas prestaciones, costes de adquisición y mantenimiento reducido y alto grado de polivalencia, no sólo en el ámbito militar sino también en el de cooperación en tareas de salvamento, lucha contra la contaminación, evacuación y ayuda humanitaria. Aunque la dotación habitual es de 51 tripulantes, en esta ocasión viajan, además, 16 componentes de la Unidad de Guerra Naval Especial (UGNE), 17 de la Unidad Aérea Embarcada (UNAEMB), un médico y un intérprete.

Fotos: Mando Naval de Canarias

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El BAM “Meteoro” arribó el pasado 21 de diciembre a su puerto base en el Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria, después de un despliegue de cinco meses en la Operación Atalanta de lucha contra la piratería en aguas del Océano Indico. El almirante comandante del Mando Naval de Canarias, contralmirante Manuel de la Puente Mora-Figueroa, presidió la bienvenida oficial, en presencia de otros mandos navales, familiares y amigos de los 51 tripulantes, 17 miembros de la Unidad Aérea Embarcada y 16 integrantes de la Unidad de Guerra Naval Especial.

El largo viaje del BAM “Meteoro” –comandante, capitán de corbeta Juan Carlos Pérez Guerrero– comenzó el pasado 15 de julio, fecha en la que zarpó del puerto de Las Palmas rumbo a la Base Naval de Rota, en la que embarcó un helicóptero y después viajó a Cartagena. El 22 de julio se hizo de nuevo a la mar vía canal de Suez hacia la zona de operaciones, frente a las costas de Somalia.  Por espacio de cuatro meses el Buque de Acción Marítima ha permanecido integrado en la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR).

El almirante del Mando Naval de Canarias, en sus palabras de bienvenida

Informa la Armada española que el buque “ha participado en esta operación encaminada a la protección de los buques mercantes pertenecientes al Programa Mundial de Alimentos y del tráfico mercante vulnerable, así como del refuerzo de la seguridad marítima contra la piratería en aguas del Golfo de Adén y la cuenca de Somalia. Por otra parte, el buque ha contribuido a la verificación de la implementación de medidas de autoprotección de los mercantes que transitan por la zona, la vigilancia y reconocimiento de los campamentos piratas en las costas de Somalia y el control de las actividades pesqueras en la zona”.

Durante el despliegue del buque “Meteoro” son destacables las siguientes actividades:

– Setenta y nueve aproximaciones amistosas, imprescindibles para obtener un conocimiento del área y sus actividades.

– Una asistencia técnica a un dhow a la deriva.

– Una asistencia médica a un miembro de la tripulación de un dhow.

– Tres colaboraciones con marinas/guardias costeras de la región (Yibuti, Seychelles y Tanzania).

–  Ciento treinta y siete horas de misión realizadas por su helicóptero embarcado (SH60B).

– Nueve maniobras de relleno de combustible en la mar con buques de diferentes nacionalidades.

El BAM “Meteoro” fue relevado el 3 de diciembre por el BAM “Tornado”. El despliegue forma parte del compromiso adquirido en 2008 por España, bajo bandera de la Unión Europea, en su lucha por mantener la seguridad en las aguas del Golfo de Adén y Somalia. Los buques de esta clase están diseñados para llevar a cabo misiones de control de tráfico marítimo, protección al tráfico mercante, vigilancia y control de pesca, control y neutralización de la piratería así como operaciones contra el narcotráfico.

Foto: Mando Naval de Canarias