Juan Carlos Díaz Lorenzo

El almirante comandante del Mando Naval de Canarias, contralmirante Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo, realizó el pasado viernes, 20 de noviembre, su primera visita oficial a La Palma, que ha sido, además, la primera que el ilustre marino ha hecho en su vida a la isla. En el transcurso de la mañana y acompañado por el comandante de la Ayudantía Naval de La Palma, capitán de corbeta Francisco Sequeiro, cumplimentó al presidente del Cabildo Insular, Anselmo Pestana; alcalde de la ciudad, Sergio Matos y director insular de la Administración del Estado, Miguel Ángel Morcuende.

A mediodía, las visitas fueron devueltas a bordo del patrullero oceánico “Tornado” (P-44), en el que enarbolaba su insignia el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, quien se mostró gratamente impresionado de su estancia en La Palma. El comandante del buque, capitán de corbeta Salvador Moreno Regil, ofreció un recorrido por las instalaciones y explicó las diferentes misiones para las que está capacitado. Asistieron el director insular de la Administración del Estado, Miguel Ángel Morcuende; el consejero del Cabildo Basilio Pérez, el coronel Juan Diego Villasán y los oficiales de la Guardia Civil Pedro Peinado y José A. Nieves. 

Foto de familia en el castillo del BAM “Tornado” (P-44)

Durante la estancia en La Palma del BAM “Tornado” hubo jornada de puertas abiertas y a su regreso a su base en el Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria, el buque entra en un periodo de ajuste y alistamiento para emprender a comienzos del próximo año una campaña de cinco meses en la operación “Atalanta”. El consejero José Basilio Pérez entregó un obsequio al comandante del buque y éste le correspondió una foto dedicada del buque de su mando.

El comandante del BAM “Tornado”, en la presentación del buque de su mando

En el puente de mando, explicando las capacidades del buque

El consejero Basilio Pérez recibe una foto dedicada del BAM “Tornado”

Un recuerdo de La Palma para la cámara de oficiales del BAM “Tornado”

ALCANAR

El nuevo almirante comandante del Mando Naval de Canarias (ALCANAR), Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo (Pontevedra, 1960) ingresó en la Escuela Naval Militar en agosto de 1979 y finalizó sus estudios en julio de 1984, siendo promovido al empleo de alférez de navío. Especialista en Electrónica y Oficial de Acción Táctica (TAO), está diplomado en Estado Mayor por la Escuela de Guerra Naval (1998).

Entre sus destinos a bordo figura el destructor “Gravina”, patrullero “Villaamil”, corbeta “Vencedora” y Jefe de Órdenes de la 31ª Escuadrilla de Escoltas. Ha sido comandante del dragaminas “Ebro” y el BIO “Las Palmas”, con el que participó en la campaña antártica 2000/2001. Ascendió a capitán de fragata en julio de 2003, empleo con el que en noviembre de 2007 asumió el mando de la fragata “Navarra”.

En tierra figuran los destinos de profesor en la Escuela Naval Militar (1994-1997), miembro de la Representación Militar de España ante los Comités Militares de la OTAN y la Unión Europea (2001-2004) y consejero técnico en el gabinete del ministro de Defensa (2004-2007). En julio de 2012, poco después de su ascenso a capitán de navío, asumió la dirección de la Escuela Naval Militar. En octubre pasado ascendió a contralmirante y unos días después asumió el Mando Naval de Canarias.

Nieto e hijo de marinos militares –su padre, Marcial Sobrino Buhigas era profesor de la Escuela Naval Militar cuando nació su hijo– está en posesión de la Encomienda y Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, cuatro cruces del Mérito Naval, Cruz del Mérito Militar y Cruz del Mérito Aeronáutico. Está casado con María Franco Suanzes y tiene tres hijos.

El almirante Sobrino Pérez-Crespo procede de una familia estrechamente vinculada a la cultura gallega. Entre sus antepasados figuran el popular médico pontevedrés Luis Sobrino, que dirigió el Hospital Provincial y lideró iniciativas culturales como la fundación de la Filarmónica en 1921, así como Luis Sobrino, miembro fundador de la Sociedad Arqueológica y el pintor Enrique Campo Sobrino.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En la reciente escala del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” en el puerto de Santa Cruz de Tenerife tuvimos la especial satisfacción de conocer al paisano y caballero guardiamarina Ione Camacho Lorenzo, que será el próximo año el primer oficial de la Armada española del siglo XXI nacido en La Palma. Sigue, pues, la llamada del mar de una isla profundamente arraigada con su entorno natural, convertido en camino de ilusiones y desafíos, el mismo que en otros tiempos recorrieron personajes de la relevancia de Francisco Díaz Pimienta, Antonio Fernández Rojas y Amancio Rodríguez Castaños.

Ione Camacho Lorenzo (El Paso, 1989) ingresó en la Armada en agosto de 2010 y en la actualidad cursa cuarto año de carrera, que es el correspondiente al viaje de prácticas en el emblemático buque-escuela, convertido en embajador navegante de España. Es hijo de Jesús Ángel Camacho Hernández, de El Paso; y de Melina Lorenzo Ríos, de Fuencaliente. Creció en su pueblo natal en unos años intensos dedicado al estudio, la práctica del baloncesto y echando una mano en el taller mecánico de su padre. Tenía clara su aspiración y apostó por ello con inusitado entusiasmo y visión de futuro. Y lo consiguió. Su familia siempre le apoyó en sus desvelos y llegó el día en que llegó a la Escuela Naval Militar.

Ione Camacho Lorenzo (El Paso, 1989), caballero guardiamarina de la 415 promoción del Cuerpo General de la Armada

El primer curso es duro. Adaptarse al ritmo de la vida militar no es fácil. Coincide, además, que esta es la primera promoción en la que también cursan los estudios paralelos de ingeniería mecánica en virtud de un convenio con la Universidad de Vigo. Los resultados comienzan a verse en el siguiente. Ione Camacho Lorenzo fue alumno distinguido en segundo y tercer curso y también lo es en la actualidad. Esta distinción se otorga cada año a ocho alumnos que destacan por su rendimiento académico, físico y militar. En tercer curso y la primera etapa del actual, antes de embarcar en el buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”, fue designado brigadier de los aspirantes de primer curso, lo cual es un honor. Esta figura es la de un mando intermedio entre el comandante de la brigada y los recién llegados. Junto a otros tres compañeros tiene el cometido de formar y adiestrarles en sus primeros pasos.

Comienzan, pues, a sucederse las experiencias gratificantes. En el verano de segundo curso participó en la Copa del Rey de Vela, formando parte de la dotación del velero “Aifos”, patroneado por el Príncipe de Asturias. Su vocación por el deporte del baloncesto le ha llevado a ser el base titular del equipo de la Escuela Naval y es el número 14 de su promoción, que es la 415 del Cuerpo General de la Armada y el embarque en el LXXXV crucero de instrucción –comandante, capitán de navío Enrique Torres Piñeyro–, cuyo propósito pretende contribuir a la formación marinera, militar, social y humana de los futuros oficiales. El viaje es una experiencia única e inolvidable. Un blanco sueño de juventud. Tiene el firme deseo de ser piloto aeronaval y así lo abriga desde que era un niño. Hasta ahora ha dado pasos importantes y en cierto modo acaba de empezar. Le queda toda una vida por delante.

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En el día de ayer pasó muy cerca de la costa este de La Palma el buque “Club Med 2”, que siguió derrota rumbo suroeste en viaje al Caribe. José Javier Pérez Martín lo captó con su cámara en la placidez de su travesía, al resguardo de la costa oriental de la isla. Es un crucero de turismo de cinco palos, con velas que se accionan por ordenador y añade ese plus al placer de este tipo de viajes.

Gemelo del “Wind Surf”, ex “Club Med 1”, el buque “Club Med 2” fue construido en los astilleros de Le Havre y entró en servicio en 1996. Es propiedad de la sociedad Club Med y está abanderado en Mata-Utu, territorio de ultramar francés de Wallis y Futuna, por razones fiscales.

Registra 14.983 toneladas brutas y mide 194 m de eslora total, 20 m de manga y 5,10 m de calado. Despliega una superficie vélica de 2.400 metros cuadrados y está propulsado por un sistema diesel-eléctrico, que le permite una velocidad máxima de 15 nudos. Tiene capacidad para alojar a un máximo de 386 pasajeros y una tripulación de 214 personas.

El buque "Club Med 2" pasó muy cerca de la costa este de La Palma

Foto: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque cablero francés Ile de Batz se encuentra en estos días trabajando frente a la costa oriental de la isla de La Palma en el tendido del cable submarino de fibra óptica, que abre nuevas posibilidades en el acceso a internet y en la oferta de telefonía en la isla. El amarre del cable se realizó en la costa de Breña Baja.

Dicho buque, operado habitualmente por Alcatel-Lucent, tiene capacidad para 5.500 toneladas de cable. Mide 140 metros de eslora y 23 de manga y tiene la superestructura a proa, bastante maciza, rematada por el frontal del puente, que llama mucho la atención. Construido en 2001, tiene un peso muerto de 10.000 toneladas y su puerto base es Calais. Código IMO 9247041.

El buque cablero "Ile de Batz", visto de proa por la banda de babor

El amarre del cable se efectuó en el litoral de Breña Baja

El barco llama mucho la atención por su obra muerta

Se trata de uno de los cableros más modernos de la flota francesa

Fotos: Gabilón