Juan Carlos Díaz Lorenzo

El pasado 4 de septiembre falleció en Madrid Juan Alsina Torrente, ingeniero naval, a quien conocimos durante el tiempo en que estuvo al frente de NUVASA, en Santa Cruz de Tenerife y, después, en la presidencia de la Empresa Nacional Bazán. En los días inmediatos a su fallecimiento, a la edad de 68 años, la prensa asturiana le ha dedicado emotivos recuerdos, dada su larga trayectoria.

Juan Alsina Torrente nació el 24 de noviembre de 1942 en Gijón. Hijo de un capitán de la Marina Mercante y práctico del citado puerto y sobrino-nieto del escritor Gonzalo Torrente-Ballester, estudió en el Colegio de la Inmaculada Concepción, de la ciudad gijonesa, “de la que fuiste un distinguido entre los admirados”, como dicen sus compañeros de la promoción de 1959 y posteriormente en la Escuela Superior de Ingenieros Navales, en Madrid.

Juan Alsina Torrente (1942-2011)

En 1969, recién licenciado, se incorporó al astillero S.A. Juliana Constructora Gijonesa, donde estuvo dos años y después pasó a Duro Felguera, hasta 1977. A continuación se inició su etapa tinerfeña, asumiendo el cargo de director-gerente de Nuevos Varaderos (NUVASA) y de Técnica Naval Canaria (TENACAN). Transcurrieron entonces casi quince años en esta tierra, en la que Juan Alsina demostró su valía y su capacidad profesional.

En 1991, tras su regreso a Asturias, Juan Alsina fue director general de Felguera Calderería Pesada y en 1993 asumió la dirección de la rama siderúrgica de Duro Felguera, además de ejercer como administrador único de varias empresas del grupo. En 1995 entró en política y aceptó el cargo de consejero de Economía e Industria en el Gobierno del Principado de Asturias presidido por Sergio Marqués, etapa en la que presidió el Instituto de Fomento Regional y el Real Sitio de Covadonga y cesó el 17 de julio de 1996, tras el triunfo del PP en las elecciones generales, siendo entonces nombrado presidente de la Empresa Nacional Bazán de Construcciones Navales Militares.

Entre 1996 y 1999 asumió la presidencia de la Empresa Nacional Bazán

En 1998 participó directamente en el proyecto de construcción de un astillero en Cavite, muy cerca del sitio donde ocurrió el desastre de la Escuadra española. Incluso el rey Juan Carlos I se mostró interesado por asistir a la inauguración, pero el cambio de gobierno en Filipinas invalidó su continuidad.

En 1999 Juan Alsina asumió la presidencia de Electra de Viesgo, una filial de ENDESA, compañía eléctrica con implantación en Cantabria, Asturias y Palencia, en la que permaneció hasta 2002 hasta su venta a Enel. Desde entonces desempeñó diferentes cargos: presidente de Calderinox, compañía sevillana del sector aeronáutico, proveedora del grupo espacial europeo EADS; vicepresidente de Winsea Marine Shipping y director de Nexus Corporate, sociedad de fusiones y adquisiciones constituida en 2006 y de la que fue presidente hasta 2008.

Juan Alsina Torrente fue un hombre inteligente y culto y un profesional brillante. Cordial, comunicativo y con dotes de mando. En su faceta de investigador de la historia naval publicó un libro titulado “Una guerra romántica. 1778-1783. España, Francia e Inglaterra en la mar”, premio Virgen del Carmen 2003. Casado con Pilar Beatriz Arízaga de Gobantes, condesa de Albay, de cuya unión nacieron cinco hijas.

Fotos: elcomercio.es

Anuncios