Juan Carlos Díaz Lorenzo

El patrullero de altura “Alborán” (P-62) regresó el pasado domingo a su base en el Arsenal Militar de Cartagena tras haber participado durante casi un mes en la campaña de vigilancia e inspección pesquera del bonito del norte en aguas internacionales al noroeste de Galicia, informa la Armada española.

Para esta campaña el buque embarcó a un inspector de la Secretaria General de Pesca del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, con la finalidad de prestar apoyo durante las inspecciones y verificar el cumplimiento de la normativa vigente. Durante el despliegue, el buque efectuó vigilancia para impedir cualquier actividad de pesca por parte de barcos de terceros países en aguas de soberanía española.

En esta pesquería intervienen un gran número de buques de pesca españoles, que utilizan artes de pesca tradicionales (cacea y cebo vivo), así como de otros estados miembros de la Unión Europea, que utilizan principalmente artes de arrastre pelágico. Durante los 25 días que ha durado la campaña se ha prestado el apoyo requerido por los pesqueros, que ha sido de diversa índole, tales como asistencias mecánicas, eléctricas, sanitarias o actuaciones de buceadores.

P62

El patrullero «Alborán» realizó una campaña de inspección al noroeste de Galicia

Los días 29 y 30 de junio el patrullero “Alborán” prestó auxilio al pesquero “Feitizo”, con inundación en la bodega. El personal experto en áreas de Contraincendios e Inundaciones y Control de Averías contuvo la inundación y asesoró al patrón la realización de una serie de actuaciones para que la estabilidad del buque se viera lo menos afectada por la entrada de agua en la bodega.

El 3 de julio se prestó asistencia médica a un tripulante del pesquero español “Pachilan”, que faenaba a 300 millas al noroeste de Finisterre, con síntomas de haber sufrido un accidente cerebro-vascular. Tras comprobar la gravedad de su estado, se coordinó con el Servicio de Salvamento Marítimo evacuación médica por medio de un helicóptero, que se realizó desde la cubierta de vuelo del patrullero “Alborán”.

Antes de comenzar el viaje de regreso a Cartagena, el patrullero auxilió a otros dos buques. Primero, una asistencia mecánica a un pesquero, soldando una chapa de un tanque de agua, y segundo, envío de buceadores a un buque que se encontraba a la deriva porque tenía enrollada cabuyería en las hélices.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El patrullero de altura “Alborán” (P-63) regresó ayer a su puerto base en el Arsenal Militar de Cartagena, concluyendo así un despliegue de cuarenta días en el que ha tomado parte en la campaña de inspección y vigilancia pesquera en los caladeros NEAFC (North East Atlantic Fisheries Commission) en el Mar de Irminger, a 210 millas al suroeste de Islandia, informa la Armada española.

El personal encargado realizó veinte inspecciones a buques de diferentes nacionalidades –rusos, noruegos, feroanos, islandeses, alemanes y españoles– con el objetivo de controlar la pesquería de la “gallineta nórdica” y garantizar la conservación y óptima utilización de los recursos pesqueros en este área de conservación. Asimismo, se realizó un exhaustivo control de las capturas disponibles a bordo de los pesqueros que procedían de otros caladeros y veló por que los métodos de pesca se ajustasen a la legalidad vigente, así como que las cuotas de capturas establecidas no sobrepasasen el límite fijado.

La campaña del patrullero «Alborán» tuvo una duración de 40 días

El patrullero español asumió también la misión de prestar apoyo médico y asistencial a los buques pesqueros y trabajó en estrecha coordinación con el Servicio de Guardacostas de Islandia, que disponía en la zona del patrullero “Thor”. La campaña de vigilancia e inspección pesquera de la Unión Europea se dividió en dos periodos, realizando una escala intermedia en el puerto de Reikiavik para el relevo de inspectores.

En el primer periodo viajó a bordo un inspector polaco y otro español, de la Secretaría General de Pesca, mientras que en el segundo embarcó otro inspector español y un coordinador/inspector británico de la Agencia Europea de Control de Pesca. Asimismo embarcaron dos alféreces de fragata alumnos de la Escuela Naval Militar, que han realizado a bordo sus prácticas a flote para completar su formación académica.

Foto: Armada española