Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Canarias” rescató la mañana del pasado jueves a 112 personas en aguas del Mediterráneo, cuando se encontraban navegando a bordo de una embarcación neumática, en la que también había un fallecido. El buque español, que forma parte en una operación de lucha contra el tráfico de personas, recibió de madrugada la orden desde el Cuartel General de la Operación Sophia de la UE, para auxiliar a una embarcación que se encontraba a unas 20 millas de su posición, informa la Armada española.

La fragata se dirigió a la zona del avistamiento y en dos horas tenía a los 112 inmigrantes con vida y al cadáver a bordo, la mayoría procedentes de Guinea Conakri. Según información proporcionada por los rescatados, el fallecido ya embarcó enfermo en el bote neumático. A continuación, la fragata “Canarias” puso rumbo hacia el buque “Dignity”, de Médicos Sin Fronteras, que se encontraba a 55 millas de su posición, para transferirle los inmigrantes. Este auxilio es el segundo que presta el buque de la Armada en apenas una semana, después del rescate de otras 517 personas.

Momento de la subida a bordo de los inmigrantes rescatados

Foto: Armada española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Canarias” (F-86), desplegada en la misión Eunavfor Sophia, de lucha contra el tráfico ilegal de personas en el Mediterráneo central, rescató ayer a un total de 557 inmigrantes que intentaban llegar a Europa a bordo de una embarcación de veinte metros de eslora, informa la Armada española.

A primera hora de la mañana la fragata ‘Canarias’ recibió una llamada del avión de patrulla marítima que sobrevolaba la zona, informando del avistamiento de una embarcación con un gran número de inmigrantes a bordo. Se trataba de un viejo pesquero a la deriva que horas más tarde se comprobaría que llevaba a bordo medio millar de personas en condiciones precarias.

Miembros de la fragata “Canarias”, en el primer contacto de apoyo a los inmigrantes

El helicóptero Sea Hawk de la fragata “Canarias” inició un vuelo de reconocimiento y en veinte minutos, pudo localizar la embarcación de madera que se encontraba repleta de inmigrantes. Al confirmarse esta información, el buque español informó al mando de la operación iniciándose así el protocolo de rescate.

De manera inmediata y con la colaboración de las embarcaciones neumáticas del buque británico “Richmond”, se procedió a su rescate. Cuando subieron a bordo recibieron mantas, ropa de abrigo, comida, agua, y asistencia médica. Esta operación pone de manifiesto el alto nivel de profesionalidad y adiestramiento del conjunto de la dotación de la fragata “Canarias”.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El ferry italiano “Norman Atlantic” sigue a flote, a la deriva y destruido por el fuego. Reina la confusión en cuanto a los datos de la tragedia, aunque hasta el momento se sabe que hay once muertos y 98 desaparecidos, informa la prensa nacional de Italia. Las autoridades competentes han imputado al capitán del buque, Argilio Giacomazzi y al armador, Carlo Visentini, por presunto delito de homicidio y naufragio culposo. El fiscal de Bari será el encargado de la investigación y ya ha citado a declarar a los tripulantes.

Otras fuentes apuntan también al RINA, el Registro Naval Italiano, como excesivamente permisivo con las exigencias técnicas a bordo y alejado en sus requerimientos a la seriedad del Lloyd’s o el Bureau Veritas. Hay un rosario de preguntas en el ambiente, pues los primeros indicios apuntan a que bien pudo evitarse semejante desenlace. Las preguntas se refieren a medidas de seguridad, la existencia de suficientes chalecos y botes –parece ser que algunos no estaban en condiciones de arriado– y la adecuada actuación de la tripulación.

El ferry “Norman Atlantic” ha sido destruido por el fuego y hay 98 desaparecidos

Se confirma, además, la presencia de inmigrantes sin papeles a bordo, práctica que por lo visto suele ser habitual en la zona. No constan en documento alguno, por lo que el número final de víctimas puede ser mayor cuando el barco pueda ser remolcado e inspeccionado con detalle, si es que antes no se hunde. Uno de ellos, de nacionalidad siria, dijo que iban otros diez polizones y es posible que algunos se lanzaran al agua presa del pánico. Se dice, asimismo, que había camioneros que prefirieron dormir en las cabinas de sus camiones en lugar de acceder a las cubiertas de pasaje.

El caso es que las llamas se extendieron con bastante rapidez, favorecidas por el fuerte viento reinante y el hecho de que este tipo de buque tiene espacios abiertos en los costados, que favorecen mucho la circulación de aire. El capitán afirma que dio la orden de alarma después de que la tripulación hubiera hecho una primera comprobación del foco y su alcance. Algunos pasajeros hablan de que transcurrió casi una hora, pero en estos momentos las grandes dudas se centran en materia de seguridad y la actuación correcta de la tripulación.

Foto: ANSA

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La tripulación de la fragata “Álvaro de Bazán” (F-101) rescató la mañana del pasado jueves a doce inmigrantes cuando trataban de cruzar las aguas del Mar de Alborán a bordo de una lancha neumática, informa la Armada española. Una primera información del  Centro de Operaciones de Vigilancia de Acción Marítima (COVAM) puso en preaviso de la presencia de una posible embarcación con ocupantes a unas cuarenta millas de su posición. Posteriormente se localizaron otras dos embarcaciones con unas 15 personas a bordo en cada una.

Un helicóptero embarcado en la fragata levantó el vuelo y confirmó la presencia de las lanchas neumáticas en mal estado y con ocupantes a bordo, por lo que el mando de la fragata procedió a la posición de la embarcación más próxima para prestarle auxilio, mientras acudía a su rescate a la lancha de salvamento marítimo “Denébola”, que había sido alertada por el centro de control de la Guardia Civil. Desde la fragata española se arrió una lancha que auxilió a los inmigrantes en apuros, dándoles agua, comida y apoyo sanitario.

La fragata “Álvaro de Bazán” dando resguardo a la lancha con inmigrantes

La fragata “Álvaro de Bazán” ostenta el mando de la flota permanente de la OTAN en el Mediterráneo (SNMG-2) y ha relevado a la fragata “Blas de Lezo” (F-103), que está de regreso en su base de Ferrol. En la actual campaña están previstas escalas en Casablanca, Túnez, Palermo, Aksaz y Antalya (Turquía), Souda (Grecia) y Haifa (Israel). Por el medio, en diciembre pasará al Indico en la misión de lucha contra la piratería y hará escalas en Dubai, Salalah, Maldivas, Isla Mauricio y Yibuti, donde en marzo de 2014 será relevada por la fragata “Cristóbal Colón” (F-105).

Por lo que se ha informado, la agrupación de la OTAN para la presente campaña estará formada, además de la fragata española “Álvaro de Bazán” como buque de mando, por la fragata alemana “Sachsen”, la fragata turca “Shalihreis”, la fragata italiana “Grecale”, la fragata rumana “Regina Maria”, ex “HMS London” y la fragata búlgara “Drazki”, ex “Vandelaar”. También está prevista la incorporación de la corbeta ucraniana “Ternopil”.

Foto: Armada española