Juan Carlos Díaz Lorenzo

El último día del año 1975 y primeros del mes siguiente, la prensa tinerfeña destacó en primera página la trágica noticia del hundimiento del buque noruego “Berge Istra”, de 227.550 toneladas de peso muerto y abanderado en Liberia, propiedad de la compañía noruega Sig. Bergesen. Era, entonces, uno de los buques mayores del mundo en su clase, tipo ore oil / bulk oil (OBO), construido en el astillero de Pula (Croacia, entonces Yugoslavia) y puesto en servicio en 1972.

Solo dos tripulantes de un total de 32 hombres –y de ellos doce canarios– consiguieron salvar la vida y los dos son tinerfeños: Imeldo Barreto (41 años) y Epifanio López (39 años). Veinte días después del trágico suceso, el 18 de enero de 1976, fueron rescatados por un pesquero japonés a bordo de una balsa milagrosa, en la que pasaron todo tipo de penurias y pensaron que iban a morir de hambre y sed.

Cartel anunciador del documental “Los náufragos del Berge Istra”

Esta noche, a las 20,30 h, en el Paraninfo de la Universidad de La Laguna, se proyectará el documental “Los náufragos del Berge Istra”, dirigido por Víctor Calero. Recoge la historia de estos dos náufragos, que son estrellas de primer orden en el argumento central del trabajo. Lo cual es de agradecer y nos trae el emotivo recuerdo del libro “La tragedia del Berge Istra. Odisea de dos tripulantes tinerfeños” [Madrid, 1998], del que es autor el abogado José Delgado Díaz, del cual tuvimos el honor de escribir el prólogo y coordinar la edición.

Los buques gemelos “Berge Istra” y “Berge Vanga” tuvieron un trágico final

Anuncios