Juan Carlos Díaz Lorenzo

El remolcador “Arico” se hundió en la madrugada del pasado jueves cuando el buque se encontraba a una milla al este de La Garita y unas siete millas al sur de Las Palmas de Gran Canaria, informa Salvamento Marítimo. Una vía de agua que no se pudo controlar provocó el hundimiento del buque y sus cuatro ocupantes fueron rescatados sanos y salvos en una balsa salvavidas por el helicóptero Helimer 210.

Finalmente, el remolcador se hundió a media milla de la Playa del Hombre, en la costa del municipio de Telde. En su ayuda acudieron también la lancha “Salvamar Nunki” y el remolcador “Luz de Mar”. El buque siniestrado regresaba de Arinaga a Las Palmas, después de realizar una maniobra en aquel puerto. Un golpe y poco después un fallo en el timón dieron a entender que algo anómalo sucedía y al bajar a la sala de máquinas se comprobó que estaba inundada. Ante la imposibilidad de atajar la vía de agua, se optó por el abandono y la emisión de las señales de socorro.

El remolcador “Arico”, ex “Huno”, en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria

Construido en 1973 en Astilleros del Atlántico por encargo de la sociedad Remolques Unidos, de Santander, con el nombre de “Huno”, fue adquirido por la sociedad tinerfeña Atlantic Ship Service (ASS) y rebautizado “Arico”. Gemelo del “Dhos”, luego “Teno”, que había llegado con anterioridad tras su adquisición por el patrón Antonio García Jorge, a ambos recordamos verlos llegar al puerto de Santa Cruz de Tenerife, donde prestaron servicio.

Posteriormente, ASS vendió su cartera de negocio y su flota al Grupo Boluda y el remolcador “Arico” pasó a prestar servicio en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria. Era un buque de 42 toneladas brutas en un casco de 17,80 m de eslora, 6,10 m de manga y 2,40 m de puntal. Estaba propulsado por un motor de 750 caballos de potencia le permitía mantener una velocidad de 10 nudos y una potencia de tiro de 12 toneladas.   

Foto: Boluda Corporación Marítima

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Una mancha de fuel procedente del hundimiento del pesquero ruso “Oleg Naydenov” se ha ido expandiendo y se encuentra a unos sesenta kilómetros de la costa sur de Gran Canaria. La dirección del viento reinante la empuja en dirección suroeste, mientras arrecian las críticas a la decisión de sacarlo del puerto de Las Palmas, donde se encontraba cuando se produjo el incendio. Hasta el propio capitán del buque, Igor Dorofieyev, lo ha cuestionado calificándolo de “error muy grave”. Fomento ha puesto en marcha un plan de contingencia y ha ordenado el desplazamiento de los buques “Luz de Mar”, “Miguel de Cervantes” y de otros medios.

El buque se encuentra hundido a unos 2.400 metros de profundidad y vierte el fuel contenido en sus tanques, estimado en unas 1.400 toneladas. Se ha informado de que Fomento no utilizará dispersantes químicos, atendiendo a las sugerencias de Arturo Hardisson de la Torre, catedrático de Toxicología de la Universidad de La Laguna y de Greenpeace, informa Diario de Avisos. En el mismo periódico, José Antonio Madiedo, ex director general de la Marina Mercante y en la actualidad presidente de la Asociación Española de Marina Civil, afirma que la gestión ha sido “una cadena de despropósitos”, aunque “sólo se equivoca quien toma las decisiones”.

El pesquero ruso se hundió en una profundidad de 2.400 metros

Foto: Salvamento Marítimo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque factoría ruso “Oleg Naydenov” se hundió la pasada noche a unas 15 millas al sur de Maspalomas, informa Salvamento Marítimo. Las últimas imágenes tomadas ayer muestran los terribles efectos del fuego, que lo había destruido en su práctica totalidad y con una escora pronunciada a babor. Reposa a una profundidad de unos 2.400 metros, donde finalmente el remolcador “Punta Salinas” soltó el remolque cuando se advirtió lo inevitable.

Diversas voces cuestionan la decisión de sacar el barco incendiado fuera del puerto de Las Palmas de Gran Canaria. Lo que sí se sabe es que se ha hundido con los tanques llenos de fuel –unas 1.400 toneladas según estimaciones de Greenpeace– pues el buque estaba preparado para iniciar una nueva campaña en los caladeros africanos. Como el fuego había remitido, Capitanía Marítima se disponía a inspeccionarlo para su posible vuelta al puerto grancanario.

El efecto terrible del fuego destruyó el buque factoría ruso

Foto: Salvamento Marítimo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por espacio de tres décadas el motovelero español “Olimpic III”, en otro tiempo dedicado al transporte de turistas, formó parte de la escena marítima en el puerto de Los Cristianos. Desde la noche del 26 de febrero reposa en el fondo marino de la costa suroeste de Tenerife, a donde fue llevado por el remolcador “V.B. Risban” y hundido después de haberle retirado cualquier elemento susceptible de contaminación.

Estaba fondeado en la bahía de Los Cristianos desde 1982 y en ocasiones también lo estuvo en Las Galletas. En el Boletín Oficial de la Provincia aparecen publicados diversos anuncios emitidos por la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, en los que se requiere a su propietario, Antonio Marcelino Ledesma, para que la retirase, pues se “encontraba indebidamente y sin título administrativo alguno ocupando bienes del dominio público portuario”.

Desde 1982 el buque formó parte del paisaje marítimo de Los Cristianos

El procedimiento administrativo en su contra siguió adelante, así como de otras embarcaciones de su propiedad nombradas “Estrella de Mar”, “Tati Uno” y “Cristina”. Finalmente llegó la hora de sacarlo de la bahía y en la oscuridad de la noche desapareció bajo las aguas, después de permaneciera fondeado por espacio de 33 años. Allí le vimos muchas veces y allí lo fotografió nuestro estimado amigo Jorge Rodríguez Suárez, en un documento que ya es historia.

Construido en casco de madera, salió a navegar en 1953 y era un buque de 191 toneladas brutas y 69 toneladas netas. Medía 26,16 m de eslora total, 8 m de manga, 4,40 m de puntal y 2,44 m de calado. Tenía dos palos, bauprés y botavara, el casco pintado de negro, la caseta de gobierno y alojamientos a popa y estaba propulsado por un motor diesel de 200 caballos de potencia. Bien pudo haber sido restaurado y conservado, como aquél histórico “Marino Riquer” que descansa desde hace años en las profundidades de Anaga.

Era un barco bonito, construido en 1953 y tenía el casco de madera

Bien pudo haber sido conservado y que formara parte del patrimonio marítimo

Fotos: Jorge Rodríguez Suárez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al menos cuatro muertos y casi trescientas personas están desaparecidos después de que el ferry surcoreano “Sewol” se hundiera sobre el costado de babor. El suceso ocurrió a las 09 h local (20 h GMT) y la mayoría se encontraban en sus camarotes, obedeciendo las instrucciones dadas por la megafonía, según relataron algunos supervivientes. Otros pasajeros, provistos de chalecos salvavidas, saltaron por la borda y otros fueron rescatados por helicópteros desde la misma cubierta.

La noticia ha producido una gran consternación en el país asiático, pues en su mayoría se trata de estudiantes que iban en viaje de vacaciones. A bordo viajaban 459 personas, entre ellos 325 alumnos de segunda enseñanza, quince profesores, otros 89 pasajeros y treinta tripulantes. Hasta el momento han sido rescatados 164 personas y se tiene constancia de cuatro muertos, por lo que el número de desaparecidos es de 291, informa la prensa de Corea del Sur.

Los helicópteros acuden en ayuda del ferry “Sewol”, que comienza a hundirse

El buque se ha acostado totalmente sobre la banda de babor

El ferry “Sewol”, de construcción japonesa, se dirigía a la isla de Jeju, una zona turística de la región. El viaje desde incheon, su puerto de partida, tiene una duración de unas 14 horas. Cuando lanzó la llamada de socorro, se encontraba a unas tres horas de llegar a su destino. A falta de lo que dictamine la comisión oficial, se especula con la posibilidad de que el barco tocara fondo con un arrecife y abriera una vía de agua, pues algunos pasajeros hablan de que habían escuchado y sentido un ruido fuerte antes de que el barco comenzara a hundirse.

Las condiciones meteorológicas eran buenas, a diferencia del tiempo reinante más al norte del lugar del suceso, en el que hay una densa niebla, que ha obligado a la cancelación de varios servicios de ferry. Una veintena de helicópteros y una treintena de lanchas del servicio de guardacostas de Corea del Sur y otras embarcaciones acudieron en ayuda de los pasajeros y tripulantes del buque, así como 160 buzos, que están recorriendo el interior.

Fotos: AP

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía Mitsui OSK Lines (MOL Lines) ha informado de que la sección de popa del buque “MOL Comfort” finalemte se ha hundido a las 11,48 h de Dubai, en una profundidad de 4.000 metros y cuando derivaba en la situación 14’ 26º N y 66º 26’ E. El rescate y remolque no fue posible debido a las dificultades que entrañaba el mal estado de la mar.

Según cálculos de la compañía naviera, unos 1.700 contenedores se han hundido o permanecen a la deriva y se ha producido una contaminación marina de unas 1.500 toneladas métricas de fuel. En el momento del hundimiento se produjo un gran estruendo y una parte de los contenedores que transportaba permanecieron a flote o se hundieron posteriormente. 

Momentos finales del hundimiento de la sección de popa del buque “MOL Comfort”

La sección de popa se ha hundido. Algunos contenedores quedan flotando

Fotos: c.gcaptain.com

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un buque portacontenedores operado por la compañía MOL Lines, llamado “MOL Comfort”, se partió hoy en dos y se hundió posteriormente, informa el Indian Coast Guard. El suceso acaeció a unas 200 millas de la costa de Yemen y a unas 840 millas de Mumbai. Los 26 tripulantes que iban a bordo se encuentran a salvo.

El buque se hundió con una carga de 4.500 contenedores, varios de los cuales permanecen a flote, por lo cual se han emitido los avisos a los navegantes del peligro que ello supone para la navegación por la zona. Por lo que se ha informado, también se ha producido un derrame de combustible que indica el lugar donde se produjo el naufragio.

El buque, partido en dos, se hundió posteriormente con su carga

No se conocen oficialmente las causas por las que el buque quebró en dos. No es, desde luego, un suceso frecuente. Los tripulantes, doce rusos y catorce filipinos, lograron ponerse a salvo en dos balsas y un bote salvavidas y en su auxilio acudieron los buques “Hanjin Bejing”, “Zim India” y “Yantian Express”.

Se trataba de un buque relativamente nuevo, pues entró en servicio en 2008 con el nombre de “APL Russia”. Construido en el astillero de Nagasaki, era propiedad de Mitsui OSK Lines y estaba operado por MOL Shipmanagement, de Singapur, desde julio de 2012. Tenía un registro bruto de 86.692 toneladas y medía 316 m de eslora total, 46 m de manga y 13,20 m de calado. Código IMO 9358761.

Foto: PTI Photo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

A las 05.40 hora local del miércoles 26 de septiembre de 2012, el ferry indonesio “Bahuga Jaya”, propiedad de PT. Atosim Lampung Shipping, se hundió después de chocar con el buque gasero “Norgas Cathinka”. La tragedia ocurrió a unas cuatro millas de Bakauheni Port, en estrecho de Sunda. A bordo viajaban 213 pasajeros y tripulantes, de los que se han registrado ocho muertos.

Revisando nuestro archivo vemos que este buque no es otro que el segundo “Benchijigua”ex “Bonanza”, luego “Bajamar”, que estuvo en servicio durante 21 años en Canarias. Sus actuales propietarios le habían desmontado el yelmo de proa, circunstancia que, como señala el capitán José Luis Delisau, pudo contribuir al rápido hundimiento del buque tras la colisión. Las autoridades indonesias detuvieron al buque “Norgas Cathinka” y a su capitán, a la espera de que depuren responsabilidades.

De esta guisa navegó en sus últimos tiempos el ferry “Bahuga Jaya”