Juan Carlos Díaz Lorenzo

Madeira parece que está más cerca de tener de nuevo una línea marítima con el continente. Paradójicamente, y pese a las ingentes cantidades de dinero procedentes de Europa que han llegado al archipiélago, el transporte marítimo sigue siendo una asignatura pendiente. Ahora, el  gobierno de Madeira, muy presionando por la opinión pública –especialmente lideraba por el activo bloguero Paulo Farinha– y las iniciativas de la oposición, ha decidido tomar cartas en el asunto y la Secretaría Regional de Economía ha convocado un concurso cuyas plicas se abrirán el próximo día 30 de septiembre.

Cuatro navieras, tres de ellas españolas, han presentado sus ofertas. Se trata de Naviera Armas, Trasmediterránea y Balearia. La cuarta es el grupo portugués Sousa que, según ha trascendido, es posible que lo haya hecho en colaboración con alguna de las navieras españolas citadas. El pliego exige un buque que mantenga una velocidad de 21 nudos y cubra en 24 horas la distancia entre Funchal y Portimao o puertos alternativos (Lisboa o Leixoes). Y con la bonificación del descuento de residente en Madeira, al igual que ocurre con el transporte aéreo.

Naviera Armas abrió la línea y ahora entra en competición

Como el lector puede apreciar, el pliego repite las condiciones idóneas del servicio que en su día abrió Naviera Armas y en el que cesó después de una serie de obstáculos que lo hicieron inviable. Se aliaron en su contra el Gobierno de Madeira, el grupo Sousa –cuya miopía estratégica y torpeza es lamentable, en perjuicio de su pueblo– y los prácticos del puerto madeirense pusieron la guinda, con trabas a lo que antes había sido bien recibido. Y eso que Antonio Armas Fernández hizo una apuesta muy fuerte, hasta el punto de que contrató la construcción del ferry “Volcán de Tinamar” para que cubriera la línea Canarias-Funchal-Portimao. Dentro de unos días conoceremos quién será el adjudicatario.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios