Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Blas de Lezo” (F-103) regresó el 31 de mayo al Arsenal Militar de Ferrol tras casi dos meses fuera de su base, después de haber estado integrado en una agrupación naval de la Marina de los Estados Unidos. El buque militar español destacó durante los ejercicios por su buen rendimiento frente a la amenaza aérea, informa la Armada Española.

La fragata “Blas de Lezo” zarpó el 7 de abril para incorporarse a la fase de adiestramiento del Grupo de Combate americano número VIII, formado por el portaaviones “USS Dwight D. Eisenhower” y su ala embarcada, el crucero “USS Hue City” (clase “USS Ticonderoga”) y los destructores “USS Jason Dunham”, “USS Winston Churchill” y “USS Farragut” (clase “USS Arleigh Burke”).

La fragata “Blas de Lezo” y el portaaviones “USS Dwight D. Eisenhower”

Se informa que “durante los ejercicios se integraron todos los medios del Grupo de Combate para hacer frente a un escenario simulado de crisis en una zona ficticia en aguas de la costa Este de EE.UU. La misión consistía en detener los deseos anexionistas del líder de un Estado hacia los países de su entorno. En ese periodo efectuaron presencia militar en la zona y ejercicios para demostrar la capacidad de despliegue en una costa del teatro de operaciones con el fin de disuadir al Estado expansionista. Entre otras áreas, la fragata española se ha adiestrado en operaciones de seguridad marítima, antipiratería, defensa aérea y contra amenaza submarina”.

La fragata “Blas de Lezo” ha demostrado su elevada capacidad militar

Dotado del sistema americano Aegis, que incluye el radar SPY, la fragata “Blas de Lezo” destacó por su buen rendimiento frente a la amenaza aérea, con detecciones a gran distancia y una presentación clara de los contactos aéreos. Parte de estos medios fueron controlados por operadores de a bordo para las misiones de protección de la agrupación.

Explica la Armada que “el montaje de artillería principal de cinco pulgadas se probó con buenos resultados tras las mejoras realizadas en las últimas obras de modernización de la dirección de tiro Dorna, que permiten un mejor seguimiento de contactos por medio de detección visual e infrarrojo. Han sido 24 días seguidos en la mar, que han exigido el máximo a la plataforma en todos los aspectos y en los que el buque ha demostrado sus excelentes condiciones marineras y su capacidad para navegaciones de larga duración”.

Fotos: Armada Española