Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde el pasado jueves, 26 de julio, el buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” se encuentra de nuevo en el puerto de Cádiz. Ha sido muy bien recibido, como siempre, pero en esta ocasión lo ha hecho en loor de multitud, tras su participación en la segunda prueba de la “Regata de Grandes Veleros 2012”, llamada también “Gran Regata del Doce” –conmemorativa del bicentenario de la Constitución de 1812, conocida popularmente como “la Pepa”- en el trayecto Lisboa-Cádiz, que había comenzado cuatro días antes.

El buque-escuela español arribó de acuerdo con el ceremonial naval. “Mientras la dotación cubría las ‘tablas de jarcia’ en lo alto de los mástiles, resonaban entre los muros de Cádiz las 15 salvas de cañón” con las que el buque rindió honores al almirante de la Flota, Santiago Bolíbar Piñeiro, que embarcó para dar la bienvenida a la dotación, informa la Armada Española.

Cádiz es el puerto natural del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”

Compartiendo atraque con el buque-escuela colombiano “Gloria”

El LXXXIII crucero de instrucción comenzó el pasado 1 de abril en el puerto en el que ahora ha rendido viaje, al mando del capitán de navío Alfonso Gómez Fernández de Córdoba, con una dotación de 23 oficiales, 22 suboficiales, 140 militares de tropa y marinería y cinco funcionarios civiles. Han hecho viaje los 69 guardiamarinas de la Escuela Naval Militar que realizan parte de su cuarto y penúltimo año de carrera a bordo, donde cursan asignaturas especialmente dirigidas a su formación marinera y profesional.

El viaje, de algo más de doce mil millas, ha sido algo más corto que en ocasiones anteriores por razones presupuestarias y ha incluido escalas en los puertos de Santa Cruz de Tenerife, La Habana (Cuba), Nueva York (EE.UU.), Saint Malo (Francia) y Marín (Pontevedra). Hasta hoy permanecerá el buque-escuela en Cádiz, dando por finalizado su actual crucero de instrucción.

Con el apartejo largo se dibuja en la línea del horizonte

Acercándose a Cádiz, a la hora del ocaso

El buque-escuela ha tomado parte durante estos días en la Regata de Grandes Veleros 2012, que dio comienzo el 10 de julio a 60 millas a poniente de la ciudad francesa de Brest. La competición consta de tres regatas independientes. El buque-escuela español ha competido en las dos primeras, entre los puertos de Saint Malo a Lisboa y de Lisboa a Cádiz, atracando el 15 de julio en Marín para estar presente en los actos de jura de bandera y entrega de reales despachos a los nuevos oficiales de la Armada.

En el puerto de Cádiz han atracado otros veleros participantes en la regata –entre ellos el histórico “Amérigo Vespucci”, italiano; “Gloria”, colombiano; “Guayas”, ecuatoriano; “Dar Mlodziezy”, polaco; “Mir”, ruso; “Alexander von Humboldt II”, alemán; “Sagres”, “Creoula” y “Santa María Manuela”, portugueses; “Etolie Polare”, francés, que está cumpliendo su primer centenario y una legión de veleros clasificados en los grupos B, C y D. Se echan en falta, como bien señala Manuel Sánchez Quijano, autor de las fotos que acompañan, los veleros “Esmeralda”, “Libertad”, “Simón Bolívar”, “Capitán Miranda”, “Cisne Branco” y “Cuauhtémoc”, entre otros.

El buque-escuela “Amerigo Vespucci”, de la Marina de Guerra italiana

Miles de personas han visitado los veleros surtos en puerto

La “Gran Regata del Doce” ha contado con casi medio centenar de grandes veleros y más de 2.500 tripulantes procedentes de una veintena de países, la mayoría europeos y muy pocos iberoamericanos. Un total de 19 barcos han atracado en la dársena comercial del puerto gaditano y otros 30 en la dársena pesquera; de Rusia, Alemania, Polonia, Bélgica, Inglaterra, Portugal, Dinamarca, Francia, Holanda, Ecuador, República Checa, Noruega, Portugal, Colombia, Italia y España, entre otros países, lo que demuestra la dimensión internacional del encuentro.

La noche gaditana se resalta con la presencia del buque-escuela español

A las 13 horas está prevista la salida de los participantes en la regata. Dos horas después, con el aparejo largo, todos, navegando a vela, pasarán por delante de La Caleta, tomarán la boya de la punta del Sur, la más cercana al castillo de San Sebastián, y seguirán rumbo a Cortadura, donde se celebrará una parada naval, en la que el buque de asalto anfibio “Galicia” actuará de anfitrión.

Sobre las seis de la tarde toda la flota, en navegación en conserva, podrá rumbo A Coruña, a donde arribará el 10 de agosto y desde donde se reanudará la regata hasta el puerto de Dublín (Irlanda), con llegada prevista para el 23 de agosto. Se trata de un espectáculo extraordinario que se podrá contemplar desde la Alameda hasta Cortadura y lo ideal sería que el viento soplara de poniente con una fuerza de entre 10 a 15 nudos, en opinión de los entendidos.

Fotos: Manuel Sánchez Quijano