Juan Carlos Díaz Lorenzo

Balearia y Construcciones Navales del Norte, heredero del histórico astillero La Naval,  han firmado esta semana un  carta de intenciones para la construcción de dos buques propulsados por gas natural licuado. Es una carta de intenciones, que no un contrato, del que se conocerá el resultado en un par de meses, cuando se confirme la financiación. De confirmarse, el importe de los dos nuevos buques rondaría los 350 millones de euros y serían los primeros buques de su clase construidos en España.

Balearia trata así de sumarse a la corriente creciente de buques de nueva generación más respetuosos con el medioambiente. Cada vez son más las navieras en el norte de Europa y en otras partes del mundo que optan por el GNL como combustible para la propulsión de sus buques. Los que proyecta Balearia serán, además, los mayores en su clase construidos en España: 225 m de eslora y 30,4 m de manga. Si las previsiones se cumplen, el primero estaría operativo en el primer trimestre de 2018.

El buque “Abel Matutes” es el último de nueva construcción de Balearia

Foto: Balearia

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El astillero Fincantieri en Castellammare di Stabia (Nápoles) ha entregado oficialmente el ferry “F.A. Gauthier” a la Societè des travesiers du Quebec (STQ). En su viaje de entrega, con un retraso de cuatro meses sobre la fecha prevista, ha hecho escala técnica en aguas de Gibraltar, donde lo ha fotografiado nuestro amigo y colaborador Daniel Ferro. La novedad es que se trata del primer buque de su clase alimentado por gas natural licuado construido en Italia y el primero, asimismo, que enarbola bandera canadiense y operará en América del Norte.

El nuevo buque fue contratado en julio de 2012 y botado el 28 de junio de 2014. Mide 133 m de eslora y 22 m de manga y tiene capacidad para el transporte de 800 pasajeros y 180 vehículos. Está propulsado por cuatro motores Wärtsila 34DF dual-fuel, capaces de consumir tanto gas natural licuado como fuel-oil cuando las circunstancias lo determinen. La velocidad de servicio es de 20 nudos. El casco está reforzado por la navegación entre hielos y clasificado por el Lloyd’s Register. Rinde homenaje a Félix-Adrien Gauthier, alcalde de la ciudad de Matane (1960-1963), que estableció la ruta de ferry Matane-Godbout.

El nuevo buque, visto en toda su eslora por la banda de estribor

Es el primero de su clase construido en Italia y está propulsado por Wärtsila

Fotos: Daniel Ferro

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Ocho meses después de su puesta en servicio, el patrullero finlandés “Turva”, el primero de su clase en el mundo propulsado exclusivamente por gas natural licuado, cumple perfectamente con las expectativas y tiene un rendimiento satisfactorio. El citado buque, con capacidad polar, pertenece al Finnish Border Guard y entró en servicio en junio de 2014. Fue construido en el astillero STX Finland, factoría de Rauma y a comienzos de agosto siguiente se celebró la ceremonia de bautizo, en la que actuó de madrina la ministra del Interior, Päivi Räsänen. El coste de su construcción asciende a 97 millones de euros.

El buque tiene su área de operaciones en la vigilancia del golfo de Finlandia y región septentrional del Báltico. Se trata de un patrullero de nueva generación, de 1.800 toneladas de peso muerto en un casco de 95,90 m de eslora, 17,40 m de manga y 5 m de calado. Está propulsado por un sistema CODLAD, formado por tres motores Wärtsila, uno de 6.400 kw de potencia y otros dos de 3.000 kw de potencia cada uno, que accionan dos hélices azimutales y una de paso variable y le permite mantener una velocidad de 18 nudos. La potencia de tiro para remolques es de 100 toneladas. Además de gas natural licuado, llegado el caso puede utilizar también gasoil. Código IMO 9650377.

El patrullero finlandés “Turva”, visto en toda su eslora por la banda de estribor

Foto: Jukka Koskimies (shipspotting.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía Tallink Shuttle y el astillero Meyer Turku Oy firmaron el pasado jueves la carta de intenciones para la construcción de un ferry con capacidad para 2.800 pasajeros propulsado por gas natural licuado. Deberá estar entregado a comienzos de 2017 para cubrir la línea Helsinki-Tallin y tendrá un coste de 230 millones de coronas suecas. Se le calcula un registro bruto de 49.000 toneladas en un casco de 212 m de eslora. Quedan algunos flecos que rematar en las próximas semanas, como la financiación para que entre en vigor el contrato formal.

Entre 2002 y 2009, el gran astillero de Turku ha construido seis ferries de nueva generación para la compañía Tallink Shuttle. El futuro buque será el mayor de la naviera estonia, en la que participa capital finlandés. La noticia ha sido muy bien recibida en la industria naval y auxiliar de Finlandia y ha despertado un notable interés en los medios especializados, por cuanto se trata del proyecto de buque de mayor capacidad de pasajeros propulsado por gas natural licuado.  

Así será el aspecto exterior del nuevo ferry de Tallonk Shuttle

Foto: Tallink Shuttle

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por lo que hemos leído en la prensa local, parece ser que el muelle de ribera del puerto de Granadilla estará terminado en este año. Desde la presidencia de la Autoridad Portuaria se dice que supondrá un revulsivo para la creación de puestos de trabajo en el sur de Tenerife. Eso, en términos concretos, ¿qué quiere decir? ¿habrá duplicidad de empleos en prácticos, estibadores, amarradores, remolcadores y la propia organización de la administración pública? Ya veremos si todo esto es verdad y cuál será la estructura de costes de una plantilla duplicada en la factura final de los clientes, si es que llega el caso, con un puerto principal en horas bajas.

Estamos de acuerdo en que el puerto de Granadilla está llamado a atender determinados tipos de tráficos industriales. Desde el mantenimiento de las plataformas petrolíferas –suponemos que habrá que tener en cuenta las condiciones de vientos reinantes en la zona para garantizar los amarres– y el incremento de talleres especializados, la descarga de “clinker” para la industria del cemento, pues la actual instalación de Cueva Bermeja tiene fecha de caducidad y, especialmente, la instalación de la regasificadora que permitirá el suministro de gas natural licuado.  

La demanda internacional de GNL ha aumentado mucho en los últimos años

Este es un tema interesante, que confiamos en que el puerto de Tenerife llegue a tiempo, pues no vayan a pensar nuestros estimados lectores que estamos solos en el empeño. A 50 millas de distancia también se está trabajando en el asunto y aunque aquí quizás se consiga hacerlo primero, ya sabemos lo que pasa cuando se desata una competencia feroz, en la que al final unos ganan y otros pierden. Sabemos que el Cabildo Insular de Tenerife tiene interés en el asunto, según unas declaraciones de Miguel Becerra y la poderosa DISA anda por el medio.

A propósito del gas natural licuado –opción necesaria, sobre todo en buques de nueva generación–, los primeros clientes podrían ser los grandes metaneros y poco más. El tráfico cautivo en el suministro de “bunkering” seguirá consumiendo fuel y gasoil, caso de Trasmediterránea, Naviera Armas, el brazo naval de DISA y combustibles ligeros para Fred. Olsen, así como los clientes de paso con las restricciones de emisiones de azufre que entrarán en vigor dentro de poco. Remotorizar las plantas propulsoras de los buques es una obra de envergadura y tiene un coste elevado. Sin embargo, todo hay que decirlo, bueno será poner cuanto antes en el mapa internacional a esta zona del Atlántico, para que se sepa que existe la posibilidad de suministro de gas natural licuado.   

Hemos de decir, además, que no todos los males del puerto tinerfeño son directamente imputables a la discutible gestión política del presidente de la Autoridad Portuaria. Hay otros actores que también tienen su parte de culpa, como aquellos que tienen intereses preferentes en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria y éstos priman sobre el puerto tinerfeño. Y en ese abanico entran algunas consignatarias, navieras y compañías petroleras que están presentes en ambos puertos. Los cruceros de turismo están bien, son bonitos, traen muchos “visitantes” (suma de pasajeros y tripulantes) y nos brindan estampas portuarias vistosas durante unas horas, pero no sólo de ellos vive el puerto tinerfeño, segmento en el que, por cierto, estamos a la baja.

Para muestra de lo que decimos, aquí va un botón. En el primer semestre de 2014, los puertos canarios han registrado un incremento del 29,2 % en el tráfico de cruceros y han superado el millón de pasajeros. En el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, el incremento ha sido del 54,5 % (576.062 pasajeros), lo que lo sitúa en el tercero a nivel nacional después de Barcelona (947.873 pasajeros) y Baleares (591.263). Santa Cruz de Tenerife baja al cuarto puesto en la lista (448.121 pasajeros turísticos) y hasta no hace mucho la situación era diferente.

P.D. De la terminal de contenedores TCT, del frecuente caos en el que se encuentra sumido el puerto de Los Cristianos y el malestar que ello supone para los usuarios y los vecinos de la localidad, hablaremos en una próxima ocasión. Y mientras tanto, y desde hace un mes, la cafetería de la estación marítima de Santa Cruz de Tenerife está cerrada, lo mismo que la de Los Cristianos. No importa. Agosto es mes de vacaciones.

Foto: Julio A. Rodríguez Hermosilla

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En estos días es noticia a nivel internacional la puesta a flote de una gigantesca estructura bautizada con el nombre de “Prelude”, que ha sido construida en el astillero Daewoo, en la factoría de Goeje (Corea de Sur) y ostenta del récord de ser la mayor del mundo en su clase. Se llama “Prelude” y se trata de una plataforma flotante que permitirá la extracción y tratamiento de gas natural licuado.

El proyecto ha sido desarrollado por Royal Dutch Shell y el propio astillero surcoreano, en una inversión astronómica: unos 12.000 millones de dólares. La plataforma mide 488 m de eslora y 74 m de manga y se le calcula un peso muerto de unas 600.000 toneladas. Cuando esté operativa, en 2017, permitirá la extracción equivalente a 110.000 barriles de gas diarios y a sus costados podrán abarloarse buques metaneros para la carga y transporte.

Este será el aspecto final de la plataforma “Prelude”, construida por encargo de Shell

La plataforma ha flotado por primera vez apenas un año después del corte de aceros. El proyecto es de una gran complejidad tanto por sus dimensiones críticas como por la cantidad de aspectos técnicos a tener en cuenta. Si la nueva “Prelude” tiene el éxito que se espera, ha nacido una nueva forma para explotar en mejores términos de costes operativos y condiciones técnicas los yacimientos de gas natural alejados de la costa.

Tras su puesta a flote, cuyas imágenes han dado la vuelta al mundo, se procederá a su remolque al astillero Samsung Heavy Industries, donde se procederá a la instalación de la torre perforadora y otros equipos. Está previsto que la plataforma comience su vida operativa a unos 475 kilómetros al noreste de Broome (Australia) y por espacio de 25 años. La ingeniería ha tenido en cuenta su plena operatividad incluso en condiciones meteorológicas adversas.

Foto: Royal Dutch Shell 

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Barcelona se ha propuesto ser el primero del área del Mediterráneo en suministrar gas natural licuado (GNL) como combustible a los buques, cuya demanda está creciendo a pasos acelerados. Para ello está pendiente de que los organismos competentes resuelvan los trámites administrativo para su regulación y se estima que necesitará unos tres meses para adaptarse, pues en la actualidad dispone de la infraestructura de descarga de gas natural licuado. 

Desde el puerto de Barcelona dicen que “el hecho de ser pioneros incrementará la actividad portuaria de la terminal Enagás, que fue la primera de Europa, con 45 años de experiencia, y supondrá una ventaja comercial, porque disponer de suministro será clave para diseñar las rutas de las compañías navieras”. Una actividad importante a la que los puertos canarios, de momento, parece que están ajenos, especialmente el de Santa Cruz de Tenerife, pese a tener una refinería en su territorio y un puerto industrial en construcción -y muy cuestionado- en el sur de la isla. 

Panorámica de las instalaciones de Enagás en Barcelona

Foto: Autoridad Portuaria de Barcelona