Juan Carlos Díaz Lorenzo

Como ya es tradición y así desde hace muchos años, la noche del 31 de diciembre congregó en aguas del puerto de Funchal a un número importante de cruceros de turismo, para presenciar el espectáculo de fuegos artificiales que despide al año y da la bienvenida al nuevo. Es una cita, además, a la que asisten muchos turistas que llegan a la isla por vía aérea y, por supuesto, la población que disfruta de un espectáculo cuya fama hace tiempo que ha trascendido las fronteras nacionales.

En esta oportunidad, atracados o fondeados estuvieron los cruceros de turismo “Queen Victoria”, “Azura”, “Thomson Majesty”, “Boudicca” y “AIDAbella”. Y al filo de la medianoche llegaron los buques “AIDAsol”, “MSC Divina” y “Saga Sapphire”, como vemos en la selección de fotografías que nos hace llegar nuestro estimado amigo y colega Sergio Ferreira. Impresiona el poder de convocatoria que tiene el puerto de Madeira, una isla de vive del turismo y lo cuida en extremo.

Los cruceros de turismo iluminados realzan la noche madeirense

No hay sitio para todos, por lo que algunos tienen que fondear

La cita de los cruceros de turismo se renueva cada año

Comienza el espectáculo. Miles de miradas siguen las evoluciones de los fuegos

El espectáculo tiene fama internacional desde hace años

Se trata de un espectáculo de pirotecnia extraordinario

A medida que el espectáculo avanza, la dimensión se torna superior

Los fuegos se disparan desde diversos puntos de la capital madeirense

El último día del año 2012 amaneció con el puerto pintado de barcos

El puerto de Funchal, a tope, Al fondo, las Islas Desertas

Fred. Olsen Cruise Line y AIDA Cruises, clientes habituales de Madeira

Fotos: Sergio Ferreira (serghio@cruises)

Anuncios