Juan Carlos Díaz Lorenzo

Esta mañana se han soltado 800 palomas en alta mar a unos 700 kilómetros de Gran Canaria,  desde el buque “Murillo”, de Acciona  Trasmediterránea, en su viaje de Cádiz a Las Palmas. Uno de los miembros de la Federación insular de Colombofilia de Gran Canaria que organiza la suelta, Juan Reyes,  informa que el pasado domingo, 2 de junio, soltaron más de mil palomas en alta mar a unos 450 kilómetros de la isla, durante el trayecto de ida de Gran Canaria a Cádiz.

La Federacion Insular de Gran Canaria de Colombofilia organiza todos los años varias sueltas desde alta mar en los buques de Acciona Trasmediterránea. Estas sueltas son valederas para distintos campeonatos, tanto a nivel de clubes como insular y autonómico. Es digno de admiración la capacidad de orientación que tienen tras la suelta en alta mar, sin referencias de accidentes geográficos, sólo mar y cielo. Algunas, durante un rato, permanecen posadas en algunos puntos del barco, hasta que deciden emprender vuelo.

Acciona Trasmediterránea colabora con la Federación Insular de Colombofilia

Foto: José Javier Pérez Martín

 

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de cuatro semanas cubriendo la línea Cádiz-Canarias, el ferry Murillo finalizó el pasado lunes, en el puerto de cabecera, procediendo a su relevo por el ferry Albayzin, que se incorporó ayer, martes, después de haber pasado la revisión anual reglamentaria en un astillero italiano.

Durante el tiempo en el que el ferry Murillo estuvo en la línea Cádiz-Canarias, la atendió sin novedad y con un alto índice de ocupación. En su último viaje hizo el viaje de subida lleno hasta la bandera: 400 pasajeros y 90 semirremolques. La campaña de verano la pasará en las líneas de Baleares.

El ferry "Murillo", en aguas de Santa Cruz de Tenerife

Foto: Julio A. Rodríguez Hermosilla (www.baixamar.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por segundo año consecutivo, Acciona Trasmediterránea emplaza el ferry Murillo en la línea Cádiz-Canarias durante la temporada veraniega, destinando el buque que habitualmente cubre la citada la línea, Sorolla o Fortuny, a las líneas de Baleares, Barcelona y Levante.

Aunque el barco no desmerece, en las líneas generales, la calidad del servicio –quizás, la ausencia más importante es la falta de la piscina-, sí reduce la capacidad de pasaje en casi 200 plazas, pues los buques tipo Sorolla tienen capacidad para 744 pasajeros en camarotes, mientras que el buque Murillo dispone de alojamiento para 550. Sin embargo, mejora la oferta de carga rodada, que es de 2.196 metros lineales frente a los 1.809 metros de los buques tipo Sorolla. La velocidad de servicio (22 nudos) es la misma en ambos buques. El buque figura inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife.

En el caso de Canarias, además, el producto avión + barco contribuye a favorecer los desplazamientos con la Península. Puesto a disposición de los usuarios desde hace varias semanas, consiste en que el pasajero viaja en avión a Sevilla y el coche en ferry a Cádiz, disponiendo la compañía un servicio de autobuses programado para el traslado desde el aeropuerto sevillano hasta el puerto gaditano, y viceversa en los viajes de vuelta. Este producto, que tiene una gran aceptación, nació como solución de urgencia debido a un incendio ocurrido a bordo del ferry Manuel Soto y a partir de entonces se convirtió en todo un éxito.

Estampa marinera del ferry "Murillo"

Construcción número 291 de la factoría sevillana de Izar, hoy Navantia, el ferry Murillo es un buque de 24.813 toneladas brutas (GRT), 8.058 netas (GRN) y 6.900 de peso muerto (TPM), siendo sus principales dimensiones 180 metros de eslora total, 24,30 de manga y 6,50 de calado máximo. Está propulsado por cuatro motores Wärtsila 9L38, con una potencia de 32.300 caballos acoplados a dos ejes y hélices de paso variable, que le permite alcanzar y mantener una velocidad máxima de 22,8 nudos. Entró en servicio en marzo de 2002.

Pertenece a una serie de cinco buques gemelos, construidos en el astillero sevillano entre 1999 y 2002. Los otros cuatro buques fueron contratados por el armador británico Cenargo International y entraron en servicio bautizados con los nombres de Brave Merchant, Dawn Merchant, Midnight Merchant y Northern Merchant. Curiosamente, todos ellos, posteriormente, navegaron durante una temporada fletados por compañías navieras españolas en el área de Baleares, Barcelona y Levante, ostentando, por el orden citado, los nombres de Blanca del Mar (ISCOMAR), Pau Casals (Balearia), El Greco (Acciona Trasmediterránea) y Zurbarán (Acciona Trasmediterránea). 

El ferry "Murillo" tiene capacidad para 550 pasajeros

Fotos: Txema Oliver