Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un fallo en la maniobra del ferry “Juan J. Sister, anoche, en el puerto de Málaga, provocó que el buque de Trasmediterreánea colisionara de proa contra un muelle próximo y embistiera a un yate que estaba amarrado, al que causó daños de importancia, informa el periódico malagueño Sur. La salida del buque hacia el puerto de Melilla fue suspendida por razones de seguridad, hasta determinar el alcance de los daños sufridos y el origen de la avería. De su relevo se ha ocupado el ferry “Sorolla”.

Se ha informado de que las condiciones meteorológicas no eran buenas y de que pudo fallar el arranque atrás de los motores principales, quizás debido a un fallo electrónico. El velero “La huida” no pudo escapar y el barco golpeó el bulbo de proa contra el cantil del muelle. En servicio desde mayo de 1993, el mismo día de su presentación en el puerto de Cádiz sufrió una abolladura contra el muelle, en el transcurso de la maniobra de atraque.

El ferry “Juan J. Sister”, en servicio desde hace casi 22 años, es uno de los mejores barcos de Trasmediterránea. Construido en el astillero Kvaerner Masa Yard, en Turku (Finlandia), es el resultado de un programa de inversión de 30.000 millones de pesetas de la época, que incluyó los buques “Las Palmas de Gran Canaria” y “Santa Cruz de Tenerife”y los jet-foil “Princesa Dácil” y “Princesa Teguise”. Eran los tiempos de la presidencia de Luis Delso Heras y de Héctor de Armas en la dirección general de la compañía en Canarias.

El ferry “Juan J. Sister”, tras colisionar perpendicular al muelle opuesto

Foto: Salvador Salas / Sur

Anuncios