Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Reina Sofía” (F-84) regresó el pasado viernes, 31 de agosto, a la Base Naval de Rota, después de participar en la operación Atalanta de lucha contra la piratería en el océano Índico, informa la Armada española. La llegada del buque fue motivo de una  multitudinaria manifestación de afecto y cariño por parte de familiares y amigos, algunos de ellos portando pancartas alusivas. El recibimiento oficial de la dotación estuvo a cargo del almirante-jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante general Jaime Muñoz-Delgado.

La fragata “Reina Sofía” zarpó el 22 de marzo de la citada base con la misión de proteger a los buques mercantes pertenecientes al Programa Mundial de Alimentos y otro tráfico mercante vulnerable, así como el refuerzo de la seguridad marítima contra la piratería en aguas del Golfo de Adén y la cuenca de Somalia y contribuir al control de las actividades pesqueras en la zona.

La fragata “Reina Sofía” inspecciona a un buque mercante en la zona asignada

Se informa que después de 163 días de despliegue, en los que el buque ha recorrido 33.800 millas náuticas en 140 singladuras, ha realizado tres abordajes, 13 aproximaciones amistosas, tres escoltas de buques del Programa Mundial de Alimentos y tres colaboraciones con marinas/guardias costeras de la región. También ha realizado labores de identificación de contactos, control de las medidas de autoprotección de la comunidad mercante, inteligencia en la costa de Somalia, protección de la zona internacional de tránsito recomendado y la monitorización actividad pesquera frente a la costa de Somalia.

La acción más relevante fue el apresamiento en la noche del 14 de abril de una embarcación tipo “dhow” en el Mar de Arabia. Esta nave era controlada por 16 presuntos piratas, que tenían secuestrados a cuatro miembros de la dotación desde finales de marzo, y portaba abundante armamento.

Remolque de una lancha ballenera encontrada a la deriva

Recibimiento a su llegada en la base naval de Rota

El 23 de julio el buque español asistió a una embarcación tipo “ballenera” que llevaba cuatro días a la deriva, sin agua y con la comida a punto de agotarse, debido a una avería del motor que no pudieron reparar. Ante la consideración de riesgo para sus tripulantes, y en aplicación del Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en la Mar (SOLAS en sus siglas inglesas), se procedió a su remolque a tierra.

La operación “Atalanta” ha supuesto el despliegue en el que mayor tiempo ha estado integrada la fragata “Reina Sofía” en una operación y, al mismo tiempo, el citado buque ha realizado la navegación de mayor duración de su historia, entre los puertos de Port Victoria (Seychelles) y Djibouti, permaneciendo 23 días en la mar.

Fotos: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El almirante de la Flota, Santiago Bolibar Piñeiro, presidió en la mañana del pasado 22 de marzo el acto de despedida de la fragata “Reina Sofía” (F-84), que zarpó poco después de la Base Naval de Rota en viaje al Golfo de Adén, a donde llegará el 7 de abril, para integrarse en la “Operación Atalanta” en la lucha contra la piratería en el Océano Indico.

A su llegada al escenario designado relevará al AOR “Patiño” (A-14), que ejerce de buque de mando de la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR) desde diciembre de 2011 y coparticipará en las misiones asignadas en unión del patrullero de altura “Infanta Elena” (P-76), de mantener la seguridad en las aguas del Golfo de Adén y Somalia mediante la protección del tráfico mercante y los pesqueros que faenan en la zona.

A bordo de la fragata “Reina Sofía” viajan 225 personas pertenecientes a la propia dotación del buque, el equipo de protección de Infantería de Marina y la unidad aérea embarcada (UNAEMB), que aporta dos helicópteros SH 60B, unidades versátiles en la localización de las embarcaciones que ejercen la piratería.

A bordo de la fragata “Reina Sofía” se ha realizado el programa CAVIMAR, de mejora de las condiciones de habitabilidad y calidad de vida a bordo y durante los meses de enero y febrero de 2012 ha realizado una certificación orientada a su actual misión demostrando un adecuado nivel de adiestramiento, informa la Armada Española.

La fragata "Reina Sofía" (F-84) navega rumbo al Golfo de Adén