Juan Carlos Díaz Lorenzo

Como era de esperar, no ha acompañado hoy el buen tiempo en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, pues desde hace unos días estamos sintiendo los efectos de una borrasca atlántica, pero no por ello hemos de dejar de destacar la especial satisfacción que nos produce ver al puerto tinerfeño con la línea de atraque llena. Bien es verdad que ello sólo sucede en determinadas épocas del año, pero mientras sea así, el menos disfrutamos de la atractiva estampa marinera y del intenso movimiento de pasajeros y tripulantes que deambulan por el centro de la ciudad o viajan al interior de la isla, en las excursiones contratadas a bordo.

Hoy ha sido uno de esos días especiales, motivo de satisfacción. En el muelle sur estaban atracados los buques “Mein Schiff 3”, “Europa”, “Azamara Journey” y “Thomson Majesty”. Y en el muelle de ribera, en su habitual escala semanal, el buque “AIDAblu”. Maniobrando, en viaje de ida a Gran Canaria, el ferry “Volcán de Timanfaya” y un rato después, llegando de Agaete, el fast-ferry “Bencomo Express”. Y en contrapunto, como testigo de otra época de la navegación, el centenario vapor “La Palma”. Una estampa portuaria “como la de los años de los trasatlánticos de la emigración”, en el buen decir de nuestro amigo Manuel Marrero Álvarez, conocedor, como pocos, del último medio siglo de historia del puerto tinerfeño.

Esta es la estampa del puerto tinerfeño, hoy, en un día otoñal

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía británica Saga Holidays ha comprado a Crociéres de France el buque Bleu de France, para reforzar su actividad a partir de 2012, año en el que le será entregado por sus actuales propietarios, pues en la actualidad tiene compromisos firmados hasta finales de 2011.

Saga Holidays ya había intentado comprar este buque a la compañía alemana Hapag, cuando se hizo pública su venta ante la incorporación del nuevo Europa, nombre que entonces ostentaba este barco y con el que le conocimos en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Con esta adquisición, aunque su incorporación todavía se dilatará algo más de un año, Saga Cruises refuerza su presencia, tras la reciente baja del crucero Saga Rose, afectado por las nuevas normas del SOLAS 2010.

El crucero "Bleu de France", en el puerto de Funchal

Foto: Joao Abreu (sergio@cruises)