Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Canarias” rescató el pasado sábado, 26 de diciembre, a 76 personas que viajaban frente a las costas de Libia a bordo de una embarcación de madera con riesgo de hundimiento, pues tenía una vía de agua. Un avión de patrulla marítima participante en la operación “Sophia” había informado del avistamiento de una embarcación neumática de 10 metros de eslora y otra de madera con apenas 20 metros y 298 personas a bordo.

El mando de la operación naval de la UE ordenó al buque español dirigirse a la zona para controlar la situación y garantizar a los migrantes su seguridad en la navegación. A su encuentro se les proporcionó agua y comida mientras llegaba el buque alemán “Berlín”, designado para el rescate.

Los migrantes rescatados, a bordo de la fragata “Canarias”

La tripulación de la fragata “Canarias” estuvo apoyando a los migrantes durante toda la mañana hasta que a las 13.30, hora local, varios de ellos alertaron que la embarcación de madera tenía una vía de agua, que podría provocar un posible hundimiento, por lo que desde el buque español empezó la operación de rescate hasta la llegada del buque alemán. Mediante dos embarcaciones neumáticas embarcaron en la fragata española 76 personas (tres niños, 11 mujeres y 62 hombres).

La fragata “Canarias” se encuentra en la zona tomando parte en la misión de la Unión Europea EUNAVFOR “Sophia” de lucha contra el tráfico ilegal de personas en el Mediterráneo central. Para evitar que quedase alguna embarcación migrante a la deriva sin localizar, el helicóptero de la fragata española realizó una última búsqueda en la zona de operaciones.

Foto: Armada española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El contralmirante Bartolomé Bauzá Abril asumió a mediados de este mes el destino de segundo comandante (DCOM) de la Operación Atalanta, de lucha contra la piratería en aguas de Somalia. La toma de posesión se celebró en el Cuartel General de Northwood y releva al contralmirante alemán Jean Martens. Desde comienzos de este año, el mando de las Fuerzas Navales de la Unión Europea en Somalia (EUNAVFOR) lo ejerce el contralmirante Bob Tarrant, de la Royal Navy y en la zona de operaciones, a bordo del buque anfibio francés “FS Siroco”, se encuentra el contralmirante Hervé Bléjean, de dicha nacionalidad.

“Los cometidos del DCOM son apoyar al comandante de la Operación en la dirección del día a día de la operación, y ejercer el mando, por ausencia o delegación de éste, cuando sea necesario”, informa la Armada española. Tiene como principal responsabilidad actuar como asesor principal del contralmirante Tarrant en asuntos operativos sobre la misión. En la actualidad operan en la zona el BAM “Tornado” y el destacamento Orión del Ejército del Aire, con base en Yibuti. La Operación Atalanta está activa desde diciembre de 2008, en el marco de la Política Común de Seguridad y Defensa (CSDP) para combatir los altos niveles de piratería y tráfico de armas en la costa de Somalia y en la zona occidental del Índico.

Contralmirante Bartolomé Bauzá Abril, segundo comandante de la Operación Atalanta

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Numancia” (F-83) se encuentra navegando de regreso a España tras concluir su participación en la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el Índico, integrado en la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR), informa la Armada española. Dentro de diez días arribará a la Base Naval de Rota, cinco meses después de su salida, en los que ha navegado más de 25.000 millas náuticas en 112 días de mar. 

En 2009, la fragata española fue la primera unidad de la Armada española que ejerció como buque de mando de la Operación. El balance de su participación en la operación “Atalanta” ha incluido la visita y registro a 38 embarcaciones dedicadas a la pesca y al transporte de mercancías. Los helicópteros embarcados, pertenecientes a la 10ª Escuadrilla de la Flotilla de Aeronaves, han efectuado más de 140 horas vuelo, en las que han realizado misiones de Inteligencia y Reconocimiento (ISR), vigilancia de superficie, protección de fuerza, evacuación médica y apoyo logístico. 

La fragata “Numancia” navega en el tránsito de regreso a España

La fragata “Numancia” tomó parte en el planeamiento y conducción de la reunión de autoridades que tuvo lugar frente a Mogadiscio el 24 de junio, y en la que varios ministros del Gobierno Federal de Somalia se reunieron con representantes de la Unión Europea, a bordo de la fragata portuguesa “Alvares Cabral”. La fragata española estuvo encargada de la coordinación de la protección de fuerza durante el evento, uno de sus helicópteros proporcionó escolta a los helicópteros de transporte de las fragatas “Alvares Cabral” y “Augsburg”, y el equipo de operaciones especiales embarcado estuvo preparado para llevar a cabo una misión de recuperación de personal. 

Como acciones destacadas, la fragata “Numancia” y sus helicópteros llevaron a cabo también dos evacuaciones sanitarias durante el despliegue. En la primera, un miembro de la tripulación del buque de apoyo logístico británico “Fort Victoria”, que sufría una afección cardiaca, fue transportado en helicóptero a Salalah (Omán). En la segunda, dos miembros de la tripulación del mercante “Perla”’, que habían sufrido quemaduras durante un incendio y que recibieron tratamiento inicial a bordo de la fragata australiana “Newcastle”, fueron transportados por la fragata española hasta Victoria (Seychelles), donde ingresaron en el hospital.

Cuando el mercante secuestrado “Albedo” se hundió en su fondeadero de Haradhere, la fragata “Numancia” fue la primera en llegar a la zona y su comandante fue nombrado jefe de la escena de acción para las labores de salvamento y rescate. Estas acciones fueron llevadas a cabo durante los dos primeros días por la fragata “Numancia” y por un avión P-3 de patrulla marítima español desplegado en Yibuti.

La dotación de la fragata española también ha proporcionado adiestramiento, en el marco de la LMCB (Local Maritime Capacity Building), a los guardacostas de Yibuti, a los guardacostas de Seychelles y a la Marina de Tanzania, en apoyo de la misión de adiestramiento de la Unión Europea EUCAP NESTOR. Después de cuatro meses en el área de operaciones, la fragata “Numancia” ha sido relevada por el buque de acción marítima “Meteoro”, que se ha integrado por primera vez en la operación “Atalanta”. 

“Blas de Lezo” 

La fragata “Blas de Lezo” (F-103) arribó a su base en el Arsenal Militar de Ferrol el pasado domingo, después de dos meses de navegación por aguas del Mediterráneo y el Mar Negro. El buque partió el 5 de junio para integrarse como buque de mando en la Agrupación Permanente de Escoltas de la OTAN en el Mediterráneo, SNMG-2 (Standing NATO Maritime Group 2).

Durante este tiempo la Agrupación, al mando del contralmirante de la Armada española Eugenio Díaz del Río Jáudenes, ha estado compuesta de forma permanente por la fragata “Blas de Lezo” y el buque de la marina turca “Salihreis”, y en menor periodo de tiempo por la fragata italiana “Aliseo”.

La fragata “Blas de Lezo” permanecerá en Ferrol hasta el 30 de agosto

Durante estos dos meses la Agrupación ha participado en la operación “Active Endeavour” de la OTAN”, cuyo objetivo principal es disuadir del posible uso del Mar Mediterráneo a organizaciones con propósitos terroristas, realizando para ello labores encaminadas a mejorar el conocimiento del entorno marítimo y llevando a cabo operaciones de seguridad marítima.

Asimismo, ha tomado parte en el ejercicio internacional “Breeze 13”, organizado por la Marina búlgara en aguas del Mar Negro a principios del mes de julio, con la participación de unidades búlgaras, griegas, turcas y norteamericanas. Como fuerza permanente de la OTAN, la Agrupación ha hecho presencia naval en los puertos de Souda, en la isla griega de Creta, Aksaz y Estambul en Turquía, Odesa en Ucrania y Varna en Bulgaria. En estos tres últimos puertos, el buque recibió la visita de los embajadores españoles en Turquía, Ucrania y Bulgaria.

El próximo 30 de agosto, la fragata “Blas de Lezo” zarpará rumbo a Málaga para reencontrarse con el resto de barcos que componen la fuerza, a la que se unirá la fragata alemana “Sachsen”. Posteriormente, la fuerza volverá a tomar parte en la Operación Active Endeavour en el Mediterráneo y participará en el ejercicio internacional “Brilliant Mariner 2013”, organizado por la Marina italiana y donde se certificará a la fuerza naval de reacción rápida de la Alianza. En octubre será relevada por la fragata “Álvaro de Bazán” como buque de mando de la Agrupación. 

Fotos: Armada Española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Numancia”, integrada en la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el océano Índico, ha realizado durante dos días una intensa búsqueda de supervivientes del buque mercante “Albedo”, hundido frente a las costas de Somalia, informa la Armada española. El citado buque, uno de los pocos barcos que quedaba aún en poder de los piratas, fue secuestrado el 25 de noviembre de 2010 cuando se dirigía al puerto de Mombasa (Kenia).

La tripulación estaba compuesta por 23 personas de diferentes países -siete de Bangladesh, dos de India, uno de Irán, siete de Pakistán y seis de Sri Lanka- y en junio de 2011 se informó de la muerte de uno de los dos tripulantes indios y en julio de 2012, tras el pago de parte del rescate, fueron liberados los siete pakistaníes. Se desconoce si el resto de la dotación continuaba aún a bordo.

Estado en el que se encuentra el buque “Albedo”, tras su localización

El 5 de julio, la fragata española recibió la orden del mando de la EUNAVFOR de poner rumbo hacia el fondeadero del “Albedo”, debido a que el estado de la mar había empeorado sus condiciones de flotabilidad, dado el precario estado en que se encontraba por la falta de mantenimiento durante el largo período de cautiverio. Dos días después, se informó de que el mercante se había hundido debido a las duras condiciones meteorológicas reinantes en la costa este de Somalia.

A primera hora del día 8, el avión español P-3 de patrulla marítima confirmó en un vuelo de reconocimiento que el “Albedo” se había hundido y estaba posado en el fondo y con su puente de gobierno sobresaliendo del agua. A continuación, la fragata “Numancia”, que ya se encontraba en las proximidades, ordenó a su helicóptero embarcado comenzar la búsqueda de supervivientes.

Las unidades españolas se convirtieron así en las primeras fuerzas de EUNAVFOR en llegar a la zona del hundimiento, evaluar la situación y comenzar la búsqueda, de modo que el comandante de la fragata española fue nombrado comandante de la escena de acción, con la responsabilidad de coordinar la búsqueda y rescate en la zona.

Durante los día 8 y 9, la fragata “Numancia” realizó un gran esfuerzo de búsqueda. Se detectaron dos botes del buque “Albedo” varados en playas y una balsa salvavidas en las proximidades de la costa, pero sin rastro de supervivientes y, asimismo, se localizaron tres contenedores, posiblemente del buque siniestrado, varados en la playa.

Foto: Armada Española

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de aprovisionamiento de combate “Cantabria” (A-15), que se encuentra de viaje rumbo a Australia y la fragata “Méndez Núñez” (F-104), que participa en la operación “Atalanta”, se encontraron el pasado sábado en el Golfo de Adén para realizar labores de aprovisionamiento y suministro de combustible en la mar, informa la Armada española.

El aprovisionamiento consistió en el traspaso de 44 palés de alimentos y material diverso necesario para la navegación. Según se explica, para ello se realizaron dos tipos de maniobras diferentes. La primera consistió en el transbordo de 31 palés de un barco a otro mediante cableado. La complejidad de esta operación, que duró unas dos horas, reside en que los buques deben navegar en todo momento a una misma velocidad y rumbo, y además contar con las condiciones meteorológicas y de la mar. El resto de palés fueron transferidos mediante una maniobra de aprovisionamiento vertical, empleando el helicóptero SH-60B embarcado en la fragata española.

El BAC “Cantabria” y la fragata “Méndez Núñez”, en la maniobra de rumbos paralelos

Además del transbordo de material, el BAC “Cantabria” suministró simultáneamente 200.000 litros de combustible a las fragatas “Méndez Núñez” y “Surcouf” (F-711), de la Marine Nationale. La maniobra se realizó conjuntamente con los dos barcos por las dos bandas del buque de aprovisionamiento de combate.

El BAC “Cantabria” partió el 3 de enero de Ferrol rumbo a Australia para desplegarse a mediados de febrero junto a la Royal Australian Navy durante un período de nueve meses. Esta misión permitirá a la Armada española operar en un escenario de marcado interés estratégico, mejorar el adiestramiento del buque y de su dotación, así como poner a prueba los mecanismos de apoyo a despliegues de larga duración.

La fragata “Méndez Núñez” está integrada desde el 6 de diciembre en la Operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el océano Índico, que desarrolla la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR). Su cometido principal consiste en la escolta y protección de los buques del Programa Mundial de Alimentos (World Food Program-WFP), la seguridad marítima internacional y contribuir a la lucha contra la piratería en aguas del Índico próximas a Somalia y Golfo de Adén. A bordo de la fragata se encuentra el Estado Mayor multinacional de EUNAVFOR, con lo que está ejerciendo la labor de buque de mando en la “operación Atalanta”.

Foto: Armada Española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de asalto anfibio “Castilla” regresó el pasado viernes, 21 de diciembre, a la Base Naval de Rota, desde donde había salido el pasado 2 de agosto, para participar en la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en aguas del Índico, informa la Armada española. Los 255 tripulantes han permanecido casi cinco meses fuera de su base y han navegado casi 23.000 millas náuticas, es decir, el equivalente a una circunnavegación del globo.

Durante la operación “Atalanta”, el buque “Castilla” ha proporcionado a la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR) gran variedad de capacidades, incluyendo cuatro helicópteros, una unidad de guerra naval especial, un equipo de la fuerza de protección de Infantería de Marina y capacidades sanitarias desplegables avanzadas.

La campaña del buque “Castilla” ha tenido una duración de cinco meses

Con la misión de luchar contra la piratería, proporcionar seguridad marítima y proteger a los buques del programa mundial de alimentos de la ONU que navegan por esas aguas, las capacidades del buque han permitido el desarrollo de acciones de diferentes misiones. Se han realizado cometidos de reconocimiento aéreo y vigilancia de buques secuestrados, vigilancia y control de las zonas de riesgo para el tráfico mercante y pesquero, reconocimientos de costa y apoyo de seguridad a las misiones en la zona de las autoridades de la Unión Europea, destaca el comunicado de la Armada.

El buque “Castilla” también tomó parte en la EUCAP Nestor, misión de política de seguridad y defensa de la Unión Europea, cuyo objetivo es contribuir al desarrollo de una capacidad marítima regional en el cuerno de África y los Estados del océano Índico occidental. Además, se efectuaron a bordo varias intervenciones quirúrgicas, en apoyo a los buques de la Unión Europea que están desplegados en la zona.

Durante el período en que permaneció integrado en la “operación Atalanta”, el buque “Castilla” se hizo cargo y transfirió, de acuerdo con las instrucciones del juzgado central de instrucción número tres de Madrid, a los seis piratas somalíes que presuntamente, a principios de octubre, intentaron asaltar y secuestrar el atunero español “Izurdia” y que fueron apresados por un buque aliado que operaba en la zona.

Foto: Armada Española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El contralmirante español Pedro Ángel García de Paredes asumió recientemente el mando de la fuerza desplegada en la Operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el Océano Índico, durante una ceremonia celebrada en Yibuti, a bordo del buque de asalto anfibio de la Marina Militar italiana “San Giusto”, informa la Armada española..

García de Paredes releva al también contralmirante italiano Enrico Credendino. El acto estuvo presidido por el contralmirante Gualtiero Mattesi, comandante adjunto del Cuartel General Operativo de la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR) en Atalanta. Entre las diversas autoridades, presentes se encontraba el almirante de la Flota española, Santiago Bolibar, en representación del JEMAD, y el embajador de España en Etiopía y Yibuti, Antonio Sánchez-Benedito.

El contralmirante García de Paredes (dcha), en el relevo de la Fuerza naval

Esta es la décimotercera rotación en la Operación “Atalanta” y la cuarta en la que España ejerce la jefatura de la Fuerza. Ello la convierte en el país que más veces la ha detentado. El contralmirante García de Paredes asume el mando con el periodo intermonzónico ya iniciado, en una época del año en la que las condiciones en la mar son más favorables para la piratería.

En la actualidad, cinco buques, con unos 136 tripulantes a bordo, permanecen secuestrados por los piratas. El último barco atacado fue el mercante de bandera liberiana “Smyrni”, propiedad de un armador griego, el pasado 11 mayo.

Este es el nivel más bajo de actividad criminal desde el comienzo de la Operación Atalanta en 2008, puesto que han transcurrido casi siete meses sin que los piratas hayan podido aumentar sus capturas gracias a la presión ejercida por las Agrupaciones navales y la adopción de medidas de protección del tráfico mercante por parte de la comunidad marítima.

El contraalmirante García de Paredes enarbola su insignia de mando a bordo de la fragata “Méndez Núñez” (F-104), primera de la serie F-100 que interviene en la Operación “Atalanta”. Además de la dotación del buque, a bordo está embarcado el Estado Mayor multinacional del comandante de la Fuerza, una unidad aérea y un equipo operativo de seguridad de Infantería de Marina, que totalizan 236 profesionales.

La fragata “Méndez Núñez” pertenece a la 31ª Escuadrilla de Escoltas. Su moderno diseño y sus notables capacidades militares, como el sistema de combate AEGIS, le permite actuar en todo tipo de escenarios. Junto al buque español, la agrupación europea al mando del contraalmirante García de Paredes (TG 465) está compuesta por las fragatas “Karlsruhe”, “Louise Marie” y “Surcouf” de las marinas de Alemania, Bélgica y Francia respectivamente.

Se produjo también el relevo en la Operación “Atalanta” entre la fragata “Méndez Núñez” y el buque de asalto anfibio “Castilla”, que ya navega rumbo a España. Además de alojar al comandante de la EUNAVFOR y a su Estado Mayor multinacional, la fragata española tendrá como cometido principal la escolta y protección de los buques del Programa Mundial de Alimentos (World Food Program – WFP), la seguridad marítima internacional y contribuir a la lucha contra la piratería en aguas del Índico próximas a Somalia y Golfo de Adén.

Foto: Armada Española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Méndez Núñez” (F-104) partió la semana pasada de la Base Naval de Rota para incorporarse a la “Operación Atalanta” de lucha contra la piratería en el océano Índico, que desarrolla la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR) y el próximo 6 de diciembre relevará al buque de asalto anfibio “Castilla”, informa la Armada Española.

La fragata “Méndez Núñez” permanecerá integrada en la misión europea hasta el 6 de abril de 2013 y durante este tiempo el contralmirante Pedro Ángel García de Paredes, comandante del Grupo de Acción Naval 2, ejercerá el mando de la EUNAVFOR a bordo de la fragata española, en la que enarbola su insignia.

La fragata “Méndez Núñez” será buque de mando de la EUNAVFOR

Despedida del comandante del Grupo de Acción Naval 2 y el almirante de Acción Naval

La dotación forma en la cubierta de vuelo del buque

El buque de la Armada inició en septiembre un adiestramiento específico en aguas de Galicia, que culminó en las últimas tres semanas con un intenso calendario de ejercicios en la Base Naval de Rota hasta obtener la certificación operativa requerida para participar en la “Operación Atalanta”.

Se informa que su cometido principal será la escolta y protección de los buques del Programa Mundial de Alimentos (World Food Program–WFP), la seguridad marítima internacional y contribuir a la lucha contra la piratería en aguas del Índico próximas a Somalia y Golfo de Adén. A bordo viaja una tripulación total de 236 hombres y mujeres, entre la dotación propia del buque, el Estado Mayor multinacional del comandante de la EUNAVFOR, la Unidad Aérea Embarcada y un equipo operativo de seguridad de Infantería de Marina.

Fotos: Armada Española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un grupo de diez efectivos de los guardacostas de Djibouti embarcaron la semana pasada a bordo del BAM “Relámpago”, como parte del programa de adiestramiento en labores de lucha contra incendios y otras posibles incidencias susceptibles de ocurrir en cualquier buque, y que necesitan de reacción inmediata así como de unos procedimientos claros y conocidos, informa el Mando Naval de Canarias.

Tras recibir una charla a bordo del BAM “Relámpago” –desplegado desde el 17 de agosto en la Operación Atalanta- sobre el funcionamiento de diversos equipos de contraincendios, el personal de los guardacostas realizó una práctica de los métodos de extinción de incendios mediante el manejo de diferente material.

El BAM “Relámpago” se encuentra desplegado en la Operación Atalanta

Esta actividad ha estado coordinada conjuntamente con EUNAVFOR y “EUCAP-NESTOR”, misión de la Unión Europea que tiene como objetivo el que de forma progresiva los Guardacostas de Djibouti y resto de países del entorno tengan una mayor capacidad para ejercer el control del mar, dificultando de esa forma a los piratas que puedan llevar a cabo sus acciones.

El jefe de operaciones del buque, teniente de navío Felipe Areal, impartió una conferencia al personal del Cuartel General de la Marina de Djiboutii. La charla estuvo dividida en dos partes. En la primera se trató sobre el sistema “Mercury”, que opera a través de internet y es monitorizado continuamente en la zona por buques de guerra, mercantes, armadores y centros de control del tráfico, y donde se actualiza en tiempo real cualquier información relativa a avistamiento de posibles piratas y ataques.

En la segunda parte se familiarizó al personal djibutiense con las BMP (“Best Management Practices” o “buenas prácticas marineras” en español). “Estas son las medidas que se recomienda tomar a los buques que transitan por la zona al objeto de evitar en la medida de lo posible que sean abordados por piratas”, destaca la nota informativa.

Estas actividades, coordinadas con el Cuartel General Avanzado de EUNAVFOR a bordo del buque italiano ‘San Giusto’, forman parte de los objetivos del LMCB (“Local Maritime Capacity Building” o “desarrollo de la Capacidad Marítima Local”), mediante el cual se pretende que los países del “Cuerno de África” tengan una cada vez mayor capacidad para ejercer el control del mar, dificultando de esa forma las acciones piratas.

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de cuatro meses fuera de su base, esta mañana atracó en el Arsenal Militar de Cartagena el patrullero de altura “Infanta Elena” (P-76), tras concluir su participación en la Operación “Atalanta” en aguas del océano Indico, donde ha intervenido en la lucha contra la piratería que se produce en aquella zona.

Durante 88 días el buque permaneció integrado en la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR), en los que realizó cinco escoltas a buques del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, 32 registros a buques y embarcaciones de distintos tipos y 46 inspecciones visuales a corta distancia, informa la Armada española.

La campaña del patrullero “Infanta Elena” ha durado cuatro meses

Su actuación más destacada fue la liberación del pesquero “Nimesha Duwa”, de Sri Lankza, con seis pescadores a bordo, que llevaba seis meses secuestrado y era utilizado como buque nodriza para ataques piratas en el canal de Mozambique. También ha prestado ayuda a un grupo de pescadores somalíes que se encontraban a la deriva, procediendo a su reparación y facilitándoles alimentos, agua y asistencia médica. En los puertos que ha visitado en las costas del Índico ha colaborado con las agencias gubernamentales locales en adiestramiento en tareas relativas a la seguridad marítima.

Esta es la segunda vez que el patrullero de altura “Infanta Elena” participa en la Operación Atalanta. De febrero a junio de 2011 estuvo desplegado en la zona, lo que coincidió con un período entre monzones en el que las buenas condiciones meteorológicas aumentan el riesgo de ataques piratas a la comunidad marítima.

Foto: Armada española