Juan Carlos Díaz Lorenzo

Se cumplen hoy 30 años de la entrega a la Armada de la República de Egipto de la corbeta “El Aboukir” (F-946), último de los ocho buques de la clase “Descubierta”.  Unos meses antes, el 28 de febrero del citado año, había sido entregada la corbeta “El Suez” (F-941). La Real Marina de Marruecos tiene otro buque de este mismo modelo, llamado “Lt. Col. Errahmani” (501), en servicio desde marzo de 1983.

A los citados le habían precedido seis buques construidos para la Armada española: “Descubierta”, “Diana”, “Infanta Elena”, “Infanta Cristina”, “Cazadora” y “Vencedora”. Las cuatro primeras fueron construidas en el astillero de la Empresa Nacional Bazán, hoy Navantia, en Cartagena y las restantes, incluidas las exportadas, en el astillero de Ferrol. Años después, las corbetas españolas fueron reclasificadas como patrulleros de altura y excepto la primera, que fue desguazada y la segunda, que hace de buque de mando MCM, las demás siguen en servicio.

La corbeta egipcia “El Aboukir” (F-946), en primer plano

Estos buques, de diseño español, fueron construidos aprovechando la experiencia tecnológica de la Empresa Nacional Bazán en la construcción de las corbetas de la clase “João Coutinho” para la Armada de la República de Portugal. Las dos corbetas vendidas a Egipto estaban inicialmente proyectadas para la Armada española e incluso se les asignaron nombres, “Centinela” y “Serviola”. Sin embargo, el Gobierno decidió su venta a Egipto y a cambio fue construida una fragata más de la clase “Santa María”.

Con las corbetas de la clase “Descubierta” –que formaron la 21ª Escuadrilla de Escoltas, con base en Cartagena–, Bazán reforzó su expansión internacional, ya que fue el primer buque moderno de combate diseñado en España que fue exportado. Recordamos el viaje de las dos primeras de la serie por varios países latinoamericanos y su escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Al mando de la corbeta “Descubierta” venía el entonces capitán de corbeta, hoy vicealmirante retirado, Amancio Rodríguez Castaños, natural de Santa Cruz de La Palma.

Foto: Navantia