Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los medios marítimos portugueses se hacen eco de la noticia del arresto en los últimos días de tres buques de la compañía Classic International Cruises (CIC), debido a dificultades financieras. El cierre de la línea de crédito por parte del banco Montépido Geral ha precipitado los acontecimientos. De todos modos, los problemas económicos de la empresa no son nuevos.

Los buques “Princess Danae” y “Athena” están amarrados en Marsella y el buque “Arion” en Kotor (Montenegro). El buque “Princess Daphne” está fletado a una compañía alemana. El buque “Funchal” está inactivo en Lisboa desde hace varios meses, pendiente de una reforma de sus instalaciones. CIC está negociando un acuerdo con el banco para el pago de los salarios atrasados de sus tripulantes y su repatriación.

El buque “Princess Daphne” estuvo hace poco en Tenerife

Fundada por el armador George P. Potamianos, establecido en Portugal, el reciente fallecimiento de éste ha hecho que la gestión de Classic International Cruises pase a manos de sus hijos, en una época de dificultades económicas, que ahora se han agravado con la decisión del citado banco. La programación ha sido cancelada, los pasajeros devueltos a sus sitios de origen y los barcos amarrados.

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los once buques que componen la flota de la compañía marroquí Comarit-Comanav están amarrados en puertos de España, Marruecos y Francia, por el cese de actividad de la citada naviera, debido al impago de las deudas que mantiene con varios proveedores, según fuentes sindicales de UGT.

Comarit-Comanav debe dinero a Navantia en concepto de reparaciones navales, tasas a la Autoridad Portuaria de Algeciras y a las empresas que le suministran víveres y pertrechos navales, lo que ha provocado el embargo de los buques. Cuatro de ellos están amarrados desde hace dos meses en el puerto de Algeciras y sus 104 tripulantes abandonados a su suerte, pues no han percibido sus haberes ni dinero para comer y mantener la operatividad de los barcos. Se da la circunstancia, además, de que los tripulantes no pueden regresar a sus casas, ya que ello supondría el abandono del puesto de trabajo y perder la posibilidad de reclamar sus derechos.

El ferry "Biladi" está amarrado en Séte (sur de Francia)

El ferry "Ibn Batouta" es uno de los cuatro buques amarrados en Algeciras

El ferry "Banasa" es otro de los barcos amarrados en Algeciras

El ferry "Berkane" está amarrado en el puerto de Almería

El ferry "Mistral Express" está amarrado en el puerto de Nador

La paralización de la flota de Comarit-Comanav afecta a unos 1.200 trabajadores. Los barcos están amarrados en Algeciras (“Al Mansour”, “Banasa”, “Ibn Batouta” y “Boughaz”), Séte (“Biladi”, “Ibn Nsar” y “Marrakech”), Almería (“Oleander” y “Berkane”), Nador (“Mistral Express”) y Tánger (“Boraq”).

Fuentes de UGT han hecho un llamamiento al Gobierno de Marruecos para que intervenga en la solución del conflicto y trate de encontrar las soluciones posibles, pero por lo que denuncian los sindicalistas el ejecutivo alauí “no está haciendo absolutamente nada”, de ahí que hayan solicitado la ayuda de las autoridades españolas, leemos en la prensa digital.

Comanav es el nombre que tomó la Compagnie Franco-Chérifienne de Navigation (CFCN), fundada en 1946. En 1959, tres años después de la independencia de Marruecos, se refundó con el nuevo nombre de  Compagnie Marocaine de Navigation. En 2007, el Estado marroquí privatizó Comanav y fue vendida a la compañía francesa CMA-CGM. Ésta, a su vez, más interesada por el sector portuario vendió la gestión del transporte de pasaje a la compañía española Balearia, quien a su vez vendería su parte en febrero de 2009 a la naviera marroquí Comarit, participada por Fred Olsen & Co., informa Jaime Pons en su página web baixamar.com.

Fotos: Catoir Rémy, Manuel Hernández Lafuente, Lakhitkov Dmitriy y Jose18 (shipspotting.com)