Juan Carlos Díaz Lorenzo

En los últimos tiempos ha aumentado considerablemente la actividad “off shore” en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria. No sólo son buques “suppliers”, muy característicos a modo de grandes remolcadores especializados dotados de potentes grúas; o buques sísmicos, entre ellos los novedosos “bow x” o proa invertida, varios de los cuales han sido construidos en los astilleros de Galicia, sino también plataformas petrolíferas de diversos tipos, como la coincidencia de las que vemos en la foto de Sebastián Marrero: “Cajun Express” y “Deepwater Discovery”.

La actividad “off shore” genera un considerable movimiento económico, referido a reparaciones navales, trabajos de mantenimiento, suministros de repuestos y provisiones, combustible, agua, relevos de tripulaciones (guaguas, taxis, coches de alquiler, comidas, entretenimientos…) e ingresos para la Autoridad Portuaria. La actividad que se genera en el Golfo de Guinea y la inseguridad que allí existe, se han convertido en magníficos aliados del puerto de Las Palmas de Gran Canaria, que cada día crece en este segmento y es más conocido a nivel internacional. Nada que ver con lo que sucede a 50 millas de distancia.

Bonita foto tomada al amanecer desde el catamarán “Bonanza Express”

Foto: Sebastián Marrero

Anuncios