Juan Carlos Díaz Lorenzo

Unos días después de su llegada de la Antártida, el BIO “Hespérides” está de nuevo en movimiento. Esta mañana zarpó de su base en el Arsenal Militar de Cartagena para iniciar una expedición en el marco de la campaña Zona Económica Exclusiva 2012, destinada a obtener los datos científicos que avalen la propuesta de la ampliación de la soberanía española ante la ONU sobre los fondos marinos al oeste de Canarias, informa la Armada española.

Esta expedición oceanográfica, denominada “Amuley” (nombre de un endemismo canario), está dirigida por Luis Somoza, geólogo marino del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y asesor científico del Ministerio de Asuntos Exteriores y cooperación para la ampliación de la plataforma continental española.

Nueva misión científica de calado para el BIO “Hespérides”

La expedición está conformada por investigadores del IGME, del Instituto Español de Oceanografía, personal hidrógrafo del Instituto Hidrográfico de la Marina y técnicos de la Unidad de Tecnología Marina del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), fruto de la coordinación entre diferentes organismos.

Durante los dos próximos meses, el BIO “Hespérides” explorará una de las zonas más profundas y desconocidas de los fondos canarios, situada entre 4.500 y 5.200 metros a más de 200 millas náuticas al oeste de El Hierro.

La expedición tiene como objetivo demostrar, mediante las más modernas técnicas de investigación oceanográfica, que dichos fondos profundos son prolongación natural del archipiélago canario, es decir, que tienen la misma naturaleza geológica que las islas.

En una primera estimación, y dada la gran extensión de la actual zona de soberanía de los fondos marinos de Canarias, se prevé que puedan ampliarse en torno a 220.000 kilómetros cuadrados, una extensión que supone casi la mitad de la España peninsular.

Por lo que se he informado, en la actualidad, con el límite de las 200 millas marinas, 151 países costeros del mundo tienen derechos sobre unos 60 millones de kilómetros cuadrados, es decir, un 20% del área ocupada por los océanos. Entre los países que han ratificado la Convención se han presentado 60 propuestas de 54 Estados ante la ONU para la ampliación de su plataforma continental más allá de las 200 millas marinas, entre ellos España.

Con anterioridad, España ya ha presentado dos propuestas de extensión en el Cantábrico y Galicia. Para el primero ya ha sido aprobada la ampliación de 70.000 kilómetros cuadrados, mientras que en Galicia se ha presentado formalmente la propuesta de ampliación de 79.000 kilómetros cuadrados. De esta forma, la ampliación de la plataforma continental de Canarias puede suponer la mayor ampliación de la soberanía de los fondos marinos de España.

Los datos científicos que resulten de la investigación formarán parte de la documentación que el Ministerio de Asuntos Exteriores presente, antes de mayo dl 2014, ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de la ONU, para que sea reconocida la soberanía de la plataforma extendida de acuerdo con la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar, más conocida como “Ley del Mar”-.

Esta convención, ratificada por la mayoría de los Estados costeros del mundo, les permite extender la soberanía sobre sus fondos y subsuelo marino de 200 a 350 millas marinas, siempre que se demuestre el cumplimiento de los requisitos establecidos en la “Ley del Mar”. Para ello, los Estados deben presentar una serie de datos científicos que demuestren la prolongación natural y geológica de su territorio emergido.

Asimismo, se indica que el BIO “Hespérides” aprovechará su presencia en aguas canarias para realizar nuevas batimetrías del volcán submarino de El Hierro, con el fin de actualizar los datos, así como detectar posibles emisiones submarinas de gases en los alrededores y su grado de actividad mediante las más modernas técnicas hidroacústicas.

Foto: Armada Española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Buque de Investigación Oceanográfica Hespérides (A-33) arribó el 16 de agosto al puerto de Santa Cruz de La Palma, en una escala de descanso para el personal, que se prolongó por espacio de unas treinta horas. El citado buque se encuentra ahora situado al noroeste de Canarias, continuando con la misión encomendada, consistente en una expedición oceanográfica en el Atlántico Ecuatorial, dentro del marco del proyecto MOC2 (Memoria Oceánica del Clima), financiado por el Plan Nacional de Investigación.

El BIO Hespérides tiene su base en Cartagena y está a disposición de la Unidad de Tecnología Marina, organismo dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Es un buque de la Armada Española, construido en los astilleros de la Empresa Nacional Bazán, en Cartagena, y entró en servicio en 1991. Dispone de once laboratorios bien equipados que ocupan una superficie de 345 m².

El próximo mes de noviembre, informa la Armada, el BIO Hespérides participará en la expedición “Circunnavegación Malaspina 2010: Cambio Global y Exploración de la Biodiversidad del Océano Global”, una campaña científica en la que participarán 400 investigadores de todo el mundo y 57 oficiales de la Armada, que estudiarán la biodiversidad del océano y el impacto del cambio global.

Dicha expedición toma su nombre del marino Alejandro Malaspina, quien a finales del siglo XVIII dirigió la primera expedición científica de circunnavegación española y de cuya muerte se cumplen 200 años en el presente año 2010.

El BIO Hespérides ha sido el primer buque de la Armada Española que rebasó el Círculo Polar Ártico. Ha realizado quince campañas en la Antártida, llevando a bordo a equipos de científicos de diversas ramas que han profundizado sobre el conocimiento del clima, biología, oceanografía física, geología o geofísica del planeta.

El BIO "Hespérides", en aguas de Santa Cruz de La Palma

Foto: Francisco Noguerol Cajén