Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por primera vez en los puertos de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria la presencia del buque “Magellan” (46.053 TRB), que realiza un crucero de turismo invernal con pasajeros británicos, en su mayoría. El buque está fletado por la compañía Cruise & Maritime Voyages (CMV), aunque es un viejo conocido, pues en su etapa anterior, cuando se llamaba “Grand Holiday” y estaba al servicio de Ibero Cruises, ya nos había visitado en varias ocasiones.

Contratado en septiembre de 1982 y construido en el astillero de Aalborg (Dinamarca), este buque salió a navegar en junio de 1985 bautizado con el nombre de “Holiday” y contraseña de Carnival Cruise Lines. Hasta noviembre de 2009 estuvo en el área del Caribe y entre 2009 y 2015 navegó con el nombre de “Grand Holiday” y operado por Costa Crociere al servicio de la compañía española Ibero Cruises. En enero de 2015 lo compró la sociedad griega Epic Cruise Ltd. y está fletado a la citada CMV.

El buque “Magellan”, en su primera escala en Las Palmas de Gran Canaria

Foto: Manuel Figueroa García

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Cruise & Maritime Voyages (CMV) ha fletado un buque histórico del turismo marítimo. Se llama “Azores” y tiene en su haber 67 años de vida marinera. El pasado jueves estuvo en La Coruña, donde lo fotografió nuestro estimado amigo y colaborador Manuel Candal Casado. Viene a sumarse a una flota formada por los buques “Magellan”, “Marco Polo” y “Astor” y tres fluviales llamados “Belvedere”, “Bellejou” y “Bellefleur”.

Desde septiembre de 2013 es propiedad de la compañía portuguesa Island Cruises Transportes (Portuscale Cruise), con sede en Lisboa y ostenta el nombre de “Azores”. Aunque muy reformado respecto de su aspecto original, este buque es el antiguo “Stolckholm”, el mismo que el 25 de julio de 1956 colisionó con el trasatlántico italiano “Andrea Doria” y a consecuencia del impacto provocó la desaparición de éste bajo las aguas del Atlántico Norte.

Construcción número 611 del astillero Gotaverken (Suecia), entró en servicio en febrero de 1948. Durante años cubrió la línea Göteborg-Nueva York enarbolando la contraseña de la compañía Svenska Amerika Line. En mayo de 1959 fue vendido a la institución alemana oriental Freier Deutscher Gewerkschaftsbund, con sede en Rostock. Operado por la naviera VEB Detusche Seereederei y rebautizado “Völkerfreundschaft”, comenzó  entonces una nueva etapa que habría de prolongarse hasta 1985, en la que recordamos haberlo visto en varias ocasiones en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.

El buque “Azores”, en La Coruña, visto en toda su eslora por estribor

En abril de 1985 fue abanderado en Panamá y registrado a nombre de la sociedad Neptunus Rex Enterprises con el nuevo nombre de “Volker”. En diciembre de 1986 llegó a Oslo rebautizado “Fridtjof Nansen” y allí estaba cuando en mayo de 1989 lo compró Star Lauro y lo llevó a Génova, donde permaneció amarrado largo tiempo, hasta que en 1992 se decidió su transformación en crucero de turismo. Los trabajos se efectuaron en el astillero Varco Chiapella y en 1993 salió a navegar con el nombre de “Italia I” y una estampa marinera que, a excepción de la proa y el nicho del escobén, nada recordaba a su pasado.

En octubre de 1994 fue transferido a la sociedad Nina Cía. di Navigazione y pasó a llamarse “Italia Prima”. Comenzó entonces una etapa fletado a intereses alemanes, caso de los tour operadores Neckermann Seereisen y Valtur Tourist, ostentando el nombre de “Valtur Prima”. En 2001 apareció por Cuba y diciembre de 2012 lo compró Festival Crociere Spa y, con el nombre de “Caribe”, navegó por aguas del citado mar con escalas en Habana, islas Caymán y costa oeste de Méjico.

En octubre de 2004 arribó a Lisboa y, enarbolando la contraseña de la compañía portuguesa Nina SpA, en enero de 2005 salió de nuevo a navegar rebautizado “Athena”.  En 2005 pasó a manos de Classic International Cruise y en diciembre de 2008 a la compañía First Quality Cruises Inc., etapa en la que estuvo fletado por Phoenix Reisen. El 3 de diciembre del citado año fue atacado por piratas en aguas del golfo de Adén, aunque fueron repelidos por la tripulación.

En la actualidad es un buque de 15.614 toneladas brutas, 6.450 toneladas netas y 4.800 toneladas de peso muerto, en un casco de 160 m de eslora total, 21 m de manga y 7,90 m de calado. Está propulsado por dos motores Wärtsila 16V32, con una potencia de 14.300 caballos que accionan dos ejes y hélices de paso variable, que le permite mantener una velocidad de 17 nudos. Tiene capacidad para 550 pasajeros en 277 cabinas, que son 166 pasajeros más que en su etapa de trasatlántico sueco y alemán oriental. Código IMO 5383304.

Foto: Manuel Candal Caado

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Como ya conocen nuestros lectores, uno de los barcos más veteranos dedicados a la industria turística se llama “Azores” y ayer estuvo en el puerto de Ponta Delgada (Azores), haciendo así honor a la región de la que toma su nombre. El buque está fletado por la compañía británica Cruise & Maritime Voyages (CMV). A bordo, casi quinientos pasajeros, británicos en su mayoría, que disfrutaron de una escala primaveral en la bella ciudad gallega. Toma  el relevo al buque “Discovery”, que ha sido vendido para desguace.

El buque es propiedad de Postuscale Cruises y a pesar de su remozada estampa marinera, es uno de los cruceros de turismo más viejos que existen en la actualidad, pues tiene 67 años de vida marinera. Ha superado sin problemas las normas del SOLAS 2010 y posee un encanto especial que lo hace muy atractivo para sus pasajeros, ya que se trata de un barco con historia.

Bonito encuadre del buque “Azores”, ayer, en Ponta Delgada (Azores)

Construido en 1948 con el nombre de “Stockholm”, su nombre saltó a la fama el 25 de julio de 1956, cuando abordó y echó a pique al trasatlántico italiano “Andrea Doria”. Posteriormente navegó con los nombres de “Volkerfreundschaft”, “Fridjoft Nansen”, “Italia I” (etapa en la que fue remodelado con su nuevo aspecto), “Italia Prima”, “Valtur Prima, “Caribe”, “Athena” y el actual, “Azores”. Está muy bien conservado, como se puede apreciar en la foto de António Simas y se trata de un buque clásico de tipo medio.

Foto: António Simas

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Procedente de Lisboa en viaje a Mindelo (Cabo Verde), esta tarde, a las 14 horas, tiene prevista su arribada el crucero Marco Polo, abanderado en Bahamas, con una expedición de turistas ingleses en su mayoría, en una escala de ocho horas de duración y atraque disponible en el muelle Sur, teniendo prevista su salida las 22 horas, despachado por Albatros T.S., S.L.

Único superviviente del quinteto de la clase Iván Franko –todos ellos muy recordados en el puerto tinerfeño-, el crucero Marco Polo es el antiguo Aleksandr Pushkin, segundo de la serie que representó, durante años y en unión de los buques Leonid Sobinov, Fyodor Shalyapin, Maksim Gorkiy y los cinco “ferries” de la clase Belorussiya, la representación más activa y destacada de la flota mercante de pasaje de la extinta URSS.

Construidos con el sello inconfundible de los astilleros VEB Mathias-Thesen, en Wismar (antigua República Democrática Alemana) e inspirado en el buque de pasajeros Fritz Heckert -construido en el mismo astillero en 1961 y de propulsión turbo-diesel-, del que adoptó el diseño del casco y de la superestructura, el crucero Marco Polo –o Aleksandr Pushkin, si se prefiere- es la construcción número 126 de la citada factoría y es un buque de 20.502 toneladas brutas y 5.180 toneladas de peso muerto. Mide 176,28 metros de eslora total, 23,55 de manga 8,20 de calado y está propulsado por dos motores Sulzer-Cegielski, modelo 7RND76, con una potencia de 15.447 kw., acoplados a dos ejes y hélices que le permite desarrollar una velocidad de 20,5 nudos. Entonces tenía capacidad para 650 pasajeros y asignado el código IMO 6417097.

Construido por encargo de Baltic Shipping Co., naviera con sede en la ciudad de Leningrado –nombre que tuvo entre 1924 y 1991 y desde entonces se la conoce como St. Petersburgo, como lo había sido desde su fundación en 1703 por el zar Pedro el Grande-, fue botado el 26 de abril de 1964 con el nombre del poeta ruso Aleksandr Sergeyevich Puskhin (1799-1837) y entregado a sus armadores el 14 de agosto de 1965, siendo destinado a cubrir la línea entre Leningrado y Montreal (Canadá), en la que realizó su primer viaje en abril de 1966. En 1967 incluyó en el citado itinerario una escala en Bremerhaven y entre 1979 y 1984 alternó los cruceros de turismo fletado por Transocean Tours y algunos viajes llevando a expedicionarios cubanos, haciendo escalas técnicas en el puerto tinerfeño.

En 1985 fue transferido a la flota y gerencia de la naviera Far Eastern Shipping Co. (FESCO), con sede en Vladivostok y entonces comenzó una nueva etapa fletado por el touroperador británico CTC y con base en Sydney. Cinco años después, en febrero de 1990, el barco quedó inmovilizado en el puerto de Singapur y en 1991 fue vendido a Gerry Herrod, en el momento en que vendía su compañía Orient Lines a la francesa Paquet, siendo registrado a nombre de la sociedad bahameña Shipping & General.

Rebautizado Marco Polo, en junio del citado año arribó a los astilleros Neorion, en Syros (Grecia), donde fue sometido a trabajos de gran carena y modernización de los espacios públicos y cabinas de pasajeros, que se prolongaron en el tiempo y en noviembre de 1993 volvió de nuevo al servicio, con capacidad para 826 pasajeros en 425 camarotes y una tripulación de 356 personas. Y aunque se realizaron algunos cambios externos, en poco afectaron a su estampa marinera que evoca, sin temor a error, su aspecto clásico y su procedencia.

Las cabinas están provistas de las principales comodidades y el barco dispone, entre otros servicios, de tres jacuzzis, piscina, gimnasio, spa, fitness, teatro, discoteca, casino, biblioteca, tiendas, salas de juego… Tiene dos restaurantes llamados “Seven Seas” y “Raffies”.  El primero es el principal, no tiene altos techos ni decoración estridente, pero se trata de un lugar especial con una de las mejores cocinas, según opiniones de viajeros  publicadas en internet, como Fran Camino, en un viaje al Mar Negro. La vidriera tiffanys del techo es una preciosidad. El segundo es un buffet elegante y acogedor, que ofrece menús étnicos distintos cada noche.

Sus armadores también consideraron la posibilidad de comprar el trasatlántico Iván Franko, pero el elevado costo de la remodelación del buque Marco Polo hizo desistir del empeño. En julio de 1998 fue vendido a la sociedad Orient Lines (Europe) Ltd. –una filial de Norwegian Cruise Line- siendo fletado, preferentemente, por touroperadores alemanes.

Nueve años después, en julio de 2007, Norwegian Cruise Line anunció la retirada del buque Marco Polo, prevista para marzo de 2008, siendo entregado en el puerto de Lisboa a sus nuevos propietarios, Transocean Tours, que lo operó desde entonces con turismo británico y bases de operaciones en Tilbury y Dover. Desde enero de 2010 el barco está gestionado por Cruise & Maritime Vovages (CMV), cuya contraseña luce en su chimenea.

Por lo que se refiere a sus gemelos, el buque Iván Franko, cabeza de serie, fue desguazado en septiembre de 1997. Ese mismo camino siguieron los buques Shota Rustaveli (desde 2000 navegó con el nombre de Assedo), en noviembre de 2003; y Taras Shevchenko, en enero 2005. El último trasatlántico de la serie, Mikhail Lermontov, se hundió el 16 de febrero de 1986 en aguas neozelandesas, en el transcurso de un crucero de turismo.

El crucero "Marco Polo" zarpa de Lisboa en viaje a Tenerife

Elegante restaurante "Seven Seas"

Vista parcial del buffet "Raffies"

"Ambassador Lounge", espacio para fiestas y actuaciones

Las escaleras centrales ofrecen una suavidad cromática

La zona de la piscina sigue los patrones clásicos

El crucero "Marco Polo", en su etapa con Orient Lines

El trasatlántico "Aleksandr Puskhin", en su etapa soviética

Fotos: Luis Miguel Correia (www.lmcshipsandthesea.blogspot.com), Fran Camino (www.worldisround.com) y archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo